Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 21 de febrero de 2015

Se necesita crear un verdadero y auténtico diálogo desde el reconocimiento mutuo

Desmontar la mentira

Se necesita crear un verdadero y auténtico diálogo desde el reconocimiento mutuo

FÉLIX PALAZZI |  EL UNIVERSAL
sábado 21 de febrero de 2015  12:00 AM
No es una mentira que vivimos tiempos de un gran desasosiego y desánimo frente a la realidad. Sería falso negar la desesperanza, así como la poca receptividad y credibilidad que sostienen algunos argumentos en nuestra sociedad, aunque todavía encuentran cierta resonancia en grupos reducidos. La paranoia de la mentira alcanza su punto máximo cuando juzgamos a todo un colectivo por la opinión de un individuo. En un ambiente tan polarizado, la mentira, es el argumento más eficaz para agudizar y justificar la radicalización. Pero no es tan fácil desmontar la compleja lógica de la mentira. En especial cuando ésta no se refiere a un acontecimiento particular de la historia, sino a toda la dinámica de la vida política de un país que no logra encontrar la verdad ante tantas mentiras que se escuchan.

¿Cómo empezar a despertar de esta pesadilla y sanar las heridas humanas?, ¿cómo reconstruir los pedazos de una realidad tan fragmentada y en especial recuperar el sentido de orientación perdido en medio de tantas mentiras? Pascal, refiriéndose a su época, afirmó que "la verdad es tan obscura y la falsedad es ya tan establecida, que al menos que no amemos la verdad, nosotros no podremos saberla". Por más inocente o romántico que nos pueda parecer, sólo el amor a la verdad es el único antídoto contra la mentira.

Conviene recordar la encíclica de Benedicto XVI "Caritas in Veritate". En ella se expone la mutua implicación entre la caridad y la verdad. Ambas son necesarias pues no sólo existe una "verdad en el amor" (Ef 4,15), sino también un "amor en la verdad". En la misma encíclica el Papa emérito recordaba la banalización y trivialización a la que el amor ha sido sometido, insistiendo en cómo se ha reducido al ámbito del sentimentalismo y la vida privada, y se ha utilizado como slogan político o de causas ideológicas, torcidas y egoístas.

El primer criterio para buscar la verdad es que "en efecto, la verdad es «logos» que crea «diá-logos» y, por tanto, es siempre comunicación y comunión. La verdad rescata a los hombres de las opiniones y de las sensaciones subjetivas, y les permite llegar más allá de las determinaciones culturales e históricas para apreciar el valor y la sustancia de las cosas. La verdad abre y une el intelecto de los seres humanos en el Logos del amor: éste es el anuncio y el testimonio cristiano de la caridad" (Caritas in Veritate, 4). No hay verdad si no crea un diálogo y logra establecer una auténtica comunicación entre las personas. De otro modo se transforma en un simple enunciado. Sólo la búsqueda de la verdad logra establecer puentes de unión entre lo aparentemente opuesto e irreconciliable. No se trata de imponer una idea en lugar de otra. Se necesita crear un verdadero y auténtico diálogo desde el reconocimiento mutuo.

No podemos seguir esperando que alguien nos diga la verdad. Tenemos que buscarla y construirla desde la justicia y el bien común (Caritas in Veritate, 6-8). Desmontar la mentira implica incentivar y apoyar toda iniciativa que privilegie relaciones y espacios para la búsqueda de la verdad, pero siempre desde la justicia y el bien común.

Dr. en Teología 

felixpalazzi@hotmail.com

@felixpalazzi

Y a dónde van tantos millones

FRANCISCO OLIVARES |  EL UNIVERSAL
sábado 21 de febrero de 2015  12:00 AM
Durante el gobierno de Carlos Andrés Pérez se desató un escándalo cuando se destinaron 17 millones de dólares de la partida secreta de la Presidencia de la República para financiar una asesoría política prestada al gobierno de Nicaragua en el área de seguridad.

La opacidad de la operación calificaría como "malversación de fondos" y ello serviría de base para enjuiciar y destituir al Presidente que había sido electo democráticamente.

El 19 de mayo de 1993 la Corte Suprema de Justicia declaraba que había méritos para seguirle juicio al presidente Pérez por "malversación de fondos y peculado" y en efecto Pérez sería sometido a juicio y saldría de la Presidencia de la República.

Los escándalos financieros ocurridos durante los tiempos del chavismo han dejado a los de aquellos años como exiguas travesuras. Sobreprecios escandalosos en las obras de infraestructura; regalos monetarios en obras y petróleo a los países del Caribe y del Cono Sur; compra de alimentos y productos básicos con sobreprecio o adquisiciones fantasmas. Muchos de ellos han sido reflejados y documentados en los medios de comunicación sin que ello promueva algún desvelo en los funcionarios de los organismos contralores del país.

Dos nuevos escándalos corrieron en los medios internacionales en las últimas semanas. Uno vinculado a los millones de euros que se cancelaron desde la Presidencia de la República a la Fundación de Estudios Políticos y Sociales entre 2002 y 2014, cuyos beneficiarios directos fueron los máximos dirigentes del Partido Podemos de España que lideran Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero.

¿Es legal que oficinas públicas destinen cientos de millones de euros para asesorías políticas?

El otro escándalo está referido a las cuentas de dos instituciones del Estado venezolano en un banco suizo. Se trata de unos 12 mil millones de dólares depositados en el HSBC Suiza, que se hizo público por la filtración ocurrida con la "Lista Falciani".

Sin entrar  a analizar sobre la legalidad o no de esos depósitos cabe destacar que $12 mil millones son más de la mitad de las reservas internacionales que posee Venezuela.

Pero el vicepresidente del Consejo de Ministros para Planificación y Conocimiento, Rodolfo Marco Torres, uno de los que suscribe uno de esos depósitos, agrega otros datos: respondió la semana pasada que el Banco del Tesoro no solo tenía fondos en el HSBC, sino en más de 15 bancos internacionales. "Son cuentas totalmente transparentes, no son cuentas ocultas", declaró el ministro.

¿Si no son ocultas por qué  los venezolanos no conocen el monto y destino de esos fondos y de los otros 15 bancos de los que habla el ministro? ¿Por qué no se informa sobre el destino que se le da a esas partidas como tampoco los mecanismos que se utilizan para disponer de tan altas cantidades?

Nadie plantea que dichas investigaciones puedan llevar a destituir al presidente Maduro de su cargo. Entendemos que eso solo ocurre en democracia y con poderes autónomos. Pero al menos, muchos esperan que cosas como esas se aclaren.

@folivares10

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada