Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 7 de febrero de 2015

La conciencia del país fue dibujadacon la pluma de Pedro León Zapata

La conciencia del país fue dibujadacon la pluma de Pedro León Zapata

 El caricaturista Pedro León Zapata, en una entrevista por los 40 años de Zapatazos | Foto: Manuel Sarda. /El Nacional/ 19-02-2005
El caricaturista Pedro León Zapata, en una entrevista por los 40 años de Zapatazos | Foto: Manuel Sarda. /El Nacional/ 19-02-2005
El Poliedro de Caracas fue escenario en 1981 de un acto en honor del pintor que supo reflejar en su obra la realidad de Venezuela por más de 50 años

Pedro León Zapata fue un comunicador masivo. Para constatarlo basta recordar el acto realizado en su honor el miércoles 25 de noviembre de 1981, en el Poliedro de Caracas, donde dos meses antes se había presentado la agrupación británica Queen.
No fueron los acordes de “Bohemian Rhapsody” los que sonaron bajo esa cúpula, sino la música de Serenata Guayanesa, Lilia Vera, María Teresa Chacín, Alí Primera, Gualberto Ibarreto y Un Solo Pueblo, entre otros.
Viva Zapata se llamó el homenaje al pintor nacido en La Grita en 1929. “Será un espectáculo coherente, no una sucesión de cantantes y grupos. La dirección artística está a cargo de Antonio Constante y como animadores actuarán José Ignacio Cabrujas y Simón Díaz”, anunció El Nacional entonces sobre el evento en el que también estuvieron presentes Miguel Otero Silva y Jacobo Borges.
Para facilitar el traslado de los asistentes se dispusieron 15 autobuses. Y es que se esperaba una multitud para celebrar a quien había obtenido recientemente el Premio Nacional de Artes Plásticas.  El evento es recordado con nostalgia por Miguel Ángel Bosch, de Serenata Guayanesa. “Zapata después estuvo con nosotros como presentador en el concierto por los 25 años del grupo. Por suerte lo tuvimos muchos años. Hoy nos deja. Se va, pero lo alcanzaremos más tarde. Se va para preparar lo que haremos allá arriba”, dice el músico.
Varios años después del multitudinario concierto, el humorista aún tenía dudas de la repercusión de su trabajo. A principios de los noventa afirmaba que, como muchos pintores, tenía la creencia de que la obra deseada no tenía ningún público.  “Es decir, no es que no pueda ser entendido por un conglomerado sino que quien la entiende no ha nacido todavía”, señaló.
Pero desde hace años no eran pocas las personas que se sentían identificadas con los famosos "Zapatazos", que desde hace cinco décadas publicaba en El Nacional. “Hay cosas que yo quisiera decirle al país que él dice por mí”, dijo en 1984 Asunción Márquez, vendedora de hamburguesas en Catia que era una leal seguidora de las caricaturas y celosa coleccionista del trabajo del también Premio Nacional de Periodismo. Los enmarcaba y guardaba con mucho esmero.  
El pintor Jacobo Borges considera que el país pierde una mente lúcida. "Es algo muy doloroso, especialmente por el momento en el que estamos. Él es más que un caricaturista, él es un artista total. Estaba unido a una tradición venezolana de los escritores costumbristas”, expresó conmovido. Sobre el acto en el Poliedro, recordó: “Creo que fue la primera vez que vi un acto tan multitudinario por un artista plástico en el país”. 
Si bien sus imágenes servían de catarsis ante la difícil situación del país, también era objeto de escudriñamiento por parte de los creyentes del azar. En un reportaje publicado cuando se cumplieron dos décadas de los "Zapatazos", hubo quienes afirmaron que además de un reflejo del país también eran una fuente para saber el número ganador de la lotería. “He ganado muchas veces con Zapata. Si me río mucho un día con su caricatura, quiere decir que allí hay un número para mí”, reveló Aníbal Carrasquero, ayudante de una zapatería. Algunos, incluso, habían desarrollado técnicas para una mayor precisión. “Agarro la caricatura y la mojo. Ahí va apareciendo el dato”, contó Juan Cárdenas, quien en la época hacía trabajos limpieza en un edificio de El Silencio. 
Sus obras se expusieron en lugares como la Galería de Arte Nacional, el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas y la Universidad de Alcalá de Henares, además de otras galerías e importantes museos de diversos países. 
Zapata llegó a decir en 1987 que quería ser presidente y disputaría las elecciones del siguiente año. Hasta presentó lo que sería presuntamente su gabinete. Los ministros serían Rubén Monasterios, Manuel Graterol “Graterolacho”, Adriano González León, Luis Britto García, Otrova Gomas, Ildemaro Torres, Carlos Jorges y Roberto Hernández Montoya.  Pero retiró su candidatura. “Siempre creí, ingenuamente, que para aspirar a cargos tan distinguidos como estos bastaba con ser una persona honesta, con ser una persona honrada, pero parece que no; es más, hasta es un obstáculo, porque una persona honrada es muy difícil que consiga dinero suficiente para financiar una campaña”, dijo en una entrevista el artista, formado en Caracas y México, donde en los años cuarenta aprendió la técnica de los muralistas de ese país.  
Esa experiencia se manifiesta en Conductores de Venezuela, el mural inaugurado en 1999 en la autopista Francisco Fajardo, en el que aparecen Simón Bolívar, Armando Reverón, Teresa de la Parra y José María Vargas, entre otros.  

hsanchez@el-nacional.com

“Hay que honrarlo con la honestidad en la que cabalgó siempre”

Show Amor y Humor, espectáculo humorístico realizado por  Rolando Salazar, Claudio Nazoa,  Pedro León Zapata y Sus Amigos, Caracas 13-02-2008 | Foto: Nelson Castro / El Nacional
Show Amor y Humor, espectáculo humorístico realizado por Rolando Salazar, Claudio Nazoa, Pedro León Zapata y Sus Amigos, Caracas 13-02-2008 | Foto: Nelson Castro / El Nacional
El legado del artista trasciende su obra. Su humor formó generaciones enteras, que hoy lloran su fallecimiento

Sus amigos más cercanos no hablan de Pedro León Zapata en pasado porque afirman que su legado, su historia, no ha terminado. Para ellos y para el país, el caricaturista escribió páginas de la realidad venezolana con la palabra precisa, en los momentos adecuados. Cuando Laureano Márquez, Miguel Delgado Estévez y Claudio Nazoa lo describen, coinciden en una palabra: luz.
Con Márquez compartió espacio en la página “El librepensador” que publicaba El Nacional. Para el humorista, Zapata era un ejemplo. “Brilló mucho tiempo e intensamente. Es uno de esos faros luminosos del alma venezolana, del país amable, risueño, esperanzado y bondadoso con el que uno sueña. Creo mucho en el ejemplo y él ha sido para los venezolanos un maestro en muchas cosas. Lo veo como un hombre siempre generoso y de un ingenio pocas veces conocido”.
No era un hombre de sonrisa fácil aunque trabajó el humor, afirma Miguel Delgado Estévez, con quien condujo Divagancias por más de 10 años. Para el músico, Zapata se hizo un espacio en la historia del país gracias a su talento, a su agudeza crítica, a su generosidad y a su coherencia.
“No solo debemos hablar de su legado como artista plástico sino como alguien que está, incluso, por encima de eso. Sus ‘Zapatazos’ hablan mucho de la identidad de un país con un hombre y de un hombre con su país. Pedro León era la coherencia más pura entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace. La generosidad de Pedro León con la gente que se le acercaba a pedirle algo era inmensa. Todo por ese afán de ayudar”, afirma el músico.
En “El librepensador” también compartió con Claudio Nazoa. “Él era nuestro jefe. Laureano y yo tuvimos la suerte de trabajar a su lado. Su legado es tan importante que es muy complejo hablar de él. Referirse a él en una sola área es imposible. Era un hombre absolutamente culto”, señala el humorista.
Para los tres, quienes lo visitaban constantemente en los últimos años, Zapata no se fue y su nombre seguirá presente por mucho tiempo.
“Pedro León desde hace rato se hizo un espacio en la historia de Venezuela. Sé que buena parte del país está abatido por su fallecimiento. Lo mejor que podemos hacer es honrarlo con la honestidad en la que cabalgó siempre, con la generosidad que él siempre tuvo. No era un caballo de guerra sino de paz”, concluye Delgado Estévez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada