Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 22 de febrero de 2015

El alma de la casa ya no está. Se fue hace un año. “Ha sido muy duro”, dijo Rosa Orozco, madre de Geraldín Moreno

El Carabobeño 22 febrero 2015

Rosa Orozco: “Cuando se haga justicia tocaré fondo”

Rosa Orozco, madre de Geraldín Moreno. (Foto Saúl Zerpa)
Dayrí Blanco
El alma de la casa ya no está. Se fue hace un año. “Ha sido muy duro”, dijo Rosa Orozco, madre de Geraldín Moreno. Sus ojos se inundan, pero su fortaleza impide que las lágrimas broten. Recuerda aquel último abrazo. Su rostro se ilumina al repetir esas palabras que su hija le expresó camino a la clínica con la cara marcada por la violencia impresa en perdigonazos. “Mami te quiero mucho. Bendición”. No volvió a escuchar su voz. Se apagó al tiempo que la fe de sus familiares se encendió.
Ya han pasado 12 meses desde aquel fatídico sábado 22 de febrero de 2014. Tras dos intervenciones quirúrgicas el equipo médico informó que la joven de 22 años estaba clínicamente muerta. Geraldín había sido atacada por funcionarios de la Guardia Nacional tres días antes en las afueras de su residencia en Tazajal donde observaba la manifestación que ahí se desarrollaba. Un primer perdigonazo muy cerca de ella hizo que se cayera al intentar correr. En el piso fue herida a quemarropa. Tuvo fractura en la zona orbitaria, desprendimiento del globo ocular derecho y la onda expansiva de disparos lesionó su cerebro totalmente.
En su hogar los intensos colores de cuadros y fotografías no ocultan la tristeza. El silencio es peculiar. Evoca nostalgia y paz. Al entrar a la sala lo primero que se observa es un gran retrato de Geraldín pintado sobre vidrio por el artista José Miras, quien luego de exponerlo se lo obsequió a Rosa Orozco. En la obra destaca la bandera de siete estrellas con la que salía a protestar. Justo en la pared del frente una tela con el rostro impreso de la mexicana Frida Kahlo le otorga una imponencia característica al apartamento. Es una fuerza que se refleja en la mirada de su madre, quien aseguró no haber podido estar de luto. “Cuando este sistema de gobierno caiga y se haga justicia tocaré fondo. De momento no tengo tiempo para eso”.
El cuarto de Geraldín está intacto. Tal como lo dejó. El olor a eucalipto en el lugar es intenso. En una mesa al lado derecho de la cama su madre coloca las ramas. Una bandera con mensajes escritos por familiares y amigos adorna el cabezal de la que fue su cama. Es una habitación cálida y con poca luz. En el dormitorio de al lado duerme Rosa Orozco. Para ella no es fácil conciliar el sueño y mucho menos levantarse cada mañana. Pero le basta con ver una foto de su hija y recordar su lucha para seguir adelante.
Días tensos
Rosa Orozco recuerda que desde el 12 de febrero de 2014 se sentía tensa. Ella junto a su hija acostumbraba a salir a manifestar en contra del Gobierno. Pero esa vez era diferente. El 18 de febrero, día en el que fue asesinada Génesis Carmona en la avenida Cedeño, ellas estaban ahí. En una esquina se le veía a Rosa llorando. Un joven se le acercó y ella le explicó que estaba cansada de vivir 16 años en esa situación. Geraldin replicó: “mi mamá me enseñó a luchar”.
El 19 de febrero, Orozco le pidió a su hija que no saliera. “La calle está muy fea”. Pasó el día jugando en la cancha hasta que a las 8 p.m. le dijo a su madre que saldría a manifestar como cada noche con las cacerolas. No sabían lo que sucedía afuera de su residencia en Tazajal. Había una barricada y vecinos protestando cuando llegaron funcionarios de la Guardia Nacional a reprimirlos y atacaron a Geraldín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada