Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Fedecámaras Carabobo y la Cámara de Comercio de Valencia alertan sobre las consecuencias de la actuación del Ejecutivo Nacional sobre el sector comercio...Abarrotadas calles del centro de Valencia Siguen las colas en Traki, EPA y otros comercios

Desayuno en la Redacción
Notitarde 17/11/2013
Fedecámaras Carabobo y la Cámara de Comercio de Valencia alertan sobre las consecuencias de la actuación del Ejecutivo Nacional sobre el sector comercio

Intervenciones del Gobierno traerán para 2014 más inflación, escasez y desempleo


Silmari Rivas Rubin/ Francisco Briceño
Más inflación, desempleo y escasez  para el próximo año serán las consecuencias de las recientes acciones del Gobierno sobre el sector comercial, que no son medidas económicas, sino acciones administrativas para mantener un mayor control, con la idea de que con decretos se resolverán los problemas económicos del país.
Damiano Del Vescovo, presidente de Fedecámaras Carabobo, alerta que la nueva arremetida gubernamental va a traer una reacción en cadena: En la medida en que los comercios cierren porque no tienen reposición de mercancía, se afectará a la industria, a la producción en general, y se incrementará el desempleo.
Del Vescovo fue invitado de esta semana para el Desayuno en la Redacción, que tradicionalmente publica Notitarde cada domingo. El Presidente de Fedecámaras Carabobo compartió tribuna con Guillermo Manosalva, primer vicepresidente de la Cámara de Comercio de Valencia, quien también respondió a la invitación hecha por este tabloide.
Por esta casa editorial estuvieron en la mesa Ricardo José Degwitz, presidente de la junta directiva; Laurentzi Odriozola Echegaray, director del periódico; Margarita Jiménez Márquez y Daniel Federico Degwitz, miembros de la junta directiva; el reportero gráfico Raúl Galindo y los periodistas Francisco Briceño, editor de ciudad, y Silmari Rivas Rubin, quien suscribe este trabajo. 
"Si esta situación se mantiene, nosotros vamos para un 2014 con una inflación mucho mayor, más escasez y -por supuesto- desempleo. El Gobierno no va a tener la capacidad suficiente para mantener unos niveles de consumo, a no ser que siga con la máquina de hacer bolívares prendida", alertó Del Vescovo, al tiempo que no descartó que se genere además un mercado negro, porque habrá quien salga a vender lo que ha adquirido ahora con precios rebajados en las tiendas de electrodomésticos. 
"Esta situación igualmente hay que verla desde el punto de vista sociológico, desde el comportamiento de la gente. Todo control excesivo genera un mercado negro. Así pasó con los productos alimenticios, con los vehículos, y ahora va a pasar con los electrodomésticos. Cuando se distorsiona la economía, se convierte en informal".
Explicó que lo aplicado por el Ejecutivo Nacional no son ningunas medidas económicas, sino acciones administrativas: "Aquí no se están tocando las tasas de intereses, la liquidez, el control de cambio, nada de eso. Son acciones administrativas para mantener un mayor control, pensando que con decreto se van a resolver los problemas". 
El Gobierno aprovecha el momento político
Asimismo, dijo que las autoridades del Gobierno indiscutiblemente aprovechan el momento electoral, sobre todo para desviar la atención de la población ante la escasez de productos de la cesta básica, pero el problema será peor después de las elecciones, por las consecuencias de sus acciones. 
"Hay una situación delicada porque los inventarios que estaban programados para noviembre-diciembre ya se comienzan a agotar y difícilmente los comerciantes puedan reponer esa mercancía, ya que los están obligando a vender por debajo de sus costos operativos", advirtió.
Para el Presidente de Fedecámaras Carabobo, la base de la situación es ideológica, indudablemente. "El problema de fondo es que se está haciendo política con la economía y no hay una política económica que defina un desarrollo, básicamente se aplica un esquema ideológico de planificación centralizada donde el Gobierno pretende conocer todo y va entonces a calcular la demanda y planificar el consumo".
De manera que -siguió- supone que en el socialismo se va a vivir mejor, cosa que se ha demostrado durante la historia que no es así. Esto va a tener un costo político porque se están creando unas expectativas en la población que ya comienzan a hacerse aguas, la gente está haciendo colas de dos, tres días y cuando llega se encuentra con un televisor en 5 mil bolívares; pero ése no es el problema, el asunto es que una persona de salario mínimo no puede comprar un televisor de 5 mil bolívares. 
En cambio -continuó-, lo que busca el empresariado, lo que busca la libre iniciativa, es que todas las personas puedan adquirir un televisor acorde a su sueldo. 
A propósito recordó que "hay una realidad: El precio justo no existe". Al mismo tiempo, refirió que se trata de un segundo intento de querer controlar la economía, pues el presidente Chávez quiso hacerlo en 2008. "No se quiere entender que el precio justo no existe, el precio lo determina el valor que tiene la persona con el bien que va a adquirir. No se quiere entender porque estamos ante un esquema dogmático, ideológico, en el que la economía tiene que ser planificada". 
Del Vescovo apuntó, asimismo, que el trabajador es una víctima importante de toda esta manera de actuar del Gobierno. En ese sentido, insistió en que si los comercios no reponen mercancía, aguas arriba, la pequeña y la mediana industrias resultarán perjudicadas porque nadie va a producir por debajo del costo. "Aquí están en peligro ahorita muchos empleos", lamentó. 
Exige el debido proceso para empresarios y comerciantes
Fedecámaras Carabobo brinda todo su apoyo y solidaridad a los comerciantes honestos y exige el debido proceso por parte del Gobierno: "No puede un poder del Estado (en este caso el Ejecutivo) erigirse en fiscal, juez, parte y también verdugo. Eso rompe con todos los derechos democráticos y civiles", dijo Del Vescovo.
Criticó que dueños de empresas y grandes comerciantes sean sometidos al escarnio público: "Se les acusa públicamente de ladrones, con fotografías, en cadenas nacionales".
De igual modo, dejó claro una vez más que Fedecámaras no está en búsqueda del poder ni en busca de tumbar el Gobierno, sino en influir en políticas públicas que permitan el desarrollo económico de Venezuela. En ese sentido, la institución insiste en su solicitud de diálogo con el Ejecutivo, bajo condiciones de reconocimiento mutuo, respeto y honestidad. 
El llamado desde Fedecámaras, insistió, es a garantizar el debido proceso a todos los empresarios: No se puede someter al escarnio público. La institución llama al Gobierno al diálogo con  reconocimiento mutuo, respeto y transparencia; si no se dan estas condiciones, no podría ser.
Recordó que entre las propuestas de Fedecámaras está la despenalización de la Ley de Ilícitos Cambiarios: "Tiene que abrirse una válvula de escape hacia el tema de la economía, ya vimos que el Sicad fracasó, porque eso no es ninguna subasta. La única manera de acabar con el mercado negro es que se legalice un juego de oferta y demanda de un dólar libre. Se puede dejar Cadivi para ciertos renglones".
Del Vescovo manifestó que Fedecámaras no puede justificar que algunos comerciantes y empresarios hayan adquirido dólares en un mercado distinto a Cadivi, por tratarse de un delito, según la Ley, injusta o no; no obstante, sostuvo que muchas de las empresas que, se dice, no reciben dólares es porque el Gobierno no liquida la suficiente cantidad de divisas. 
En lo que respecta a las pretensiones de establecer un porcentaje de ganancia a los comerciantes,  lo considera un maniqueísmo peligroso del Ejecutivo cuando se preguntó: "Habiendo tanta necesidad en el mundo, en África, en los países latinoamericanos, ¿por qué Pdvsa no vende el petróleo a costo de producción más un 30%?".  Producir un barril de petróleo -refirió- cuesta 10 dólares y lo vende a 100 dólares. 
De manera que -cuestionó- la ley de la oferta y la demanda sí vale para los demás, igual que los bonos, igual que la unidad tributaria. ¡Es un maniqueísmo del Gobierno! Además, hay algo que tampoco se está tomando en cuenta: El valor de reposición. 
Los precios se mueven -explicó- porque la política monetaria del Gobierno es incoherente, porque los comerciantes no saben si recibirán dólares de Cadivi o Sicad, no saben cómo ni dónde encontrarán su mercancía. "¡Ésas son las razones por las cuales se mueven los precios!".
Ahora -indicó- el Ejecutivo atacó a los grandes comerciantes y con ello puso un fusil en el pecho a los pequeños, que no tienen otra opción que bajar sus precios. 
"La ganancia de una empresa la determinan su competitividad, su eficacia y su eficiencia. Si una empresa puede tener un margen superior al 50%, pero no es eficiente, igualmente perderá", refirió.
Recordó que en los años 80 se vivió una experiencia con el congelamiento de los precios, que en la práctica es lo mismo que pretende hacer el presidente Nicolás Maduro, y al final cuando terminó el mandato de Lusinchi, Carlos Andrés Pérez tomó una serie de medidas para poder nivelar y todavía padecemos las consecuencias.
"Cuando se crea este tipo de mecanismos se crea más desempleo porque se desestimula la inversión", alertó.
El desabastecimiento por parte del Ejecutivo
Del Vescovo presentó un material informativo que preparó Fedecámaras con ayuda de Conindustria a través del cual detalla a la población las razones por las cuales existe desabastecimiento. Al respecto, aseguró que el sector privado hace lo que tiene que hacer, que no existe acaparamiento porque, primero, no se puede acaparar lo que no existe.
"Evidentemente la producción ha bajado y a través del Sistema Integral de Control Alimenticio (Sica) el Gobierno sabe exactamente dónde está la materia prima, cuándo se produce y cuándo llega, fiscaliza la producción, autoriza el traslado de la mercancía terminada a los depósitos y supervisa la distribución desde los depósitos a los supermercados, abastos y bodegas".
En lo que respecta a producción, afirmó que el Gobierno tiene una responsabilidad muy grande: Tiene 18 instalaciones para la elaboración de harina precocida de maíz, que representan el 42% de la capacidad instalada de producción; y sin embargo, el resto es sustentada por tres empresas privadas que -evidentemente- no podrán satisfacer toda la demanda.
En el renglón de arroz -citó- el Estado tiene 14 instalaciones, el 40% de la capacidad instalada de procesamiento; pero, después de ser exportadores, ahora importamos el 21% del producto. De los 16 centrales azucareros del país, el Gobierno tiene 10 (38% de la producción) y no hay azúcar. El Estado tiene el 80% de la capacidad instalada de producción de café, pero importa el 46% del café que consumen los venezolanos.
El Gobierno -indicó- tiene el 28% de la producción, pero se importa el 55% del consumo. "El Estado tiene la licencia exclusiva de importación de leche en polvo. ¿Entonces, por qué no hay leche en polvo?". 
De igual modo, señaló que además de ser dueño de la materia prima, el Gobierno tiene 44 marcas de los productos de primera necesidad, las cuales no se ven en ninguna parte, ni siquiera en los Mercal.
Subrayó que para 2008 el Gobierno estaba importando el 8% de los productos de primera necesidad; ahora, al tercer trimestre de 2013 estaba por el 45%. "Esto congestiona los puertos, la movilidad, aparte de que genera todos los mecanismos de corrupción que conocemos". Con relación a ello, igualmente señaló que el consumo de divisas por parte del Ejecutivo es muy alto.
"A todas luces, la estructura del modelo económico ha fracasado, no da más. El gasto excesivo del Estado se consume todo lo que consigue y encima busca endeudamiento. Eso se podía mantener en los primeros años del régimen porque había un diferencial muy grande, cuando se agarró a 8 dólares el precio del petróleo y enseguida se subió 60, 70, 80. 100 y 120 dólares".
Libertad para producir
Por su parte, Guillermo Manosalva, primer vicepresidente de la Cámara de Comercio de Valencia, sostuvo que Venezuela va hacia un nuevo modelo de desarrollo económico, distinto al tradicionalmente conocido, pero el Gobierno no lo podrá establecer porque aquí se necesita libertad para producir. "Aquí no estamos produciendo, tenemos un 80% de importaciones, nosotros necesitamos producir". 
Enfatizó que el Ejecutivo busca el control absoluto del mercado. "Es un problema de poder: Mientras tú tienes poder económico eres enemigo del Gobierno". 
Aseguró que el Ejecutivo ataca el comercio porque es la vitrina y principalmente el de electrodomésticos porque aquí, en Venezuela, no se produce nada de esta área. "Las políticas económicas del Gobierno fueron eliminando prácticamente todas las empresas de fabricación de línea blanca y línea marrón".
No obstante, resulta extraño -para Manosalva- que el Gobierno ataque ahora comercializadoras como Daka, que resultaron beneficiadas en 2002 cuando autorizó a iraníes y árabes a instalar empresas ensambladoras de electrodomésticos en Venezuela y además los favoreció con 400 millones de dólares para que arrancaran. 
Dijo que el Gobierno se está metiendo con una ferretería importante donde no ha encontrado ninguna irregularidad; sin embargo, la está obligando a bajar sus precios para complacer una ideología. En ese sentido, no descartó que la arremetida del Ejecutivo contra el sector comercio sea una cortina de humo para tratar de tapar el desabastecimiento de productos alimenticios en un momento electoral, que le podría costar votos.
Refirió que para que el país salga de la actual crisis política, social y económica se requiere un diálogo sincero donde se convienen los intereses de los poderes político y económico, sin dejar de tomar en cuenta la parte social como elemento fundamental para lograr el desarrollo de la calidad de vida de los venezolanos.
Considera necesario que haya sinergia entre la política social y la política económica para que Venezuela se encamine a una reformulada economía social de mercado,  cuyo fin sea el progreso para la sociedad. Para lograr este objetivo -dijo- debe existir concertación entre todos los actores principales de la sociedad y de las instituciones públicas y privadas, para la creación de un círculo virtuoso que eleve los niveles de: ahorro, inversión, competitividad, crecimiento, empleo, valores humanos y confianza en las relaciones mutuas. 
El Estado -señaló- debe crear un adecuado ambiente legal para la economía y mantener un nivel saludable de competitividad a través de medidas que conecten los principios del libre mercado con los deseos del consumidor.
Ventana
"No se puede acaparar lo que no hay"
En los últimos meses, el discurso gubernamental -en torno a la falta de rubros en el mercado- se ha vuelto un ataque directo al sector privado, pero Damiano Del Vescovo y Guillermo Manosalva, conocen bien la realidad de todas las empresas del país, incluyendo las del Estado.
Harina de maíz precocida: El Gobierno Nacional tiene el 42% de la capacidad instalada con 18 empresas, cuyos productos difícilmente se ven en el mercado: Demaseca, Monaca (Araure, Acarigua, Calabozo y Bolívar), Proareña, Pronutricos, La Paragua, La Veguita, Bravo Cacique, Guanare II, Guacharamas, Zamora Vive, Achaguas, La Colonia, Francisco De Miranda, Socopó y Juana La Avanzadora. Además importa el 40% del maíz blanco que se consume en el país.
Arroz: 40% de la participación en el mercado corresponde al Estado, que además importa el 21% de lo que se consume en el país. Cuentan con 14 instalaciones: Monaca, Industrias Payara, Inversiones Prain (Piritu I), Antigua Cargill, UPS (Agua Blanca, Alba María de Los Ángeles y  William Lara),  Pdvsa Agrícola, Reunellez, Arrocera Barinas y Venarroz (Calabozo, Molinera, III y Apissa).
Azúcar: 38% de la capacidad instalada está en manos del Estado y el 43% del consumo nacional es importado. El Gobierno tiene 10 instalaciones, a saber: Santa Elena, Santa Clara, Central Venezuela, Pio Tamayo, Cazta, Guanare, Cumanacoa, Motatán, Ezequiel Zamora y Cariaco.
Café: 80% de la capacidad instalada la tiene el Gobierno Nacional y a pesar de ello, importan el 46% de lo que se consume en Venezuela. En total, controlan 10 instalaciones: Fama de América (La Yaguara y Valencia), Empresa Nacional del Café (Café Madrid), Café Venezuela UPS Tomás Montilla, Café Venezuela, Café Venezuela Upss Argimiro Gabaldón, Café Venezuela Guapa, Café Venezuela Nicolás Hurtado II, Café Venezuela UPS Teresita Heredia y Cafea.
Aceites y grasas: El Gobierno controla 26% del mercado con: Industrias Diana, Indugram, Caica, Productos la Fina y Palmera Diana del Lago.
Leche: 28% de la participación del mercado está en manos del Ejecutivo Nacional, que importa 55% del consumo nacional. Las empresas que manejan para este rubro son Enlandes y CVA Lácteos.
En cuanto a las marcas del Gobierno Nacional, es decir, los productos que el venezolano debería conseguir en los anaqueles, están: Harina Precocida de Maíz Juana, Casa, Demasa, Ricamasa, Doña Rosa, Aro y Venezuela Socialista; margarina La Estancia y Líder; helados Coppelia; condimentos La Comadre; pollos Del Alba; quesos Lácteos Del Alba y Familia; atún Mr. Tuna; pepitonas La Gaviota; sardinas La Gaviota; yogurt Los Andes; granos empaquetados Venezuela Socialista;  gelatina Los Andes y azúcar Casa. 
Asimismo, tienen arroz Casa y Venezuela Socialista; agua Montaña Alta y Fanb; pasta Casa y Robin Hood; mayonesa Diana; salsa de tomate Los Andes y Venezuela Socialista; leche Los Andes, Casa, Ella y Perijanera; jugos Los Andes; café Fama de América, Venezuela, Madrid, El Peñón y Aroma, y harina de trigo Robin Hood y Casa. 
En este sentido, Del Vescovo explica que el Gobierno cuenta con un Sistema Integral de Control Alimenticio (Sica) que controla desde los inventarios hasta la distribución. "El Gobierno sabe cuando un alimento sale de un almacén y a qué supermercado llega" ya que esto debe hacerse bajo la autorización del Estado.
"No se puede acaparar lo que no hay", expresa Damiano Del Vescovo tras reflexionar en cuanto a que, si las empresas del Estado no producen, los consumidores agotan los inventarios de las empresas privadas que, afirma, trabajan actualmente al 100% de su capacidad.
Notitarde 16/11/2013 
Abarrotadas calles del centro de Valencia

Siguen las colas en Traki, EPA y otros comercios


Ketherine Ledo/Angela León Moyetones
Valencia, 16 noviembre 2013.- Las colas en las afueras de las tiendas de ropa como Traki y en la cadena de Ferreterías EPA continuaron este sábado durante todo el día en distintas zonas del estado Carabobo, como resultado de las medidas económicas y fiscalizaciones que está efectuando personal del Gobierno.

Cientos de personas, quizá miles, hacían cola, algunas desde la noche del viernes, en el estacionamiento del Centro Comercial Metrópolis Valencia para poder ingresar a Traki. El lugar es custodiado por funcionarios de la Guardia del Pueblo, quienes se encargan de dirigir a las personas y de evitar cualquier desorden o incidente en las colas.

En EPA del Big Low, Naguanagua y Michelena las personas estaban formadas en filas desde tempranas horas de la madrugada de ayer, esperando ingresar a la tienda para aprovechar el descuento de 30 por ciento que se ofrece a los clientes.

Aunque el personal de estas tiendas no está autorizado a declarar, se conoció que las personas podían ingresar a las mismas en grupos de 20 o 30 y que lo que más se llevan son artículos de línea blanca como neveras, cocinas y aires acondicionados, así como herramientas.

Otras tiendas donde también se pudo observar gran cantidad de personas haciendo cola para aprovechar los descuentos fueron Acapulco, Exotic y Adidas de Metrópolis. En Sambil la situación y la cantidad de personas estuvo un poco más calmada.

Valencianos abarrotan calles del centro

Totalmente abarrotadas lucieron este sábado, las principales calles del centro de Valencia donde una gran cantidad de personas recorrió las vías para realizar sus compras navideñas, mientras que otras solo se limitaban a comparar precios entre las diferentes tiendas que se encuentran en el lugar.

Y es que, a pesar de que tanto el boulevard Constitución y calles como la Urdaneta, Comercio y Páez albergaban una masiva asistencia de personas, los comerciantes explicaron que la mayoría de los visitantes “solo entran, preguntan por los precios y se van sin comprar”, dijo Maylen Urbano, encargada de uno de los establecimientos.

Asimismo, se conoció que entre la mercancía más vendida durante las últimas semanas están los electrodomésticos, ropa, artículos navideños y calzado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada