Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Esta noticia si reviste un gran dolor para mi porque fui amiga de Don Luis Ovalles desde que llegué a Valencia, y es uno de los pocos amigos que se mantuvieron incólumes en su aprecio hacia mi. Querido amigo fuiste guardián como ninguno de la Casa Paéz, no se que destino el régimen que te botó de tu hogar tiene destinado a la Casa Páez, pero ese que cometió contigo ese exabrupto no sabe qué le espera en Justicia Divina. Descansa en Paz Luis, que cumpliste muy bien tu labor...Hasta pronto y gracias.

El Carabobeño 14 noviembre 2013

Falleció Luis Ovalle Urriola, curador de la casa Páez

(Foto El Carabobeño)
Luis Ovalle Urriola, curador de la casa del general José Antonio Páez, falleció en la mañana de este jueves en la clínica Guerra Méndez donde había sido ingresado por complicaciones diabéticas.
De 68 años, Don Luis dedicó la mayor parte de su vida a la conservación y mantenimiento del inmueble que habitó el general Páez desde 1828 a 1830, cuando fue nombrado primer presidente constitucional de Venezuela.
Ovalles convirtió la casona en un museo en el que tenían sede la Sociedad Bolivariana de Venezuela, la Sociedad Amigos de Valencia y el Centro de Excursionistas de Valencia. Sin ninguna explicación el inmueble fue cerrado por el gobierno de Carabobo, lo cual le ocasionó un profundo estado depresivo que agravó la diabetes que padecía.
El velatorio tiene lugar en la funeraria La Esperanza, en la avenida Bolívar, frente al Rectorado donde mañana serán celebradas las exequias. El cuerpo será cremado en el Cementerio Jardines del Recuerdo. (AF)

El Carabobeño 15 noviembre 2013

La Casa Páez perdió a su curador

Alfredo Fermín
Luis Ovalles Urriola, curador de la casa del general José Antonio Páez falleció en la mañana de este jueves, en la clínica Guerra Méndez donde había sido ingresado por complicaciones diabéticas. 
De 68 años de edad don Luis dedicó, la mayor parte de su vida a la conservación y mantenimiento del inmueble que habitó el general Páez desde 1828 a 1830 cuando fue nombrado primer presidente constitucional de Venezuela. 
Ovalles, nacido en San Felipe, convirtió la casona en un museo en el que tenían sede la Sociedad Bolivariana de Venezuela, la Sociedad Amigos de Valencia y el Centro de Excursionistas de Valencia. Argumentando una fumigación se le pidió que desalojara el inmueble. Pero el gobierno de Carabobo cerró la Casa Páez  sin dar una explicación de porqué  se ha privado a la comunidad de un centro histórico y cultural.  
Ovalles, que había sido custodio de la casona desde su adolescencia, entró en un estado depresivo, de profunda tristeza, que se complicó con la diabetes que padecía, por lo cual fue sometido a una operación en la clínica Guerra Méndez. Los costos de la intervención fueron cancelados por la Secretaría de Cultura del gobierno de Carabobo. 
Su hijo afectivo Nixon Ovalles y Joharis Pérez, quienes lo atendieron en un apartamento donde residen, informaron que, en los últimos días, no  quería comer ni que le administraran los medicamentos, por lo cual lo trasladaron a la clínica Guerra Méndez, donde falleció en la madrugada del jueves.  
Luis Ovalles, ampliamente reconocido como animador cultural y promotor de iniciativas en beneficio de la ciudad, era miembro de la  Sociedad Amigos de Valencia  y miembro de la junta directiva nacional de la Sociedad Bolivariana de Venezuela que acordó cubrir su féretro  con la Bandera Nacional. 

El velatorio tiene lugar en la funeraria La Esperanza, en  la avenida Bolívar, frente al Rectorado donde, esta mañana a las 8 serán celebradas las exequias. El cuerpo será cremado en el cementerio  Campos de Paz, en San Joaquín.

Notitarde 23/08/2013 
Indocencias

Ovalles

José Joaquín Burgos


La llamada realidad real es una cosa seria. Bien seria. Sobre todo en el mundo actual, tan saturado de sucesos y que suscitan, motivan y en muchos casos estremecen el llamado interés colectivo. Muchas veces, sin embargo, se producen hechos que son silenciados por la llamada gran prensa y ello obedece al simple interés de sectores comerciales, políticos, sociales o de lo que sea. Y así, el bravo pueblo ni siquiera se entera de cuestiones verdaderamente importantes para su circunstancia vital. Por tal razón, aunque ello nos sitúe en una especie de reino infantil, pensamos que en esta realidad virtual los pajaritos son, de cierto, los grandes comunicadores de siempre. "Me lo dijo un pajarito" tiene hoy más vigencia que hace siglos. A veces, a estos pajaritos se les llama "radio bemba", lo cual también es válido.A mí, por ejemplo, un pajarito me dijo en estos días, con mucha tristeza, que don Luisito Martínez Mainardi murió. Seguramente por mi propio e inesperado malestar de salud no lo supe a tiempo, pero hasta revisé los periódicos y no encontré la noticia. Y me extrañó y dolió, porque don Luis era lo que se dice, "un valenciano a tiempo completo"… que no murió aquí, es un simple decir, porque él dondequiera que se hallara, siempre estaba en Valencia, que el latido de su corazón. Y su ausencia ciertamente deja una herida en la memoria de la ciudad y en su familia.Y otro pajarito me dijo, en un tono apesadumbrado, que quien está muy enfermo y a la vez preocupado es don Luis Ovalles Urriola, guardián vitalicio de la Casa de Páez, uno de los centros más paradigmáticos de la ciudad. No sé si el mismo pajarito fue el que le dio al periodista Alfredo Fermín la misma información, porque él sí la publicó en su columna dominical. Y bien vale la pena que los funcionarios que tengan la autoridad, el poder necesario para resolver el problema de don Luis Ovalles, lo hagan. Él, en verdad, ha entregado su vida al cuidado de esta histórica casa, y merece que ello se tome en cuenta, sobre todo en esta circunstancia, cuando su salud está gravemente afectada y más necesita de la atención del Estado, como institución y de la ciudad como centro vital de su ciudadanía, de su atención y de su trabajo.

Notitarde 15/11/2013 
Guardián por más de 50 años de la Casa Páez

Murió Luis Ovalles Urriola


Valencia, noviembre 14 (Karlenys Vielma Miranda).- A los 68 años falleció el guardián y curador de la casa del General José Antonio Páez, Luis Ovalles Uriiola, en horas de la mañana del jueves en la clínica Guerra Méndez por complicaciones de la diabetes.

Ovalles, quien llevaba más de 50 años como curador de la casa, arribó de pequeño a ese lugar desde su ciudad natal, Yaracuy, donde nació en una hacienda propiedad de la familia.

Al morir su padre, cuando tenía al menos 5 años , su madre, María Indalecia Mendoza Urriola, decidió mudarse a Valencia, y su amiga María Clemencia Camarán, quien era la Secretaria General de la Sociedad Bolivariana de Carabobo, le ofrece La Casa Páez para que viviera junto a su familia.

Cuando cumplió los 18 años Camarán le ofreció el cargo de guardián de La Casa Páez, lo cual lo dispuso La Sociedad Bolivariana de Carabobo, labores por las que recibía como pago 350 bolívares, siendo su primer sueldo en el año 1965.

Sus estudios los realizó en el colegio República de Nicaragua, en Yaracuy; en el Liceo Pedro Gual y en el Martín J. Sanabria en Valencia, teniendo como profesores al Dr. Fabián de Jesús Díaz, al primer cronista de la ciudad Rafael Saturno Guerra Méndez; a la profesora Mercedes y a la profesora María Cristina Jiménez. Fue miembro de la Sociedad Bolivariana de Carabobo fundada en 1960. Participó en una de las primeras Asambleas Nacional Bolivariana en San Felipe en el estado Yaracuy, cuando era presidente de la Asamblea Don José Policarpio Reyes Zumeta

Posteriormente, en el año de 1969 organizó la biblioteca de la Casa del General con todos los libros que estaban en la Universidad de Carabobo (UC), los cuales eran en Francés. Fue la primera biblioteca que se fundó en La Casa Páez en el año de 1937.

También exhibían libros de historia de Venezuela y de literatura venezolana, sirviendo por mucho tiempo como una biblioteca de consulta.

Igualmente hace unos meses, Ovalles entró en una gran depresión, luego de ser desalojado por unos trabajos de fumigación que realizó la Gobernación de Carabobo en la Casa Páez

Ovalles, tuvo una admirable labor en la conservación de la Casa Páez, y como director de la Sociedad Amigos de Valencia y de la Sociedad Bolivariana de Venezuela.

2 comentarios: