Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 24 de agosto de 2014

La Llovizna y Los Maestros de 1964...Cincuenta años de una tragedia que marcó a Venezuela

El Carabobeño 23 agosto 2014

Cincuenta años de una tragedia que marcó a Venezuela

Daza acentuó la lucha gremial por lograr una mejor educación en Venezuela. (Foto Eduardo Valencia)
Alfredo Fermín
Hace 50 años, Venezuela se estremeció con la tragedia ocurrida en el salto de La Llovizna en la que murieron ahogados 40 educadores, que cayeron al río Caroní durante una excursión a la exuberante región de Guayana.
Las víctimas formaban parte de una delegación de más de 400 educadores, de todo el país, que celebraban la XIX convención nacional de la Federación Venezolana de Maestros, reunida en la sala Cuyuni de la Siderúrgica de Matanzas, estado Bolívar. Aquél domingo los dirigentes magisteriales atendieron una invitación del Concejo Municipal del Distrito San Félix que organizó, en honor de ellos, una fiesta en una de las islas que formaba el río Caroní.
Para llegar al paradisíaco lugar era necesario atravesar un puente colgante de madera de 22 metros de longitud y 1,20 de ancho, con travesaños pegados sobre hierros cimbreantes por el peso de la estructura, que se supone pesaba más de dos mil kilos. La plataforma estaba sujeta de las guayas por tensores de los llamados perros, que tenían una longitud de 80 centímetros. El espacio entre el piso y la guaya quedaba al vacío. En cada punta, el puente tenía una armadura de tubos soldados que cedieron por exceso de peso, describió el periodista Víctor Manuel Reinoso en una edición especial de la revista Elite.
Los entusiastas excursionistas, impresionados por la belleza de los torrentes de agua y la exuberante vegetación, llenaron el puente y se detuvieron para tomar fotos, cuando de repente es escuchó un estrepitoso ruido de crujidos .
Un testigo presencial afirmó que al río, de 20 metros de ancho con aguas que se desplazaban a cien kilómetros por hora, los cuerpos caían, se sumergían y sacaban la cabeza y los brazos, tratando de aferrarse a cualquier cosa que pudieran. Todo fue más rápido de lo que cualquiera puede imaginar.
La noticia paralizó al país, mientras las estaciones de radio y televisión informaban de las actividades de la Comisión Unica de Rescate que pudo salvar a una gran cantidad de personas que había logrado asirse a una raíz o pegarse a las rocas. Bomberos y voluntarios pudieron trasladar a tierra a 150 educadores que habían quedado aislados y miraban la tragedia desde pequeños islotes.
Tres días de duelo decretó el Gobierno nacional, presido por Raúl Leoni, de cuya esposa Menca Fernández de Leoni, murió su sobrina Irene Fernández,secretaria.
De la delegación del estado Carabobo fallecieron los maestros Teresita Rosales,Teresita Coronel, Consuelo Chacín, Simón Andrés Peña, Inés Nuñez Gil y Nélida Nuñez Gil.
Carmen Daza de González, quien acaba de cumplir 94 años y presidió la delegación de Carabobo, como representante de la Federación Venezolana de Maestros,seccional, recuerda que, aquella tragedia la marcó para siempre y la estimuló en su lucha por lograr una mejor educación, en el país, y las justas reivindicaciones del magisterio impulsadas por Luis Beltrán Prieto Figueroa y Mercedes Fermín. Ambos educadores presidieron la convención y se salvaron milagrosamente.
Rubén Ostos, de la delegación carabobeña, fue salvado por el joven educador Antonio Ignacio Rivas, de Mérida, quien lo rescató luego de haberse sostenido de una guaya durante más de una hora.
Ostos se dedicó, después, al ejercicio del Derecho y fue juez superior del estado Carabobo. Consultado sobre esta tragedia se excusó por no hacer comentarios. ”La historia está escrita en la prensa de la época, pero aquello fue tan traumático que no quiero revivir esos momentos”, dijo.
Esta mañana, a las 10, en el Cementerio Municipal de Valencia, la Federación Venezolana tendrá un acto especial en memoria de las víctimas de la tragedia. Habrá una ofrenda floral y palabras de de Manueo Vicente Primera, Félix Ynnnis, Eliott España, RafaelGozzo y Elio Durán, sobreviiente de La Llovizna.
Puente colgante de 1964

La Llovizna y Los Maestros de 1964

Ciudad GuayanaVenezuela — sábado, 6 de noviembre de 2010
Cuando Edelca creó el Parque La Llovizna, tenía dos puentes colgantes grandes. el primero a la entrada y el segundo para pasar el salto más impresionante.,para recibir su mojada.

El Primero de los puentes colgante, que se cayó en 1964, causando la tragedia donde fallecieron varias personas que vinieron para la convención de la Federación Venezolana de Maestros Estaba construido sobre 4 cables de acero, fijados en bases de concreto no se rompió ningún cable, sino que se desprendió una de las bases, haciendo que girara y luego se desprendió el resto La mayoría de los fallecidos quedaron atrapados debajo del puente, dentro del agua.

Dicen que la falla no fue del puente, mas la falta de prudencia, se hizo presente, pues cuentan que venían alegres de celebrar su almuerzo de la Federación se bajaron instantáneamente de las autobuses como encantados y maravillados por la naturaleza, sin pensarlo fueron directamente al puente colgante, les pareció gracioso que las maestras se asustaran con el balanceo del puente . La estructura estaba conformada por tablones de madera gruesa y guayas de acero que se expandían por los siete metros de largo más el metro y medio de ancho que tendría,Los guarda-parques les pidieron que se bajaran, pero no hicieron caso, con el fatal desenlace que todos conocemos el puente se rompió en segundos. Solo sobrevivió don Beltrán Prieto Figueroa, quien mas tarde se convirtiera en uno de los mas ilustres intelectuales del país, quien falleció hace mucho tiempo después, dejando un gra n legado de educaciòn.

Después de que el Parque estuvo cerrado al público por dos años, fue reabierto con el Puente actual de concreto y acero El segundo puente colgante, finalmente también fue reemplazado por el actual, pintado de verde, construido sobre dos vigas. Lo montaron dos metros más alto y el efecto de la llovizna del salto es menor ya han desarrollado totalmente el Parque y están planeando unirlo con el Parque Loefling, ubicado en la otra ribera del Caroní, para lo cual han solicitado el puente viejo sobre el Cuyuní, en El Dorado. Es una belleza trabajada en hierro forjado y dicen que lo construyó Gustavo Eiffel, el mismo de la famosa torre de Paris, colocado originalmente sobre el Río Apure en la época del Benemérito J.V. Gómez .

Años atrás podíamos ver una placa grande, apostada en una piedra gigantesca, con una inscripción que decía así: “LOS MAESTROS CAIDOS EN EL CARONI SON CUOTA DE VIDA PAGADA AL PROGRESO DE VENEZUELA” - Homenaje de la FAM. - 23 / 08 / 1964 - 23 / 08 / 1965 (aniversario)”. dicen que un día la bajaron para hacerle mantenimiento por el mal estado en el que se encontraba, desaparecería sin dejar rastro,, otros opinan que los amigos de lo ajeno la tomarón prestada para fundirla, ya que estaba construida de puro aluminio .…..

Ahora la historia de los maestros caídos en el Caroní pareciera un cuento lejano, una reflexión postrada en espera de un reconocimiento o una sencilla palabra de aliento. Solo quedó latente el recuerdo de un puente colgante de madera en una ciudad nacida al calor del hierro.

1 comentario: