Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 30 de mayo de 2015

¡La Isabela, Monumento Nacional, camino a la ruina!

Tomado de Trinchera

Arvo Pärt ¡y La Isabela! 

Luis Cubillán Fonseca (Columnista, Notitarde, Luis Cubillán Fonseca/)
Arvo Pärt ¡y La Isabela!  (2426348)
Luis Cubillán¡La Isabela, Monumento Nacional, camino a la ruina! Sería interesante que el ciudadano 
Gobernador del estado se diese una vuelta por la que otrora fuera casa de recreo de los Iturriza, llamado 
por el pueblo pomposamente Palacio de los Iturriza, luego el Arq. Pedro Douhai lo hizo verdadero 
palacio del pueblo , pues Valencia se congregaba con regularidad, ¡a veces más de 1000 personas! 
Allí celebraban: exposiciones, serenatas, conciertos, veladas, conferencias, etc. Fui a verlo, es criminal 
que este Monumento Nacional torne a la ruina en que lo encontró Henrique Salas Römer, quien lo 
restauró para disfrute del pueblo. Hoy el cielo raso de varias salas de exposición, del pasillo y las 
molduras, están caídos, la pintura de la fachada ya no existe. ¿Dónde están las lámparas quinqués , 
la bomba de la fuente, los dos toldos de 8 x 12, las mil sillas plásticas, las bombas del sistema de 
riego, y algo supremamente doloroso: ¿Quién autorizó el machetazo al centenario caucho iturricero?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada