Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Lo esencial del Combate Espiritual:JUICIO PARTICULAR Y JUICIO GENERAL


Tomado del blog EJÉRCITO DE LA LUZ

Lo esencial del Combate Espiritual

viernes, 20 de septiembre de 2013


JUICIO PARTICULAR Y JUICIO GENERAL

 

 Dios ha ido guiando a la humanidad y la ha llevado a una conversión progresiva, a una evolución espiritual progresiva, donde las almas que le han respondido fielmente no solo evolucionaron o progresaron espiritualmente ellas mismas, sino que también lograron un adelanto en provecho de muchos.

 Cada generación va heredando el espíritu de la generación anterior, de ahí que la responsabilidad no sea solo personal, sino que también es general, y de ahí que haya dos juicios, uno personal y otro general.

 En el juicio personal cada alma es juzgada en sí misma, mientras que en el general, cada alma es juzgada en consideración con el conjunto, con el resto de la humanidad, mirando lo que ha dejado para la posteridad, la herencia que ha transmitido.

 Una persona materialmente hablando, puede acumular una fortuna que luego deja como herencia para su posteridad, pero espiritualmente también puede acumular un tesoro que es una herencia de Vida Eterna para la posteridad.

 El Tesoro o fortuna espiritual por supuesto Que Es Dios mismo, una persona que renuncia a sí para aceptar a Dios, para aceptar Su Voluntad y colaborar en Que se Haga-Reine-Triunfe, adquiere un tesoro que puede transmitir a generaciones posteriores, recibe a Dios y lo deja a Él en el mundo para bien de muchos.

 En juicio particular tal persona es Salvada, y en el general colabora en la Salvación de muchos, debido a que trae al Señor para bien de muchos.

 Considerar que el juicio en Dios no es condenatorio como estamos acostumbrados a ver el juicio en el mundo, en Dios el juicio Es Absolutorio, lo que significa que El Juicio de Dios Es la Salvación de Dios. Esto es así porque la condena ya pesa sobre toda la humanidad y es el efecto del pecado original.

Es juzgado o Salvado por Dios aquel que renuncia a su voluntad propia para aceptar la Voluntad de Dios y para colaborar en Que Se Haga-Reine-triunfe en su vida, y para bien de muchos. El que decide renunciar a Su Voluntad, es como Abrahán, deja su tierra y antepasados para comenzar una vida nueva en Presencia de Dios.

 Que deje la tierra significa que deja su voluntad propia, abandona su juicio para aceptar El Juicio de Dios, la Revelación de Su Voluntad que es donde se realiza El Juicio de Dios.

 El alma que busca y acepta la Voluntad de Dios, que colabora de esta manera en Su Revelación, que es también Su Venida-Vuelta y Su Presencia Viva en y entre nosotros, Es Salvada por Dios.

 El juicio de Dios se realiza en la Revelación de Su Voluntad, por ello el alma que impide o que no la Revelación de la Voluntad Divina, se queda con la herencia de muerte, pesa sobre ella la sentencia original, se queda con el Dios de la condena, y eso es así porque no remedia lo que causa la condena.

 Lo que causa la condena es la rebeldía contra Dios que es la que provoca la separación de Él aun cuando se hable de Él o sobre Él e incluso aun cuando se hable a Él, porque lo importante no es que Dios nos escuche, sino que nosotros lo escuchemos.

 El alma que continua siendo rebelde, que hace algo y dice que ama a Dios por ello, en el fondo sigue siendo rebelde, entonces, continúa estando separada de Dios, hundida en sí y sumida en la muerte eterna, sigue estando con el Dios que condena, lo que sería como decir que queda con la sentencia de primera instancia.

 El alma que busca la Voluntad de Dios y que se esfuerza por seguirla y obedecerlo a Él en Ella, entra en El Camino de la Salvación, porque recibe al Salvador, al Enviado de Dios, al Señor, a Su Hijo.

 El alma que no busca la Revelación de la Voluntad de Dios, continúa sujeta por elección y voluntad propia, a la herencia de muerte, es rebelde a Dios, queda sin Dios, incluso mientras hable de Él todo el tiempo.

 La única manera de salir de la herencia de muerte es abandonando lo que provoca muerte, o sea, la rebeldía, y abandonamos la rebeldía cuando comenzamos a obedecer, y obedecemos cuando prestamos atención, buscamos la Voluntad de Dios y colaboramos en Que Se Haga-Reine-Triunfe en nuestra vida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada