Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 20 de mayo de 2015

El artista de la fotografía y profesor universitario Nelson Garrido, declaró que en Venezuela hay un doble juego, en el que se habla de que hay libertad de expresión, pero de hecho lo que existe es un acoso descarado, para que ese derecho se cumpla solo si se habla bien del Gobierno.

El Carabobeño 20 mayo 2015

Garrido: En el país se acosa la libertad de expresión

Los medios están asfixiados por la falta de papel. (Foto Archivo/ El Carabobeño)
Alfredo Fermín || afermin@el-carabobeno.com
El artista de la fotografía y profesor universitario Nelson Garrido, declaró que en Venezuela hay un doble juego, en el que se habla de que hay libertad de expresión, pero de hecho lo que existe es un acoso descarado, para que ese derecho se cumpla solo si se habla bien del Gobierno.
Se ha impuesto la autocensura, porque quien no hable bien del Gobierno, es señalado de traidor a la patria, sostuvo Garrido. “En consecuencia para no ir presos preferimos callarnos”, dijo el artista quien este miércoles a las 3 pm inaugura la exposición De lo profano a lo sagrado, en la sala Humberto Jaimes Sánchez de la Escuela de Artes Plásticas Arturo Michelena.
Garrido, ganador del Premio Nacional de Artes Plásticas en 1991, muestra la estética de la violencia en Venezuela donde considera que hay una guerra que ha producido más muertos que en la guerra de Irak.
Aquí no hay libertad de expresión, reiteró el fotógrafo. “El Gobierno argumenta que los periódicos pueden decir lo que quieren, pero los que lo hagan no tienen papel, como se ha hecho con Tal Cual que tuvo que convertirse en semanario y con El Carabobeño, obligado a reducirse a un cuerpo en tamaño tabloide”.
Lo que se le ha hecho a estos diarios y a otros medios del país es absurdo, pero se cumple de manera sistemática y metódica, dijo Garrido. “Definitivamente esto es una gran farsa. El gobierno se jacta afirmando de que aquí hay libertad de expresión, pero de manera represiva ha impuesto lo que ellos denominan la hegemonía comunicacional, que les ha permitido apoderarse y controlar las estaciones de televisión, la radio y buena parte de la prensa impresa”.
El artista que ha tenido reconocimientos internacionales para su obra gráfica, afirmó que la política comunicacional del Ejecutivo se encamina a una persecución de quienes considera disidentes. “A ellos se les impone el calificativo de antipatriotas, y por lo tanto, tienen que ir presos o sancionados por tribunales, como una forma de amedrentar al resto de la sociedad. A esto vamos de manera inexorable, porque con la crisis que hay en el país, el gobierno jamás asume responsabilidad, y siempre la culpa es de otro de lo que se le ocurra”.
Notas relacionadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada