Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 30 de agosto de 2014

Sus imitaciones y chistes hacen reír a carcajadas a millones de personas. Su nombre es sinónimo de alegría desde hace más de tres décadas. Pero por estos días en el rostro de Emilio Lovera lo que se ve es una seriedad que sorprende.

29 agosto 2014

Emilio Lovera: Cada vez es más difícil hacer humor en Venezuela

Es crítico del gobierno en sus presentaciones. (Foto AP)
AP
Sus imitaciones y chistes hacen reír a carcajadas a millones de personas. Su nombre es sinónimo de alegría desde hace más de tres décadas. Pero por estos días en el rostro de Emilio Lovera lo que se ve es una seriedad que sorprende.
El comediante asegura que cada vez le resulta más difícil hacer humor en su Venezuela natal. Y aunque los chistes ya no le fluyen a borbotones, está empecinado: va a seguir hablando, va a continuar con sus tiras satíricas, aun cuando tenga que esperar algo de tiempo para poder arrancar risas de experiencias que para algunos sectores de la población resultan dolorosas.
“Cada vez es más difícil sacar humor de esas situaciones, pero siempre hay, y me imagino que nosotros hemos agudizado un poco el sentido para encontrar risas de ahí”, expresó el popular humorista de “Radio Rochela” y la serie animada “La isla presidencial” en una reciente entrevista con The Associated Press.
“Lo que hemos hecho últimamente es dejar pasar el tiempo antes de contar chistes de algo, porque son cosas tan desagradables que duelen durante un tiempo. Sólo a la distancia se ven indoloras”, añadió.
Lovera, de 52 años, ha hecho las voces del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez y el actual mandatario Nicolás Maduro en la tira satírica de dibujos animados “La isla presidencial”, que puede verse por Internet.
Aunque sus programas de radio y televisión no han tenido un tinte político, sí es crítico del gobierno en sus presentaciones en vivo y en “La isla presidencial”, donde incorpora temas de actualidad y emplea la táctica del humor negro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada