Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

martes, 29 de diciembre de 2015

La medalla del Jubileo de la Misericordia: con el padre que recibe al hijo pródigo...El padre tiene una mano masculina y otra femenina, porque que el perdón es del Padre, pero pasa a través del ministerio de la Iglesia



La medalla oficial del Jubileo Extraordinario de la Misericordia 2015-2016 ha sido presentada este martes en el Vaticano.
La medalla --de acuerdo al modelo indicado por la Sala de Prensa de la Santa Sede-- tiene el escudo del papa Francisco coronado con la frase: Iubilaeum Extraordinarium Misericordiae 2015, y debajo el nombre de la artista que la ideó.
En la cara posterior figura un particular del cuadro de Rembrandt sobre “El regreso del hijo pródigo”, conservado en el Museo del Hermitage, en San Petroburgo y que se inspira en la parábola evangélica del padre misericordioso.
Un particular curioso es que las manos del Padre, a diferencia del cuadro de Rembrandt, son una masculina y otra femenina, para significar que el perdón es del Padre, pero pasa a través del ministerio de la Iglesia. Le rodea la frase gravada: 'In aeternum misericordia eius', tomada del salmo 135.
Desde el 4 de enero próximo estará disponible en la Ciudad del Vaticano, en la sede de laAdministración del Patrimonio de la Sede Apostólica (Apsa), así como en la Librería Editora Vaticana.
La medalla ha sido comisionada por el Vaticano a la 'Zecca dello Stato Italiano' para que acuñe cien ejemplares de oro, 3 mil de plata, y otras 3 mil de bronce. Se suman doscientos trípticos que contienen a la medalla.
Ha sido ideada por la artista Mariangela Crisciotti, nacida en Roma en 1982, de la famosa Scuola dell'Arte della Medaglia. Ella ha ganado varios premios y realizado modelos para diversas medallas, entre ellas para Benedicto XVI y para el Papa Francisco.
Imagen tomada del cuadro El retorno del hijo pródigo es una obra del pintor holandés Rembrandt Harmenszoon van Rijn (Leiden, 15 de julio de 1606-Ámsterdam, 4 de octubre de 1669)  pintor y grabador neerlandés.. Está realizado en óleo sobre tela, y fue pintado hacia el año1662. Mide 262 cm de alto y 205 cm de ancho. Se exhibe actualmente en el Museo del Ermitage de San Petersburgo (Rusia).
El cuadro se inspira en la parábola del hijo pródigo contenida en la Biblia. La parábola del evangelista Lucas (c.15, v.11-32), representada en este cuadro, también es recordada como «Parábola del Padre misericordioso». La escena representa el momento cumbre del perdón del padre frente al hijo arrepentido de su propia conducta. Rasgo de arrepentimiento es que comparece con el cabello rapado y se arrodilla ante el padre. Viste andrajos con agujeros. El anciano lo acoge con un gesto amoroso y casi protector, expresando así sentimientos demisericordia y compasión. Coloca las manos amorosamente en la espalda del hijo. A la derecha, observa la escena un personaje identificado como el hijo mayor; viste de manera lujosa y con un yelmodorado. Se ha señalado también que podría ser un personaje político. Al fondo se distinguen dos figuras no bien identificadas.
La luz incide directamente en esta pareja padre-hijo, así como en el rostro del personaje de la derecha. El resto de la composición queda en la sombra. Se ha relacionado el tema de esta obra y su forma de expresarla con el momento personal que pasaba Rembrandt, viejo, solo y arruinado, ya próximo a su muerte. De ahí que logre transmitir una sensación de tragedia elevada a un símbolo de significado universal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada