Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 24 de noviembre de 2013

Una de las ideas recurrentes en muchas representaciones o en diferentes pabellones de algunos países en esta Bienal de Venecia 2013 fue la idolatría en varias vertientes, simbolizada por determinados mitos o héroes que cada artista expone casi siempre como una especie de sátira o crítica al apasionamiento y la debilidad que surge en el ser humano al caer hipnotizado por estos dioses.

El Carabobeño 24 noviembre 2013

De pabellones y dioses

Una de las ideas recurrentes en muchas representaciones o en diferentes pabellones de algunos países en esta Bienal de Venecia 2013 fue la idolatría en varias vertientes, simbolizada por determinados mitos o héroes que cada artista expone casi siempre como una especie de sátira o crítica al apasionamiento y la debilidad que surge en el ser humano al caer hipnotizado por estos dioses. En el pabellón de Rusia Vadim Zakharov muestra al desnudo el mito de la hija del rey Acrisio, Danaë (sedienta en griego), proponiendo una lectura más moderna. El suelo del pabellón ha sido destripado y se ha hecho un gran agujero cuadrado que permite ver desde lo alto lo que sucede en el piso inferior, donde las mujeres, a las que se presta un paraguas transparente, son rociadas con una lluvia de monedas de oro, procedente de una pirámide colocada en el techo. El mito cuenta que Acrisio, decepcionado por carecer de herederos varones, consultó un oráculo para saber si esto cambiaría. Éste le dijo que sería asesinado por el hijo de su hija. Para que ésta no tuviese hijos, Acrisio la encerró en una torre de bronce, pero Zeus la alcanzó como una lluvia dorada y la dejó embarazada. Poco después nació su hijo Perseo. Son las mujeres no observadoras pasivas sino elemento fundamental de la instalación, cuyo espacio poético deben llenar, las que ponen en marcha el mecanismo que se completa en el piso superior con un proceso de materialización del mito y el agujero usado para observar la lluvia de oro está circundado por reclinatorios de terciopelo rojo donde los hombres están obligados a arrodillarse ante el dios dinero. En el pabellón de Argentina, el artista Nicola Costantino propone una instalación que llamó Rapsodia Inconclusa dedicada a Eva Perón. La exposición se divide en cuatro capítulos. En el primero, una videoinstalación muestra a la artista transformada en Eva, en varios momentos y funciones (distintas caras) desde su intimidad hasta su enfermedad, pasando obviamente por su vida pública. Luego, un dormitorio de época, casi en penumbras, en el que un espejo refleja el cuerpo de Eva arreglándose en el tocador. El tercer capítulo se trata de un espacio cerrado de cristal en el que un vestido mecánico  deambula chocando con las paredes. Finalmente, dos reflectores que evocan una sala quirúrgica, iluminan una mesa de metal llena de hielos en forma de lágrimas. Como epílogo se muestra la frase “Presidenta de la Nación” acompañada de videos que muestran escenas de sus míticos discursos y de la masiva pasión desbordada por el pueblo argentino en su funeral. En el pabellón de Inglaterra, el artista Jeremy Deller construye su obra English Magic, una instalación que refleja los ídolos de la sociedad inglesa en diferentes aspectos de su cultura política, social y económica. La magia de la propuesta de Deller es su manera de narrar diferentes eventos del pasado, del presente y de un imaginario futuro enmarcados en lo contemporáneo pero también en acontecimientos reales. Creó entonces, una especie de pabellón mítico y psicodélico que combina delicadamente la ficción y la realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada