Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 15 de julio de 2012

Según la historia reciente el Gobernador Henrique Salas Römer fundó FUNDAPATRIA presidido por la Arq. Elizabeth Canales y años después por Ricardo Bello y Gabriela Leonardi de Carrillo, ya alli se hizo un estudio millonario reunidos en 15 tomos del patrimonio cultural del Estado. Al separarse la Alcaldía de la Gobernación se creó INDUVAL presidido por Vicente Lozano justamente para defender y promover el rescate armónico y reglamentario del Centro de Valencia...¿Qué pasó? No estaba Chávez de Presidente ni Acosta Carlez de Gobernador. Y lo que cuenta Fermín de forma verdadera fue en los años 80 cuando aún vivían los fundadores del centro de Historia que lograron ese espacio...INDUVAL existe desde hace años y el estudio hacho por un excelente equipo multidisciplinario ¿duerme acaso el sueño de los justos?



Hoy y Después en Valencia

 ALFREDO FERMÍN
El Carabobeño 16 de julio de 2012
afermin@el-carabobeno.com
El Instituto de Desarrollo Urbano del Centro de Valencia,  Induval,  advirtió el lunes a las empresas constructoras que están adquiriendo casas antiguas dentro del casco histórico, para demolerlas,  que están incurriendo en delitos pues la mayoría de esos inmuebles están sobre terrenos  propiedad del municipio.  
La advertencia es pertinente porque lo que se viene haciendo es un doble delito. De acuerdo con una disposición del Concejo Municipal, los inmuebles de valor histórico  no pueden ser demolidos y ningún particular puede disponer del terreno cuando es un ejido. Sin embargo, tanto en la gestión anterior como en la actual se ha permitido la destrucción de buena parte del patrimonio arquitectónico de la ciudad. Indudablemente, eso se hizo con consentimiento del gobierno municipal. 
Quiere decir que con el aviso suscrito por Marcos Meléndez, presidente de Induval, se está dando una esperanza de que lo poco que queda  podrá ser conservado, porque ahora sí serán cumplidas las leyes y ordenanzas. 
Se ha destruido tanto que, de acuerdo con la opinión de expertos, lo más conveniente es sincerar la situación,  conservando lo que verdaderamente tiene valor histórico y permitiendo, en el resto, la construcción de edificaciones con un estilo contemporáneo que conserve  cierto estilo de lo que ha sido el casco histórico de la ciudad. 
 Eso sería preferible a la picardía de conservar la fachada del inmueble y destruir todo su interior,  como ha sucedido en la avenida Soublette, en las calles Colombia, Páez, Comercio y en la avenida Montes de Oca, cerca de la iglesia de San Francisco, donde de tres auténticas casas coloniales dejaron el cascarón... con sus respectivas santamarías. 
PASEN PARA QUE VEAN 
Lo más terrible que hemos visto últimamente está en la calle Independencia, entre Anzoátegui y Soublette, donde dejaron el frente pero detrás levantaron una edificación de tres plantas, con columnas y rejas, que no merece otro nombre que un abuso permisado. Cuando un vecino tiene que cortar un árbol  porque pone su casa o su vida en peligro, en la alcaldía  le hacen todo tipo de exigencias; le piden permisos de ministerios,  informes de peritos y hasta impuestos. No así a los comerciantes,  extranjeros en su mayoría,  que han hecho destrozos y monumentos al mal gusto como el que hemos mencionado. 
El mal ya está hecho y será muy difícil lograr rescatar tantos inmuebles de valor histórico, por los intereses económicos de por medio que siempre conducen a acuerdos a conveniencia. Lo que no se puede permitir es que el municipio permita a particulares el usufructo de bienes públicos, en vez de poner  en práctica proyectos para que la gente vuelva a vivir en el centro.  Este comentario nos recuerda que en muchas oportunidades hemos insistido - sin tener respuesta- en conocer las causas por las cuales el terreno de media manzana situado entre la avenida Anzoátegui y las calles Colombia y Páez está destinado a un estacionamiento, administrado por particulares, cuando es un bien del municipio y además fue declarado Patrimonio Histórico de la Nación, cuando el presidente Luis Herrera Campíns dispuso,  en 1983, que por estar al lado de la histórica Casa de la Estrella se levantase allí un monumento  a la República. 
Don Santiago González Guinán, en su libro Tradiciones de mi Pueblo, afirma  que, en 1890, siendo gobernador del estado Laureano Villanueva, fue construida  con  el apoyo de la Asamblea Legislativa la  Casa de la  Beneficencia, en la calle de La Fortuna (antiguo nombre de la avenida Anzoátegui). Allí, hermanas de la congregación de San José de Tarbes atendían  a ancianos pobres. Tenía además una bella capilla de estilo colonial en la que diariamente la feligresía acudía a misa. 
Aunque su hermosa estructura pudo conservarse,  el mismo presidente del ayuntamiento que ordenó derribar el Concejo Municipal  frente a la Plaza Bolívar, y la espantosa  intervención que se hizo al  Teatro Municipal, dispuso que la demolieran. En esa época, como ahora, pocos nos opusimos a la decisión de aquel gobernante que le declaró la guerra al patrimonio arquitectónico. 
NEGOCIO REDONDO 
Años después, el terreno fue donado a la Sociedad Anticancerosa para la construcción de su sede, lo que luego quedó sin efecto a pesar de la demanda que presentó esa institución. En 1983, cuando fueron celebrados los 200 años del nacimiento del Libertador Simón Bolívar, el presidente Luis Herrera extendió la calidad de Patrimonio Histórico de la Nación  a toda la manzana donde está situada  la Casa de la Estrella. El decreto, publicado en Gaceta Oficial, estableció que en el terreno donde estuvo La Beneficencia fuese construida la Plaza de la República. 
Uno de los considerandos del decreto argumenta que en la Casa de la Estrella  fue aprobada la Constitución de 1830 con la cual Venezuela inició la vida republicana de acuerdo a la Declaración de Independencia de 1811. 
El gobernador de entonces, el arquitecto Raúl Gómez,  encargó la escultura que representaría a la República,  en el centro de la plaza, al  artista Wladimir Zabaleta quien presentó la maqueta con una menina mestiza. 
El gobierno cambió,  y de eso no se volvió a hablar más nunca, por lo cual un grupo de particulares mantienen en usufructo el terreno, como estacionamiento de vehículos pesados. ¿Por qué? Es oportuno que se pida  una explicación, cuando Induval ha advertido que los terrenos del centro histórico de Valencia son propiedad del municipio. 
MERCADO DEL ARTE: esta manifestación artística se presenta en la Galería Universitaria Braulio Salazar hasta este domingo a las 8 de la noche. Hay espectáculos y venta de obras  artísticas, especialmente de creadores emergentes. El grupo Poesía de Valencia, nos informa Carlos Tabosky, ha propuesto una obra interactiva titulada "Tres y una Marilyn", cuya imagen será formada con 900 papelitos de colores (post-it) con los que el público puede intervenir para una creación colectiva. La obra será rifada. El costo del billete es de 15 bolívares.
PEDRO  DOUAIHI TOLEDO recibió un merecido reconocimiento durante el grato concierto que ofreció la Escuela de Música Libre de la Tercera Edad, que dirige Alecia Castillo Henríquez. Nuestro amigo tiene poder de convocatoria por lo cual, cada vez que coordina un acto en el Museo de la Ciudad, de la Secretaría de Cultura del gobierno de Carabobo, los espacios resultan insuficientes, y en esta vez se le ha reconocido un trabajo de promoción  y difusión cultural que todos aplaudimos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada