Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 30 de agosto de 2014

Se acaba de marchar Domingo Irwin (1947), quizás el más eminente estudioso de la cuestión militar en Venezuela. Sus estudios y ensayos, más de treinta libros e innumerables artículos, son material imprescindible para comprensión de las relaciones entre los militares y la sociedad venezolana, de 1810 a nuestro tiempo.

Domingo Irwin Gaffaro: una obra, un legado

Domingo Irwin / ARCHIVO
Domingo Irwin / ARCHIVO
Se acaba de marchar Domingo Irwin (1947), quizás el más eminente estudioso de la cuestión militar en Venezuela. Sus estudios y ensayos, más de treinta libros e innumerables artículos, son material imprescindible para comprensión de las relaciones entre los militares y la sociedad venezolana, de 1810 a nuestro tiempo. Tres eminentes discípulos suyos, José Alberto Olivar, Luis Alberto Buttó y Carlos Alarico Gómez, le despiden con sus textos

Por años el tema militar constituyó una especie de tabú en la historiografía venezolana. Apenas algunos, muy contados, autores extranjeros se atrevieron a pesquisar aspectos coyunturales de las relaciones de poder que siempre ha existido entre el sector castrense y el resto de la sociedad.
Llama la atención que el abordaje de la temática como objeto de investigación había sido asumido por sociólogos, politólogos y sobre todo analistas políticos de nuevo cuño, pero escasamente por historiadores de oficio. Así las cosas, un medianamente joven profesor egresado de las aulas del Instituto Universitario Pedagógico de Caracas, donde había echado raíces como docente e investigador, comenzó a inmiscuirse en aquel arrabal signado la más de las veces por la crónica guerrera de los movimientos armados del siglo XIX y los testimonios de los golpes de estado de lo que iba del siglo XX.
Como una suerte de voz en el desierto, el profesor Domingo Irwin debutó publicando en 1985 un modesto ensayo intitulado Reflexiones sobre el caudillismo y el pretorianismo en Venezuela en el que siembra la piedra fundacional de lo que sería su mayor obra: la línea de investigación sobre relaciones civiles y militares en Venezuela.
A partir de allí, una de sus pasiones más recurrentes sería la revisión sistemática y acuciosa de textos publicados más allá de nuestras fronteras en torno a los militares y el poder político. Consultando clásicos y estudios recientes, desde Alfred Vagts, pasando por Samuel P. Huntington, siguiendo por S. E. Finer, Robert L. Gilmore, Amos Perlmutter, Samuel J. Fitch, Peter D. Feaver y tantos otros especialistas que hasta el final de sus días devoró sin cesar, Irwin procuró comprender a ciencia cierta el fenómeno del Pretorianismocomo categoría de análisis, para estudiar la realidad venezolana.
Mucho antes que la dinámica política diera un giro de 180º a partir de las insurrecciones golpistas de 1992 y junto a esta la aparición de diversos libros sobre los militares y la política en Venezuela, ya Irwin había culminado su tesis doctoral en donde plasmó la evolución de la realidad castrense venezolana. Una de sus conclusiones más notables, consistió en señalar la manifiesta incapacidad del sector dirigente civil y civilista para ejercer un control efectivo sobre la estructura militar. De allí la existencia de brotes pretorianos que en conjunto aspiraban dominar políticamente el país.
Los hechos le dieron la razón y su motivación académica pasó a constituirse en una convicción de ciudadano convencido de la necesidad de hacer frente a la arremetida del pretorianismo, por medio del estudio científico de civiles especialistas, capaces no solo de diagnosticar la problemática planteada sino preparados para colaborar en el diseño de políticas públicas tendentes a institucionalizar de manera definitiva el Control Civil en Venezuela.
En adelante, Domingo Irwin entregó lo mejor de sí, a formar en cursos de pregrado y postgrado contingentes de profesionales diestros en el tema castrense, a preparar textos didácticos, ponencias, artículos científicos que en suma representaban una “opinión alternativa” frente a la falacia histórica llena de lugares comunes y juicios distorsionados.
Año tras año, desde 1996 hasta el momento en de su partida física (agosto 2014), no menos de veinticinco libros y setenta ponencias presentadas en eventos nacionales y extranjeros, dan cuenta de la febril labor pedagógica de un maestro, preocupado por el futuro del país, que en vida nunca buscó reconocimientos ni distinciones, sino la consolidación de la civilidad democrática.

El maestro Domingo

Domingo Irwin / ARCHIVO
Domingo Irwin / ARCHIVO
“Irwin no descuidaba ningún aspecto de su obsesión académica y sostenía que nuestras Fuerzas Armadas siempre han sido utilizadas por los partidos políticos de izquierda o derecha creando un grave problema en la esfera de actuación militar”

Domingo Irwin, “El maestro”, como lo llamaban con afecto sus numerosos alumnos de la UCAB y de la UPEL, acaba de partir hacia lo ignoto. Su inesperado deceso no le permitió concluir su último proyecto editorial que adelantaba en el Instituto Mario Briceño Iragorri, pero deja ante sí un valioso legado generado por sus grandes dotes de docente, de investigador y de escritor. El maestro se graduó en el Pedagógico Caracas y obtuvo su título de Magister en Seguridad y Defensa en el Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional, lo que lo motivó a dedicar sus esfuerzos académicos a la investigación de las relaciones cívico-militares en la historia venezolana de los últimos dos siglos.
No fue poco lo que localizó en sus investigaciones. Durante casi todo el siglo XIX, Venezuela estuvo dominada por la violencia de guerras civiles y de seudo-revoluciones que llevaron al poder a caudillos militares que gobernaron durante 150 de los 200 años que ha vivido nuestra nación. Esta realidad lo llevó a investigar la relación entre militarismo y pretorianismo, dedicando especial atención al tema del profesionalismo militar iniciado en nuestro país a partir de 1910.
Ese interés suyo por el tema militar se profundizó cuando efectuó sus estudios de magister en planeamiento para la defensa en el Centro de Estudios Hemisféricos de la Defensa en la Universidad de Defensa Nacional ubicado en Washington, los cuales perfeccionó durante el Doctorado en Historia que realizó en la UCAB. Esos estudios le dieron material abundante para escribir las obras Balance y perspectivas de las relaciones civiles-militares venezolanas en la segunda mitad del siglo XXRelaciones civiles-militares en el siglo XX; Caudillos y caudillismo en Venezuela. Ese interés suyo por las relaciones cívico-militares en la historia republicana de Venezuela lo convirtieron en una autoridad en la materia y en referencia obligada cada vez que se elaboraba una investigación sobre este tema, por cuyo motivo fue llamado por las universidades más exigentes para que dictara seminarios doctorales.
Su mutis ocurre en un momento crucial para la historia del país, en el que parece estarse afianzando en el poder una autocracia surgida de elecciones, pero sustentada en una novedosa forma de dominación pretoriana, en detrimento del derecho de los venezolanos. Sin embargo, Irwin no descuidaba ningún aspecto de su obsesión académica y sostenía que nuestras Fuerzas Armadas siempre han sido utilizadas por los partidos políticos de izquierda o derecha creando un grave problema en la esfera de actuación militar. En uno de sus últimos trabajos señaló que el derrocamiento militar de gobiernos electos parecía haberse convertido en un lejano recuerdo, pero advirtió que han surgido nuevas formas de influencia militar distintas a los golpes de estado.
Si se analiza el panorama político-militar venezolano actual se observará que el maestro tenía mucha razón. En efecto han surgido formas populistas de gobierno que cuentan con el apoyo de una parte determinante de las Fuerzas Armadas, lo que trae como consecuencia que hay presencia política activa de los militares en las áreas de mando civil, generando una molestia profunda de corte antimilitarista en el sector intelectual y ello podría  poner en peligro los principios de la democracia liberal y la estabilidad política nacional, hasta llegar incluso a crear un ambiente indeseable que coloque al país en una situación riesgosa de guerra civil.  
En ese sentido el maestro  se quejaba constantemente de que los estudios de seguridad y defensa se encontraban en situación de enorme descuido en Venezuela. Su tesis era la necesidad histórica de profundizar en el profesionalismo militar y de  consolidar el control civil como parte de un modelo de convivencia en el cual ambas partes puedan coexistir en sus respectivas áreas de influencia sin causarle un trauma indeseable al país. Desde luego su estrategia en ese sentido era la de salvaguardar el sistema democrático y llevarlo a un grado de optimización para que el respeto por el estado de derecho sea la norma que rija a la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada