Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 22 de febrero de 2015

En “observación” la salud en Carabobo

IN MEMORIAM DE MI PRIMO HERMANO DR. RAMÓN EUGENIO LÓPEZ, QUIEN MURIÓ EN EL
HOSPITAL "PÉREZ CARREÑO" DONDE FUE RECIBIDO AGONIZANTE POR HABER SIDO "MÉDICO 
RESIDENTE" EN SU JUVENTUD EN DICHO CENTRO ASISTENCIAL, DESPUÉS DE HABER SIDO
RULETEADO DESDE LA CLÍNICA METROPOLITANA POR VARIOS CENTROS DE SALUD DE CARACAS
LUEGO DE SUFRIR UN ACV...PAZ A SU ALMA.

El Carabobeño 22 febrero 2015

En “observación” la salud en Carabobo

Sala de emergencia del Hospital Dr. Prince Lara, sin aire acondicionado. (Foto Captura)
Nathalie Bravo Monzón || nbravo@el-carabobeno.com
Un solo quirófano estaba operativo el primero de enero en el Hospital “Dr. Adolfo Prince Lara” de Puerto Cabello, cuando llegó en muy malas condiciones, un hombre herido por arma de fuego. Fue operado, pero los médicos no podían desconectarlo de la máquina de anestesia para trasladarlo a la Unidad de Cuidados Intensivos, porque no había camas. La situación impidió que se realizaran más intervenciones hasta el 6 de enero, cuando el paciente se estabilizó. Solamente las cesáreas y “ligando” que no se complicaran.
La realidad oficial es otra. El 23 de diciembre mediante boletín de prensa se difundió que en el Prince Lara estaban activos siete quirófanos gracias a la intervención del Ejecutivo estadal. El área ciertamente fue remodelada. Pero, las deficiencias de personal limitan a un solo turno.
Con pocos años de experiencia, Pedro Pérez [nombre ficticio], ya ha experimentado el desafío que implica ser médico en la Venezuela actual. Relata con naturalidad que durante sus guardias en el hospital porteño, ha tenido incluso que reservar compresas, gasas, sutura quirúrgica y un lápiz de cauterio en su locker, por si llega una emergencia en la madrugada y no hay material. Los lunes y viernes reponen insumos, pero “si eso se acaba durante la semana, uno tiene que ver cómo resuelve”.
Narra con el tono de quien es optimista ante las adversidades, que hace poco lograron realizarle una cirugía de vías biliares a una mujer ‘con lo que tenían a la mano’; aunque uno de los doctores tuvo que prestar el material quirúrgico de engrapado, ausente en el inventario del centro asistencial.
Lo ideal para esa cirugía era la laparoscopia, pero fue hasta hace 3 o 4 semanas que los médicos recibieron el nuevo equipo para realizar esta modalidad de intervención. Ahora hay 2 quirófanos habilitados. “Aun remodelada el área de quirófano, se mantiene el déficit de personal”, enfatiza el joven médico durante un recorrido por las instalaciones del Prince Lara.
Faltan residentes de segundo año y tercer año, en el Puerto. La mayoría desertan o concursan para postgrados en Caracas. Al menos 30% de los médicos también ha emigrado para especializarse o porque son demandados en otros países, estimó el presidente de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales [AVCH], Carlos Rosales, antes de ser detenido en el Sebin por alertar sobre la situación hospitalaria en la región.
La crisis asistencial no solo se circunscribe a la escasez de insumos, el déficit de hospitales y las fallas en la infraestructura. También, a la falta de recurso humano capacitado. “Muchos de los servicios que se han remodelado, no se encuentran operativos 100% por falta de personal y de recursos”, explicó el doctor Rosales.
El futuro es preocupante. “Si el año pasado, con una mejor situación económica había tanta falla y déficit, ¿qué podemos esperar ahora que el presupuesto del Ministerio de Salud está reducido a la mitad y que no aparecen las divisas para el sector privado?”, se preguntó el presidente de la AVCH.
En 2015, el Ejecutivo asignó para el sector salud, 54 mil 462 millones, mientras que el gasto en 2014 fue de más de 80 mil millones, denunció el bloque parlamentario de Acción Democrática (AD) al considerar el presupuesto “subestimado, deficiente e inconsistente”.
Salud enclaustrada
En una de las salas del área de emergencia, 3 personas estaban siendo tratadas. El calor del litoral aumentaba, una mancha en la pared de color contrastante, recordaba uno de los aires acondicionados dañados removidos de su sitio y que aún no había sido reparado. Es una constante en la edificación.
Bajo una gruesa capa de pintura recientemente aplicada, en el Prince Lara se esconden extensiones importantes de maleza, animales -aparentemente vivos- y basura, que incumplen el artículo 27 de la Ley Orgánica de la Salud [1998] que establece la responsabilidad del Ministerio para garantizar el manejo de residuos y desechos orgánicos de los hospitales y clínicas.
En la emergencia hay 12 camas de observación, 3 para cuidados intermedios y 2 en la sala de choque. Hay 2 camillas. “El número de camas para emergencia había sido calculado para una población que hoy en día creció”, explicó el presidente del Colegio de Enfermeros de Puerto Cabello, Carlos Mujica. “Toda la infraestructura hospitalaria es insuficiente, los hospitales no crecieron, hay una sobrecarga de pacientes tanto en el sector público como privado”. Preocupado, el doctor Rosales reconoce la notable disminución en la calidad de la atención médica que se está prestando.
-Estamos hacinados a este pasillo, expresó el jóven médico residente al señalar un área pequeña y oscura donde al menos 50 personas esperaban de pie por las consultas de planificación familiar, cirugía o traumatología. La sala destinada para las consultas será remodelada, aunque hace 6 meses no se ve movimiento. La salud en el estado Carabobo también fue confinada.
Faltarían alrededor de 5 mil camas de hospitalización para una población aproximada de 3 millones de carabobeños, de acuerdo con el presidente del Colegio de Médicos, Fernando Henríquez en 2013. Sin información oficial para precisar el número de camas operativas, en la entidad, hay 6 hospitales tipo III y IV: La Chet en Valencia; el Hospital Carabobo en Naguanagua; el Simón Bolívar en Mariara; el Prince Lara y José Francisco Molina Sierra (IVSS), en Puerto Cabello y el Hospital de Bejuma. ¿Suficientes?
El “no hay”
El flujo de agua, crucial para que el equipo de radiología trabaje, es poco frecuente en el principal hospital del Puerto, por que varias veces al día no se presta este servicio. El laboratorio “a veces” hace hematologías porque no tienen los reactivos para los exámenes especiales. Las pruebas de los pacientes de UCI los costean los familiares porque aquí no se realizan, recalcó el profesional de la Medicina durante el recorrido.
El Prince Lara es reflejo de lo que sucede en el resto del Estado. En Carabobo existe al menos 70% de escasez de medicamentos, según la Federación Farmacéutica y 50 % de los equipos tecnológicos paralizado. En la entidad, hasta las operaciones del corazón se hacen con técnicas de hace más de 3 décadas porque no existe, por ejemplo, stent coronarios para hacer bypass o injertos, en la red privada.
En el único hospital de la red pública regional que una vez prestó el servicio, la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera no está operativa la sala de hemodinamia para tratamientos como cateterismos, tan común para resolver las obstrucciones coronarias que en el resto del mundo se realizan hasta 1 millón al año. 90 % de los insumos utilizados por el sistema venezolano son importados.
Marcado por las deficiencias del año anterior, el 2015 empezó con largas listas de pacientes en espera por realizarse evaluaciones en el único resonador y tomógrafo en funcionamiento del sector privado. En el Centro de Alta Tecnología en Naguanagua, perteneciente a la red Barrio Adentro, estaba operativo un tomógrafo. Sin embargo, ni en la Chet, ni el Hospital Carabobo hay tomógrafos, hemodinamia o ecógrafos, enumeró Carlos Rosales, para identificar alguna de las insuficiencias en la región.
Inyectadoras, solución fisiológica, analgésicos, drogas vasoactivas para problemas arteriales, antibióticos, catéteres, anestésicos, sondas, autosuturadoras, sistemas de esterilización a gas, kits de cirugías bariátricas y laparoscópicas, gases para resonadores magnéticos, repuestos para equipos o soluciones para tratamientos fueron los insumos más buscados en 2014. Las importadoras de equipos médícos ya no tienen existencia en sus almacenes.
Promesas y más promesas
Tras un ambulatorio tipo I en Bucaral, parroquia Rafael Urdaneta, hay una obra de aproximadamente 2 mil 500 metros cuadrados de infraestructura que permanece en abandono. La construcción del Hospital “Jesús de Nazareth”, calificado como un proyecto que descongestionaría a la Chet, suma 2 años y medio de paralización.
Solo se ha terminado 70% de la obra que conforma este hospital, que contaría con una Unidad de Cuidados Intensivos obstétricos y de adulto, 110 camas, 5 quirófanos, medicina interna, anestesiología y urología. Beneficiaría a los municipios Carlos Arvelo, Los Guayos, y Valencia. A pesar del deterioro de los años, “si lo dotaran de insumos, estaría listo para inaugurarse en un mes”, aseguró César Navas, vocero de Contraloría Social de la comunidad.
El hospital de Bucaral debía ser inaugurado durante “el primer trimestre del 2013”, dijo en aquel entonces, el coordinador regional de la Fundación Misión Barrio Adentro, Ángel Galíndez. Parecida a promesas más recientes, referentes al ejercicio fiscal de 2015.
El pasado 28 de enero, el gobernador del Estado Carabobo, Francisco Ameliach anunció que 200 millones d bolívares del presupuesto regional habían sido destinados para la construcción del Hospital Pediátrico del Sur, que contará con 203 camas para la atención de los niños de la región. Mencionó que el centro de salud dispondrá de tres quirófanos, unidad de cuidados intensivos pediátricos con 24 camas, cuatro camas para caumatología (quemados), así como los servicios de odontología, banco de sangre, trauma shock, observación, imagenealogía, farmacia, laboratorio y consultorios médicos. Y según lo previsto para este año la gobernación promete culminar la Maternidad Felipe Herrera, en San Joaquín. “Obra que ya supera 80% de la ejecución física” y la segunda etapa de la maternidad de alto riesgo obstétrico Hugo Chávez Frías, explicó en otra ocasión la presidenta de la subcomisión de Salud del Consejo Legislativo Bolivariano del estado Carabobo, María Carrasco. El transcurrir del tiempo, testifica sobre el cumplimiento de las promesas.
Con información de Luisa Quintero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada