Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Para nosotros los venezolanos quienes estamos viendo como el mal actúa y parece vencedor y se burla de nosotros en nuestras propias caras




EL PAPA FRANCISCO


El papa en Santa Marta: cuando Dios nos reprende no es una bofetada sino una caricia
En su homilí­a del martes: 'Confiémonos en las manos de Dios, como un niño se confí­a en las manos de su papá'
Por Redacción
CIUDAD DEL VATICANO, 12 de noviembre de 2013 (Zenit.org) - Confiémonos a Dios como un niño se confía en las manos de su papá. Es el mensaje que el papa Francisco ha propuesto durante la homilía de este martes en la Casa Santa Marta. El santo padre ha reiterado que el Señor no nos abandona nunca y ha subrayado que también cuando nos reprende, Dios no nos da una bofetada sino una caricia.
“Dios ha creado el hombre para la incorruptibilidad”, pero “por la envidia del diablo ha entrado la muerte en el mundo”. Durante su reflexión, el pontífice se ha detenido en la Primera lectura, un pasaje del Libro de la Sabiduría que recuerda nuestra creación. La envidia del diablo, ha afirmado el papa, ha hecho posible que comenzase esta guerra, “este camino que termina con la muerte”. Esta última, ha recordado, “ha entrado en el mundo y la experimentan aquellos que le pertenecen”. Es una experiencia que hacemos todos:
“Todos tenemos que pasar por la muerte, pero una cosa es pasar por esta experiencia con una pertenencia al diablo y otra cosa es pasar por esta experiencia de la mano de Dios. Y a mí me gusta escuchar esto: ‘Estamos en las manos de Dios desde el principio’. La Biblia no explica la Creación, usando una imagen hermosa: Dios, con sus manos nos hace del barro, de la tierra, a su imagen y semejanza. Son las manos de Dios las que nos han creado: el Dios artesano, ¿eh? Como un artesano nos ha hecho. Estas manos del Señor… Las manos de Dios, que no nos abandonan”.
La Biblia, ha proseguido, narra como el Señor le dice a su pueblo: “Yo camino contigo, como un papá con su hijo, llevándolo de la mano”. Son las manos de Dios, ha añadido, “las que nos acompañan en el camino”.
“Nuestro Padre, como un Padre con su hijo, nos enseña a caminar. Nos enseña a ir por el camino de la vida y de la salvación. Son las manos de Dios las que nos acarician en los momentos de dolor, nos consuelan. ¡Es nuestro Padre el que nos acaricia! Nos quiere mucho. Y también en estas caricias, muchas veces, está el perdón. Una cosa que me ayuda es pensar esto. Jesús, Dios, ha traído consigo sus llagas: se las hace ver al Padre. Este es el precio: ¡Las manos de Dios son manos llagadas por amor! Y esto nos consuela mucho”.
Muchas veces, ha continuado, escuchamos decir a las personas que no saben en quien confiar: “¡Confíate en las manos de Dios!”. Esto, ha observado el papa, “es bello” porque “allí estamos seguros: es la máxima seguridad, porque es la seguridad de nuestro Padre que nos quiere mucho”. “Las manos de Dios, ha insistido, también nos curan de nuestras enfermedades espirituales”.

“Pensemos en las manos de Jesús, cuando tocaba a los enfermos y los curaba… son las manos de Dios: ¡Nos curan! ¡No me imagino a Dios dándonos una bofetada! No me lo imagino. Reprendiéndonos sí me lo imagino, porque lo hace. Pero nunca, nunca nos hiere. ¡Nunca! Nos acaricia.

También cuando nos reprende lo hace con una caricia porque es Padre. ‘Las almas de los justos están en las manos de Dios’. Pensemos en las manos de Dios, que nos ha creado como un artesano, que nos ha dado la salud eterna. Son manos llagadas y nos acompañan en el camino de la vida. Confiémonos en las manos de Dios, como un niño se confía en las manos de su papá. ¡Esas son manos seguras!”. (RED/IV)


El papa Francisco recibe al 'ministro de Exteriores' del Patriarcado de Moscú
El metropolita Hilarión de Volokolamsk se encuentra en Roma, para participar en diferentes encuentros ecuménicos
Por Iván de Vargas
ROMA, 12 de noviembre de 2013 (Zenit.org) - El papa Francisco recibió esta mañana al metropolita Hilarión de Volokolamsk, presidente del Departamento para las Relaciones Eclesiásticas Exteriores del Patriarcado de Moscú, en una audiencia celebrada en la Casa Santa Marta. La Santa Sede no ha difundido ningún detalle de este encuentro, que precede a la visita del presidente ruso Vladimir Putin al Vaticano, prevista para el próximo 25 de noviembre.
 El presidente del Departamento para las Relaciones Eclesiásticas Exteriores del Patriarcado de Moscú se encuentra estos días en Roma, donde tiene previsto un intenso programa de actividades.
 Esta tarde, Hilarión de Volokolamsk presenta el libro "Verbo de Dios y palabra del hombre", una obra que recoge diferentes intervenciones del filósofo Serghei Averintsev. Y, a las 21 horas, en el Auditorium de la Conciliación, preside un concierto a favor de la paz patrocinado por el Pontificio Consejo para la Cultura. Ofrecido por dos fundaciones comprometidas con la unidad de los cristianos, la estadunidense Urbi et orbi y la rusa San Gregorio El Teólogo, los beneficios se destinarán a las familias desplazadas víctimas de la guerra, informa Radio Vaticano.
Además, el metropolita intervendrá mañana en una jornada ecuménica, organizada conjuntamente por  el Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, el Departamento para las Relaciones exteriores del Patriarcado de Moscú y el Pontificio Consejo para la Familia, sobre el tema "Los ortodoxos y las católicos juntos por la familia". En el encuentro participarán, junto a Hilarión de Volokolamsk: Mons. Vincenzo Paglia, quien abrirá los trabajos; el psicoanalista Paolo Ferliga; el docente de ciencias pastorales y eclesiásticas en Moscú, Michail Zheltov; el docente de exégesis del Nuevo Testamento en la Pontificia Universidad Lateranense, Antonio Pitta; y el director del centro ruso ortodoxo "la vida", Maksim Obuchov.
El viaje a Roma del metropolita Hilarión coincide con un período de intensos intercambios entre las Iglesias ortodoxa y católica.


SANTA SEDE


Presentan libro sobre el diálogo interreligioso en la enseñanza oficial de la Iglesia
Recopila documentos desde el Vaticano II. El cardenal Jean-Louis Tauran, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo interreligoso, subraya el aporte de Benedicto XVI
Por Redacción
CIUDAD DEL VATICANO, 12 de noviembre de 2013 (Zenit.org) - 'El diálogo interreligioso y la eseñanza oficial de la Iglesia Católica', este es el título y el tema del libro presentado hoy en la sala de prensa de la Santa Sede, por el cardenal Jean-Louis Tauran, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo interreligoso; acompañado por el padre Miguel Ángel Ayuso Guixot, M.C.C.J., secretario del mismo dicasterio y Mons. Francesco Gioia, O.F.M. Cap., curador de la obra. El volumen aborda el tema del diálogo interreligioso desde el inicio del Vaticano II hasta BenedictoXVI.
El cardenal Taurán recordó la importancia que tuvo de Benedicto XVI en el diálogo interreligioso, con sus 188 intervenciones en siete años sobre el tema, proporcionalmente más que las 591 de Juan Pablo II durante su pontificado y con una novedad: preciso el valor del “diálogo de la caridad en la vedad” propuesto por el papa alemán.
El cardenal francés recordó que un año después del discurso en la universidad de Ratisbona, tan criticado por los medios, “38 sabios musulmanes, que después fueron 138, le escribieron al papa”. En la misiva expusieron su deseo de “una mutua comprensión y una relación entre islam y cristianismo fundado en el amor de Dios y del próximo”.
El libro abarca un período histórico que llega hasta el pontificado del papa Ratzinger, “es una recolección de párrafos del Concilio, de encíclicas, exhortaciones apostólicas, y discursos de los pontífices, a partir de Juan XXIII, más 15 documentos de la curia romana. En total 909 documentos, de los cuales 7 textos conciliares.
Son 2100 páginas dedicadas a los fundamentos teológicos del diálogo interreligioso con tres índices: analítico, geográfico y general. Y no se excluye en un futuro una edición digital.
El libro de dirige a los católicos, especialmente estudiosos del tema, pero también a las personas de otras religiones que desean conocer el pensamiento de la Iglesia, según el espíritu del documento conciliar Nostra Aetate.
El padre Miguel Auyuso consideró que el diálogo interreligioso prosigue con el papa Francisco, que ya ha tenido un 'diálogo de la amistad' con representantes de diversas religiones y reiterando que “la Iglesia católica es consciente de la importancia que tiene la promoción de la amistad y del respeto entre hombres y mujeres de diversas tradiciones religiosas”. Pero también con el mensaje a la comunidad musulmana al concluir el Ramadám.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada