Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 29 de agosto de 2014

El Gobierno para cada problema del país tiene una excusa y un show televisivo. Pero cada vez es mayor el desagrado en la población por esta "estrategia comunicacional" sistemática que mantienen quienes están en el poder.

La manipulación

TOMÁS GUANIPA |  EL UNIVERSAL
martes 26 de agosto de 2014  12:00 AM
El Gobierno para cada problema del país tiene una excusa y un show televisivo. Pero cada vez es mayor el desagrado en la población por esta "estrategia comunicacional" sistemática que mantienen quienes están en el poder.

La crisis generalizada está golpeando muy duro a los venezolanos y ya la demagogia no funciona para cambiar la percepción que tienen los venezolanos de la cotidianidad que afrontamos a diario. Hace unos día vi en un noticiero a una señora humilde afirmando que era una "burla" decir que los empresarios no quieren vender sus productos para desestabilizar; después leí sobre unos conductores en el interior del país que le exigían al Gobierno dar los dólares a las casas de repuestos para que pudieran llegar las piezas que necesitan sus unidades para trabajar.   

Por ejemplo, la gente que trabaja el campo en los llanos está clarísima que las siembras están paradas porque Agropatria (antigua Agroisleña) no funciona, por tanto ellos no se comen el cuento de la supuesta guerra económica. Los familiares de las víctimas de homicidio y secuestro, que es el pan de cada día en ciudades como Caracas y Maracaibo, se sienten ofendidos cada vez que sale el ministro Rodríguez Torres a decir que las cifras de inseguridad se han reducido en proporciones importantes. Quienes ejercen el poder deben entender que por el hecho de que dejen de afrontar los problemas, éstos no se van a resolver. 

Lo más grave es que el Gobierno no tiene cómo dar respuestas a muchos de los problemas que vivimos, porque ya no tiene los recursos, ni el piso político para generar los cambios necesarios. Es evidente el fracaso del modelo que impusieron, tienen a la gente pasando trabajo como pocas veces había ocurrido; ya está más que demostrado por diversas investigaciones  que los índices de pobreza y condiciones sociales que hoy tenemos, son peores a las de 1998.

En estos días la defensora del Pueblo declaraba que le parecía exagerado decretar una emergencia humanitaria en materia de salud; qué pueden pensar de ella los pacientes renales que hace pocos días protestaban en Puerto Ordaz porque no había insumos para las diálisis, o las personas con VIH que no encuentran retrovirales para sus tratamientos, o los pacientes oncológicos de Caracas, por citar algunos casos. En Venezuela hay 350 mil intervenciones quirúrgicas paradas por falta de insumos. 

Según encuestas, el 80% del país responsabiliza al Gobierno por la crisis económica, pero parece que hay una intención deliberada de no escuchar a la gente. Todos los días demuestran más que la prioridad es mantenerse en el poder para  defender sus privilegios; hay una visible desconexión con la gente y sus necesidades, y eso es una olla de presión que no se contiene con manipulaciones.

@tomasguanipa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada