Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

martes, 22 de diciembre de 2015

El arte es la cenicienta de las políticas culturales.

El Carabobeño 22 de Diciembre de 2015 - 08:29 AM

No se puede dejar de invertir en la cultura


No se puede dejar de invertir en la cultura
(Foto: Saúl Zerpa)

 
Sara Pacheco
El arte es la cenicienta de las políticas culturales. Al menos así lo ve Dennis Miraldo dramaturgo y uno de los miembros fundadores de Tknela teatro, con sede en la avenida Soublette con Cedeño, en el casco central de la ciudad. Dejar de invertir en cultura no es solución para países en crisis, a través de distintas disciplinas pueden nacer ideas maravillosas para el desenvolvimiento de una nación. En Venezuela existen instituciones que han llegado a la mayoría de edad tendiéndole la mano a la creación, precisó.
En el 1996 nació este colectivo de carácter multidisciplinario. Se creó desde el recinto donde trascienden las ideas: la universidad, con Yuri Villegas  a la cabeza. “La luna de Jabillo” fue la primera obra montada, que planeaba cambiar la estética y conformación de cómo se llevaba el teatro en la Valencia de entonces.
Al independizarse se dedicaron al teatro para niños. “Las inquietudes que nos movían eran diversas. Queríamos demostrar que el arte puede ser una actividad productiva, muchas veces se ve el arte comercial como de entretenimiento o decorativo, o el constructivo se tiende a ver como actividad cultural. El paradigma que imperaba era que los actores se dedicaban al teatro para niños como necesidad”.
Desde Tkanela el teatro para niños es de los más difíciles. Los títeres, vestuarios llamativos e historias conmovedoras llenas de reflexión son la bandera de esta agrupación. Definitivamente, de acuerdo a Miraldo, la sociedad infantil no es la misma que hace 10 años.
Autogestión artística
Esta organización cultural no ha recibido ayuda económica por parte de algún organismo del estado o municipio. Solo pequeñas donaciones que ayudaron en la infraestructura, pero necesitan mayor atención para continuar.
La decoración de la sede de Tkanela Teatro es un vértice del tiempo que involucra colores e historia. Reliquias con un pasado interesante yacen en la sala que enverga cuadros y frases en las paredes. Pero uno de los atractivos para el público mayor eran los “Tknelazos”, conciertos de agrupaciones emergentes de todo el país.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada