Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 19 de diciembre de 2015

La monumental paliza que acaban de recibir en las parlamentarias debe resultarles un claro indicio de lo que les puede venir, lo cual debe preocuparlos a ustedes, pero lo que nos preocupa a todos los demás, es lo que nos rebotaría a nosotros.


Advertencia al chavismo

HERBERT HUDDE |  EL UNIVERSAL
martes 15 de diciembre de 2015  12:00 AM
En mi opinión el chavismo está, y lo peor, nos tiene a todos, jugando con candela junto a un barril de pólvora. Me explico:

Los dos aspectos más importantes que debe atender un gobierno son:

1) La producción de bienes y servicios: lo económico, y

2) La distribución o reparto de esa producción: lo social.

Y es claro que primero hay que propiciar la producción (lo económico), pues si ésta no funciona no hay nada que repartir.

El chavismo acertó en dar a lo social una gran importancia, cosa que siempre he reconocido, porque eso no se había hecho en el pasado al nivel que ellos lo hicieron, y era necesario.

Pero en materia económica han puesto una torta descomunal. Como Chávez se recostó de papá petróleo para repartir una cantidad de cosas, y gigante e infalible como era, predijo que los precios petroleros estarían altos hasta más allá del año 3.000, pues no le pararon a lo económico, y lo poco que sí han hecho en esta materia ha sido para destruir la capacidad productiva que había (si no lo creen, dense una vuelta por las zonas industriales), e impedir con sus medidas y políticas que ésta se renovara y creciera, es decir, justo lo contrario de lo que deberían haber hecho para lograr una prosperidad sólida, y no simplemente comernos la golilla petrolera.

Y como resultado, ahora tenemos esto:

- Un gigantesco déficit fiscal.
- Impresión a granel de dinero inorgánico.
- Agotamiento indetenible de las reservas internacionales.
- Dólar libre que supera los Bs. 900 y no para de subir.
- Inflación que pasará este año del 250 %, la mayor del mundo.
- Contracción severa de la economía, quizá la peor del planeta y que para mí es ya depresión.
- Atroces escasez y desabastecimiento de todo.
- Humillantes colas de horas con bebés en los brazos y bajo el sol para poder comprar, si hay suerte, 4 rollos de papel tualé y 2 kilos de harina de maíz. ¿Y los pañales? Muérete que chao.
- Nivel de pobreza que alcanza este año, agárrense duro, al 73 % de la gente.
- Escandalosas inseguridad e índices de criminalidad.
- Lamentable y fuerte emigración de talentos de todas las edades.
-  Y mejor no sigo.

Ante este bello panorama, ¿qué hace el chavismo?

Pues buscar a quién culpar de este caos, lo que ha generado ingeniosos inventos: las iguanas, el niño y la niña, la lluvia, la sequía, el sabotaje, etc., y finalmente parieron la perla de la Guerra Económica que perpetran los más acérrimos enemigos de su resentimiento: los pelucones, es decir los empresarios, a quienes, siendo los únicos que producen algo, acosan y persiguen sin cuartel.

Sus medidas para remediar este desastre han sido la controladera de precios y la represión. Últimamente, cuando Maduro ha anunciado que tomaría más medidas económicas, ya sabíamos que venían unos regalitos para el pueblo (buscando votos que no aparecieron, je, je), y severos aumentos de las penalidades para los que hacen la guerra económica, que son por supuesto los pelucones, especialmente uno de ellos, con lo que solo agravan más y más la cosa.

Y como todo el mundo menos el cogollo chavista de la economía, ha podido ver, este caos que tenemos no ha hecho sino empeorar y empeorar, y lo seguirá haciendo si siguen por allí.

Y aquí viene mi advertencia: señores chavistas, ya están demasiado claras varias cosas: 1) que por el camino que van lo único que han logrado, y continuarán logrando si siguen por él, es deteriorar cada vez más esta situación, a la que falta solo un empujoncito para explotar; 2) que en su equipo económico sin economistas no hay quien sepa cómo manejar esto; y 3) que, en consecuencia, si no se ponen las pilas y dan un fuerte e inteligente golpe de timón, aquí se va a llegar inevitablemente a un colapso, el barril de pólvora les va a reventar en la cara, y eso puede generar un desmadre que no se sabe hasta dónde puede llegar.

La monumental paliza que acaban de recibir en las parlamentarias debe resultarles un claro indicio de lo que les puede venir, lo cual debe preocuparlos a ustedes, pero lo que nos preocupa a todos los demás, es lo que nos rebotaría a nosotros.

Y para que no digan que lo único que hago es criticar y hacer negros pronósticos, aquí va lo que en mi opinión deben hacer los gurús chavistas de la economía, en el caso de que sigan en el comando de ésta hasta el 2019:

1) Deben enterrar sus preconcepciones,  aceptar que no pueden seguir por donde van, y olvidarse de boberías como la de la guerra económica. Si siguen emperrados en que "nuestro modelo no lo vamos a cambiar", olvídense del tango.

2) Deben llamar a los que saben, para que elaboren y monitoreen un cuidadoso plan de medidas de diverso tipo. Una sugerencia: si no quieren llamar a los muy buenos economistas que tenemos porque no son chavistas, llamen a extranjeros, y así no les dará pena cuando tengan que reconocer que han cometido algunos pequeños errorcitos.

Y señores chavistas, por el bien de todos les repito: por favor, pónganse las pilas.

herbert_hudde@yahoo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada