Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 23 de mayo de 2015

José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Right Watch, repudió la persecución a la prensa y el proceso penal iniciado por Cabello ante tribunales “subordinados al Ejecutivo”

Miguel Henrique Otero denunciará en la CIDH acoso judicial

Acompañado por José Miguel Vivanco, Miguel Henrique Otero denunció persecución | Foto Cortesía A Todo Momento
Acompañado por José Miguel Vivanco, Miguel Henrique Otero denunció persecución | Foto Cortesía A Todo Momento
José Miguel Vivanco, director de la División de las Américas de Human Right Watch, repudió la persecución a la prensa y el proceso penal iniciado por Cabello ante tribunales “subordinados al Ejecutivo” 
    El proceso penal iniciado por el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, contra 22 directivos de medios por difamación agravada continuada excede los parámetros convencionales, al sentenciarse sin un juicio previo. La afirmación fue hecha por el presidente editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero, quien anunció ayer, desde Washington, que denunciará al Estado y pedirá protección ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
    “Ante la CIDH quiero exponer mi caso de acoso, de persecución, de no independencia de poderes. Estas son características de regímenes autoritarios donde la democracia no existe”, aseguró Otero durante una rueda de prensa en la sede de Human Right Watch.
    Añadió que el atropello contra El NacionalTal Cual y La Patilla por reproducir informaciones del diario ABC de España  sobre Cabello se sumará al expediente de Venezuela en el sistema interamericano, “en el que consta que en el país se criminaliza a la disidencia”.


    Indicó que la sensibilización internacional sobre el país ha aumentado y los gobiernos han dejado de ser complacientes.
    Otero criticó que el gobierno quiera dar otro matiz al proceso penal iniciado por Cabello, mediante los pronunciamientos de los poderes públicos a favor del diputado sin que se desarrolle la investigación. Considera que la presidente del TSJ, Gladys Gutiérrez, adelantó opinión sobre el caso y cuestionó el anuncio del gobernador de Aragua, Tareck el Aissami, de adhesión a la demanda.
    “La demanda por difamación es una acción individual, pero el gobierno quiere darle otro cariz con la incorporación de más gente, en una especie de cayapa. Quieren actuar en combo para retrasar el proceso. Este es un caso político, nosotros solo reflejamos una noticia, no culpamos a Cabello”, dijo.
    Libertades. El director de la División de las Américas de Human Right Watch, José Miguel Vivanco, dijo que muchas de las prácticas normales en el resto de los países, como la libertad de prensa, libertad de expresión y libertad de opinión, pueden ser constitutivas de delito en Venezuela. Destacó que no es un crimen la reproducción de la información difundida por un medio de comunicación, como ocurrió en el caso de los medios demandados.
    El Nacional, prestigioso periódico venezolano de larga tradición, ha sufrido durante los últimos años el impacto de las prácticas políticas que van desde el gobierno de Chávez hasta el de Maduro y que tienden a la censura o a la imposición de una autocensura, con legislaciones que criminalizan prácticas que constituyen derechos o libertades debidamente protegidas en cualquier democracia del mundo y que cuentan con protección en los tratados internacionales que se encuentran actualmente en vigencia”, expresó.
    Vivanco señaló que el presidente de la AN inició una acción legal ante tribunales “totalmente subordinados al control del Ejecutivo, que no cuentan con los más mínimos márgenes de independencia”.
    EL DATO
    El presidente editor de El Nacional, Miguel Henrique Otero, anunció que  continuará su campaña “para lograr la solidaridad internacional”. Desde el 1° hasta el 3 de junio Otero participará en el Congreso Mundial de Medios Informativos, organizado por la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias, en Washington.
    Dijo que no descarta gestionar una reunión con el nuevo secretario general de la OEA, Luis Almagro, luego de que asuma el cargo el martes próximo


    Gadea Pérez: No soy abogado de Otero ni lo fui de CAP

    El abogado aclaró que representa a solo un exdirectivo de El Nacional

    EL UNIVERSAL
    sábado 23 de mayo de 2015  12:00 AM
    El abogado Reinaldo Gadea Pérez aclaró que no representa al director del diario El Nacional, Miguel Henrique Otero, en la acusación que en su contra interpuso el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Diosdado Cabello, por supuesta difamación agravada y continua por publicar informaciones que presuntamente lo vinculaban al narcotráfico.

    "Es falso lo que le dijo el patriota cooperante. Yo no he hablado ni he sido contratado por Miguel Henrique Otero. Sí soy el abogado defensor del doctor José Simón Elarba, amigo y compañero de escritorio", señaló Gadea Pérez en referencia a lo dicho por Cabello en la pasada edición de su programa Con el mazo dando.

    El abogado informó que su defendido "renunció a la junta directiva de El Nacional en diciembre pasado" y precisó que en todo caso "la línea editorial la marca el director y el consejo editorial, no la junta directiva".

    "Quisiera decirle también al señor Cabello que yo no fui abogado de Carlos Andrés Pérez en el caso de corrupción. Sus abogados fueron Alberto Arteaga, Rafael Pérez Perdomo y Héctor Pérez Mora", precisó.

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada