Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 16 de mayo de 2015

Alexis Márquez Rodríguez falleció en Caracas. Su conocido apodo "Cara e´coñazo" era expresión fiel de su actitud de guardián del buen hablante en el país.

La lengua castellana pierde un defensor: falleció Alexis Márquez

El profesor universitario, miembro de la Academia de la Lengua e investigador falleció hoy en Caracas.

imageRotate
Márquez Rodríguez presidió Monte Ávila Editores (Oswer Díaz/Archivo)
EL UNIVERSAL
domingo 10 de mayo de 2015  11:21 AM
Alexis Márquez Rodríguez falleció esta mañana en Caracas.

La información fue confirmada a través de las redes sociales por la Academia Venezolana de la Lengua, así como por el periodista y docente Eduardo Orozco.

Márquez Rodríguez fue un asiduo defensor del buen hablar y el buen escribir, y durante años mantuvo vigente su columna "Con la lengua" (entre 1985 y 2000 en el diario El Nacional; y luego en el diario Tal Cual). Esos textos han sido recopilados en varios volúmenes.

Fue Individuo de Número de la Academia Venezolana de la Lengua, y ocupó el sillón letra "Z", el mismo que ocuparon sus antecesores Rafael Angarita Arvelo, Carlos Montiel Molero y Lucila Palacios. Su trabajo dentro de esta corporación incluye haber sido Miembro Correspondiente de la Academia Norteamericana de la Lengua Española y de la Academia Cubana de la Lengua.

Igualmente, el escritor e investigador se desempeñó como docente, principalmente en la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Central de Venezuela, institución de la que fue su director. También presidió la editorial estatal Monte Ávila Editores Latinoamericana, entre 1996 y 2001.

Maestro de periodistas, nació en Sabaneta (estado Barinas) el 12 de abril de 1931. Acababa de cumplir 84 años de edad.

Estudió en el Instituto Pedagógico de Caracas, donde se graduó en 1950, como profesor de Castellano y Literatura. Además en 1961, se recibió de abogado en la Universidad Central de Venezuela.

Dedicó buena parte de su vida a estudiar la obra de Alejo Carpentier. Su obra más reciente al respecto es "Teoría y práctica del barroco y lo real maravilloso" (Taurus, 2008).

Entre los reconocimientos obtenidos por Márquez figuran la Mención honorífica en el Premio Municipal de Prosa (1966), por "Aquellos mundos tersos", la mención ensayo del Premio Municipal de Literatura (1975) por su célebre texto académico "La comunicación impresa". Del mismo modo, fue acreedor del Premio Nacional de Periodismo en las menciones de Docencia y de Opinión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada