Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

martes, 26 de agosto de 2014

El nuevo Superintendente de precios, camarada Andrés Eloy Martínez, anunció recientemente que antes del 31 de diciembre será implementado un sistema biométrico en las redes públicas y privadas de ventas de alimentos, es decir, en todos los supermercados también se dice que Locatel y Farmatodo

Notitarde 24/08/2014 
Quantum económico

Compras biométricas…


Domingo Sifontes
El nuevo Superintendente de precios, camarada Andrés Eloy Martínez, anunció recientemente que antes del 31 de diciembre será implementado un sistema biométrico en las redes públicas y privadas de ventas de alimentos, es decir, en todos los supermercados. Esto con el objetivo de "mejorar la distribución de alimentos". Es importante destacar que esta medida fue ratificada por el presidente Nicolás Maduro.
Una afirmación como la anterior significa reconocer que existe un problema con el abastecimiento de los alimentos, algo que hasta hace poco tiempo no era fácil que el gobierno aceptara, sin embargo, quieren relacionar esa idea con el contrabando y las colas que se hacen en los supermercados. Sin tomar en cuenta que en este país se hace cola para todo: en la farmacia, en la panadería, en la venta de repuestos por mencionar tres ejemplos y que adicionalmente existe una industria del contrabando de la gasolina y no hay escasez de ese producto.
Afirmar que la escasez de alimentos es culpa del contrabando no resuelve el problema, ese diagnóstico es errado y el gobierno lo sabe, una vez más corren la arruga y no resuelven el problema de raíz. Lo mismo ocurre con las colas en los supermercados cuando la relacionan a la falta de cajeros. La pregunta importante es: ¿por qué no hay suficientes cajeros? , ¿Recuerdan la reforma a la Lottt?, esa es una de las consecuencias y el gobierno no lo va admitir, a lo sumo lo podría hacer de una manera muy particular: reformando nuevamente la ley.
El sistema biométrico supone que usted tendrá que colocar su huella para poder comprar, lo cual podría entre otras cosas, retrasar el tiempo en la cola. No queda claro cómo el sistema biométrico podría agilizar las colas en los supermercados. Posiblemente vendrá la idea con algo como "ahora no es necesario mostrar tu cédula, coloca tu huella y ya, fácil y rápido".
El anuncio del sistema biométrico muestra lo que vendrá: más escasez y por lo tanto más plata para quien vive de ese negocio. De concretarse sería realmente triste y lamentable, estaríamos hablando de comprar "lo necesario", una discusión que en economía fue superada hace mucho tiempo. Sería importante preguntar ¿Cuántos países en el mundo utilizan sistemas biométricos para comprar bienes y servicios? El gobierno tiene la desfachatez de culpar a los consumidores del desastre en el que ha metido a la economía, principalmente, al sistema productivo nacional, que si bien es cierto no era el mejor, actualmente está muchísimo peor.
La implantación de un sistema biométrico para compra de alimentos abre la discusión sobre las libertades individuales y económicas en nuestro país. Venezuela es desde hace algún tiempo una economía reprimida de acuerdo a los índices de libertad económica, las capta huellas en los supermercados lo confirmaría y dejaría en evidencia la verdadera intención del gobierno: negocios y control social, una dupla que aparentemente les garantizaría mantenerse en el poder.
Adicionalmente desde la Superintendencia de precios hablan de establecer cajas de pago en los supermercados de acuerdo a los metros cuadrados del establecimiento, ante esto surge la pregunta ¿hasta dónde puede llegar la miseria y la estupidez humana? Todo indica que no tiene límites.
Si en efecto la idea es implementar el sistema biométrico comenzarán las pujas para ver quién se queda con ese negocio porque esa es el otro lado de la moneda: la comisión que hay detrás para ejecutar ese proyecto. Comienzan los mercaderes de la miseria a sacar cuentas y a sonreír.
Por lo pronto, hay que ver hasta dónde avanza semejante despropósito y de concretarse prepárense para ver a los buhoneros utilizando nuevas frases para captar clientes: "compre con el sistema biométrico, venga y ponga la huella" ó "compras biométricas, a la orden" y harán un negoción porque para la vanidad: los venezolanos.
 *dsifontes@uc.edu.ve
Twitter:@dsifontes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada