Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Cuando el Señor toma la defensa de su pueblo, es así: es un guerrero implacable y salva a su pueblo. Salva, renueva todo: ‘Toda la Creación fue modelada de nuevo en su propia naturaleza como antes’. ‘El Mar Rojo se convirtió en una carretera sin obstáculos … y aquellos que tu mano protegía, pasaron con todo el pueblo’”. El Señor – prosiguió el santo padre - “ha escuchado la oración de su pueblo, porque sintió en su corazón que sus elegidos sufrían” y le salva de modo poderoso: “Esta es la fuerza de Dios. ¿Y cuál es la fuerza de los hombres? ¿Cual es la fuerza del hombre?

Francisco en Santa Marta: la oración del hombre humilde es la debilidad de Dios
El santo padre en la homilía de hoy invita a llamar al corazón de Dios y pedir al Señor por tantos problemas
Por Redacción
CIUDAD DEL VATICANO, 16 de noviembre de 2013 (Zenit.org) - La oración del hombre es la debilidad de Dios. Ésta fue la idea central de la homilía del papa Francisco este sábado en la Casa Santa Marta. A la Eucarístia asistieron los canónigos del Capítulo de la Basílica de San Pedro. Y, entre los concelebrantes, se encontraba el cardenal Angelo Comastri, arcipreste de la Basílica de San Pedro.
En sus palabras, el santo padre se refirió al Evangelio en el que Jesús invita a rezar sin cansarse, contanto la parábola de la viuda que pide con insistencia a un juez injusto que le haga justicia. Así, afirmó el papa, “Dios hace y hará justicia a sus elegidos, que gritan día y noche hacia Él”, como sucedió con Israel guiado por Moisés fuera de Egipto.

“Cuando llama a Moisés, le dice: ‘He oído el llanto, el lamento de mi pueblo’. El Señor escucha. Y en la primera Lectura hemos escuchado lo que ha hecho el Señor, esa palabra omnipotente: ‘Del Cielo viene como un guerrero implacable’. Cuando el Señor toma la defensa de su pueblo, es así: es un guerrero implacable y salva a su pueblo. Salva, renueva todo: ‘Toda la Creación fue modelada de nuevo en su propia naturaleza como antes’. ‘El Mar Rojo se convirtió en una carretera sin obstáculos … y aquellos que tu mano protegía, pasaron con todo el pueblo’”.

El Señor – prosiguió el santo padre - “ha escuchado la oración de su pueblo, porque sintió en su corazón que sus elegidos sufrían” y le salva de modo poderoso:

“Esta es la fuerza de Dios. ¿Y cuál es la fuerza de los hombres? ¿Cual es la fuerza del hombre? La de la viuda: llamar al corazón de Dios, llamar, pedir, lamentarse de tantos problemas, tantos dolores, y pedir al Señor la liberación de estos dolores, de estos pecados, de estos problemas. La fuerza del hombre es la oración y también la oración del hombre humilde es la debilidad de Dios. El Señor es débil sólo en esto: es débil frente a la oración de su pueblo”.

“El culmen de la fuerza de Dios, de la salvación de Dios, explica el Papa, está “en la Encarnación del Verbo”. Por tanto, dirigiéndose a los canónigos de la Basílica de San Pedro, les recordó que su trabajo “es precisamente llamar al corazón de Dios”, “rezar, rezar al Señor por el pueblo de Dios”. Y los canónigos en San Pedro, “precisamente en la Basílica más cercana al papa” donde llegan todas las oraciones del mundo, deben recoger estas oraciones y presentarlas al Señor: este “es un servicio universal, un servicio de la Iglesia”:

“Vosotros sois como la viuda; rezad, pedid, llamad al corazón de Dios, cada día. Y la viuda nunca se dormía cuando hacía esto, era valiente. Y el Señor escucha la oración de su pueblo. Vosotros sois representantes privilegiados del pueblo de Dios en este papel de rezar al Señor por las muchas necesidades de la Iglesia, de la humanidad, de todos. Os doy las gracias por este trabajo. Recordemos siempre que Dios tiene una fuerza, cuando Él quiere que cambie todo. ‘Todo fue modelado de nuevo’, dice. Él es capaz de modelar todo de nuevo, pero también tiene una debilidad: nuestra oración; vuestra oración universal cercana al papa en San Pedro. Gracias por este servicio, y seguid adelante así por el bien de la Iglesia”.
(RED/IV)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada