Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 24 de noviembre de 2013

Es una lástima que por desidia de una administración municipal uno de los cosas taurinos más bellos del mundo esté en el estado lastimoso en que se encuentra con sus fuentes inservibles, sus jardines chamuscados y sus obras de arte destruidas, en especial las esculturas aéreas de Carlos Cruz Diez.

El Carabobeño 24 noviembre 2013

Hoy y Después en Valencia

Alfredo Fermín
afermin@el-carabobeno.com
Las fiestas de  Nuestra Señora del Socorro estuvieron este año muy buenas, a pesar de que la Catedral se encuentra en proceso de restauración. Se apreció un poco de mayor fervor en la feligresía, que es una de las carencias que tiene la patrona de Valencia, pues mientras la popularidad de otras imágenes aumenta por la preferencia que tienen de los medios de comunicación, la nuestra permanece como una advocación local. 
La Virgen del Socorro está considerada la imagen de la Virgen María más hermosa que existe en el país, cuya belleza y milagros atrajeron a miles de fieles de nuestro país, de Colombia e islas del Caribe, por lo cual el papa León X le acordó, en 1910, la gracia de que fuera la primera imagen coronada canónicamente en Venezuela. Pero la devoción comenzó a decaer cuando se le colocó en la parte más alta del altar mayor por lo cual los devotos no la sentían cercana para tocarla y rogarle. Así permaneció 60 años encerrada en la Catedral con escasa difusión de que Nuestra Señora del Socorro ha sido la protectora y la guía de los valencianos durante más de 300 años, cuando una cofradía de negros, indios, esclavos y mulatos la trajo de Sevilla. 
Tomando en cuenta esta situación, en 2010, cuando se cumplió el acontecimiento eclesiástico del centenario de su coronación canónica, monseñor Reinaldo Del Prette dispuso que durante el año la imagen visite las parroquias de la arquidiócesis para rescatar el fervor perdido. 
La iniciativa está dando resultados, aumentando el fervor por la dedicación y entusiasmo que transmite el párroco Pedro De Freitas, contando con la cooperación de la Cofradía del Espíritu 
Santo y Nuestra Señora del Socorro, cuya directiva integran Marina Giménez de Bencomo, Carmen Cecilia Maldonado de Pinto, Ramona Escalante de Febres, Leopoldo Fadul Buysse, Carmen Coromoto Girón, Lourdes Klose González, Lucyla Peña de Castrillón, David Rutman Cisneros, Josefina de Reverón, Leira León Varela y Antonio De Nóbrega. 
Desde el inicio del programa con la misa rociera con música andaluza para honrar a la Virgen del Rocío, en Sevilla, donde un artista creó la imagen del Socorro, hasta la misa criolla con la que se clausuró la fiesta, todo fue un ejemplo de organización que tuvo su punto culminante el 13 de noviembre en la solemne misa presidida por monseñor Del Prette y concelebrada por 60 sacerdotes en el Forum con la presencia de más de cinco mil personas, especialmente de jóvenes. 
La procesión desde el Forum por el Paseo Cabriales tuvo entusiasmo particular que se avivó al final, cuando  llegó frente a la Catedral, donde la imagen recibió una serenata ofrecida por la Orquesta Billo´s Caracas Boys cantándole "Valencia señorial". La Virgen, cuyo rostro tiene la virtud de cambiar de expresión, parecía encantada y alegre por este detalle ofrecido por primera vez en su día. 
Este año se registró la generosa colaboración del gobernador del estado Francisco Ameliach y del alcalde encargado Alexis López, para patrocinar estas fiestas que tantas satisfacciones dieron a sus organizadores y a los devotos de esta bella imagen que, por casualidad, llegó a nuestra ciudad donde se convirtió en símbolo de consuelo y alegría  en todos los tiempos de su ejemplar historia. 
De los toros
La fiesta de la Virgen incluyó tres corridas en la Plaza Monumental acondicionada de urgencia con esta finalidad. La afición tuvo el privilegio de disfrutar de faenas de grandes figuras del toreo en estos tiempos de tantas dificultades económicas. 
En la primera corrida participaron los matadores españoles Antonio Ferrera e Iván Fandiño, quienes se llevaron, cada uno, dos orejas con toros indeseables de las ganaderías San José de Bolívar y  la Cruz de Hierro. 
En la segunda, con un aceptable encierro de El Capiro, los españoles Juan José Padilla y El Fandi cortaron, cada uno, una oreja. El joven Manolo Muñoz dejó una grata impresión en la afición, no así El Fandi, quien está perdiendo la clase de torero de tronío buscando el aplauso fácil, con faenas ordinarias imperdonables en una plaza que lo convirtió en su ídolo. 
En la tercera hubo cinco orejas, dos para Enrique Ponce, dos para Daniel Luque y una para el rejoneador Francisco Javier con toros de la ganadería de Rancho Grande. Erick Cortés estuvo voluntarioso y logró el aplauso de la afición. 
Fue una breve temporada ejemplar y un admirable esfuerzo de la empresa Agrocasta, gerenciada por Erick Cortés, en la que la afición respondió, en dos tardes, llenando más de medio aforo de la inmensa plaza. 
Aunque estuvo presente el maestro Enrique Ponce (un lujo tenerlo entre nosotros), quien ejecutó una estocada de antología, el triunfador fue el sevillano Daniel Luque con un toreo clásico y exquisito que obliga a incluirlo en el cartel del próximo año. 
La afición quedó satisfecha con los toreros y hasta con los toros porque hay que reconocer que muchas veces los matadores no quieren arriesgarse y le echan culpa a los animales, cuando pueden sacarles provecho con la solvencia que requiere una faena. Lo que sí es criticable es el desorden de los vendedores de cerveza y de chucherías que invaden barreras, palcos y gradas e impiden la visibilidad del espectáculo hasta en los momentos críticos. 
Sobre la recuperación que se le hizo a la Monumental hay que reconocer que Héctor Breña, en representación del gobernador Ameliach, logró en tiempo record, el acondicionamiento para las corridas. Pero esto no quiere decir que la plaza está recuperada.
Es una lástima que por desidia de una administración municipal uno de los cosas taurinos más bellos del mundo esté en el estado lastimoso en que se encuentra con sus fuentes inservibles, sus jardines chamuscados y sus obras de arte destruidas, en especial las esculturas aéreas de Carlos Cruz Diez.  
Como nos decía nuestra amiga Cecilia Herrera de Barreto, sería mejor que la plaza vuelva a ser restaurada a que se haga una enorme inversión para ponerle un techo encargado al arquitecto Fruto Vivas, cuando los proyectos para esa obra existen diseñados por los arquitectos Hermann y Peter Albers, autores del proyecto de nuestra formidable Plaza Monumental hace más de 40 años. De todas maneras, en nombre de la afición taurina, ¡Muchas gracias! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada