Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 16 de noviembre de 2013

El improvisado que ocupa Miraflores sabe menos de economía que el fallecido ex mandatario (y eso es ya mucho decir); pero por detrás de ambos repta un ingeniero electrónico ítalo-dominicano llamado Jorge Giordani (El Monje), al que irresponsablemente se ha permitido aplicar una distorsionada percepción de la realidad, y sumir al país en un casi total caos económico y social. Hace 20 años, el entonces desconocido ingeniero comunista publicó un pesado mamotreto titulado "Planificación, ideología y Estado: El caso de Venezuela". El bodrio pretendía descalificar la llamada "planificación democrática autogestionaria" del Movimiento al Socialismo (MAS), postulando "la necesidad creciente de una planificación imperativa".Dicho desquisiado venía a Valenca a reunirse con el inefable grupo de "trozkystas" de la UC en el apartamento de soltero en las residencias "Los Sauces" de Edgardo Parra y su hermano. Que lo digan Julio Castllo y Alberto Franceschi entre otros. .

NOTITARDE.

Valencia 13/11/2013 

Los conejillos de Indias


Antonio A. Herrera-Vaillant
Desde hace 14 años, Venezuela es objeto de obsoletos experimentos económicos que producen miseria y desesperanza dondequiera que se aplican. Como ejemplo está la hoy lúgubre Cuba, hundida hace más de medio siglo en sus propias trazas.

El improvisado que ocupa Miraflores sabe menos de economía que el fallecido ex mandatario (y eso es ya mucho decir); pero por detrás de ambos repta un ingeniero electrónico ítalo-dominicano, al que irresponsablemente se ha permitido aplicar una distorsionada percepción de la realidad, y sumir al país en un casi total caos económico y social.
Hace 20 años, el entonces desconocido ingeniero comunista publicó un pesado mamotreto titulado "Planificación, ideología y Estado: El caso de Venezuela". El bodrio pretendía descalificar la llamada "planificación democrática autogestionaria" del Movimiento al Socialismo (MAS), postulando "la necesidad creciente de una planificación imperativa". 
Su utopía era resucitar al imperativo Stalin en medio del colapso del imperio soviético en todo el mundo. Al mismo tiempo, inyectaba descocadas teorías a un joven militar al que impartía clases de economía en la cárcel de Yare, impresionando al entonces rústico soldado con sus poses de supuesta sabiduría.
Repentinamente colocado en posición de mando, el hasta entonces inofensivo charlatán dio rienda suelta a sus delirios, cual arrogante Josef Mengele de la economía venezolana. Mengele fue el siniestro médico Nazi, notorio por sus experimentos en personas vivas, confinadas a campos de concentración. 
Como lo atestigua el General Guaicaipuro Lameda, expresidente de Pdvsa, el desequilibrado "planificador" cínicamente argumenta que "lo primero es mantenerse en el poder... el piso político nos lo da la gente pobre: ellos son los que votan por nosotros, por eso el discurso de la defensa de los pobres. Así que, los pobres tendrán que seguir siendo pobres, los necesitamos así... hay que mantenerlos pobres y con esperanza"... y cierra diciendo que su utopía social requiere tres generaciones: "por lo menos 30 años".
Al faltar el amo que lo sacó del más merecido anonimato, el desquiciado ingeniero del desastre presta un gastado libreto a quienes desesperadamente raspan la olla, mientras la realidad destroza la utopía comunista en medio de improvisación, ineptitud, saqueo, desabastecimiento, inflación, improductividad, insolvencia y anarquía. 
Al final, sus locuras terminarán llevándose por delante a la rapaz pandilla que le permite usar a casi 30 millones de Venezolanos como conejillos de Indias en demenciales experimentos.
aherreravaillant@gmail.com

Notitarde 13/11/2013 .

Crónicas de disidencia


Domingo Bacalao
El esquematismo izquierda-derecha ha empobrecido brutalmente el debate ideológico en Venezuela. La ignorancia y el descuido de las fuentes ha pervertido una discusión donde las verdaderas ausentes son las grandes doctrinas políticas y sociales. El fenómeno se radicaliza por la virulencia vacía de nuevas voces venidas, algunas, de los cuarteles, con la particularidad de no saber distinguir los roles que dicen representar, que debido a los cambios históricos y al progreso de las ideas en el mundo, la izquierda enarbolada por ellos, en todo caso, constituye la nueva derecha autoritaria, atrasada y militarista del siglo XXI. Limpiando de trabas la controversia contribuimos a mejorar el encuentro de las propuestas. Ese es el sentido del presente artículo.
   Nuevamente en Europa se discuten y se analizan las ideas y las propuestas de Emmanuel Mounier , el insigne pensador francés. El humanismo contemporáneo se sigue alimentando y fortaleciendo de su pensamiento siempre vigente. Es esa búsqueda incesante , trascendente, dramática si se quiere, de conquistar la justicia sin sacrificar la libertad. Para un intelectual cristiano la obra y personalidad de Emmanuel Mounier tiene una connotación especial. Hombre de profundas convicciones vivió lo que predicó. En su persona se unen maravillosamente la creación y la acción al servicio de un ideal de redención social y humana. Es uno de los pensadores católicos de avanzada que ha irradiado con mayor intensidad en el mundo entero en el campo político-social .
  La constancia de sus ideas, el impacto de su ideario, la autenticidad de su mensaje, la pureza de sus intenciones y , sobre todo, una vida limpia y trasparente, lo convierten en un autentico maestro .
   Como educador estuvo siempre cerca del ambiente universitario, pero sintió y vivió, total y profundamente, el mundo de los obreros, sus inquietudes, su sufrimiento, esperando siempre su  despertar, como un avance necesario de la justicia. En él encarna de manera ejemplar la famosa frase hegeliana: la verdad de la idea es el acto . Hombre de ideas y de acción, teoría y praxis, o como diría Jean la Croix, pensamiento y acción, fueron en Mounier una constante causalidad recíproca . Lo que lo convierte en un ideólogo con plena vigencia es, pues, la fuerza y autenticidad de su mensaje revolucionario, así como la lección de su propia vida.
   Esta es, igualmente, la razón por la cual el pensamiento de Emmanuel Mounier atrae e impacta a los jóvenes . En la Venezuela actual, desfigurada y lastimada por una crisis profunda de valores y la quiebra de una élite sin rumbos claros ni credibilidad, es una exigencia moral para los cristianos , insertar su reflexión en el caudal histórico de la República, para atenuar un poco , y si es posible vencer, ese pragmatismo devastador que amenaza seriamente la salud del país. 
   La crisis que vivimos amerita una transformación profunda en el orden económico y social y, fundamentalmente, en el orden moral. La crisis es económica, social, política, institucional, pero es también y básicamente, una crisis de proporciones éticas alarmante. La revolución será moral y será económica , como decía Mounier , o no será nada.
   A estas alturas de la falsa prédica revolucionaria, en Venezuela las flaquezas morales siguen siendo la debilidad en la búsqueda de un nuevo orden para la Nación. Las obras completas del pensador galo constituyen la mejor fuente para abordar su pensamiento, siempre fresco y fecundo, lleno de enseñanzas  e intuiciones novedosas, como sus aportes federalistas, de descentralización hasta el ciudadano, conectado con las tesis proudhonianas que ponen barreras de contención al poder autoritario y totalitario del Estado, gozando en la actualidad de una perfecta vigencia. Para este pensador entonces, el federalismo político debe estar sostenido y acompañado por un federalismo económico  que amplíe de manera considerable el proceso descentralizador.                            
   dabacalao@cantv.net  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada