Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 18 de agosto de 2014

Este domingo tendremos la celebración de los 25 años de la ordenación sacerdotal del presbítero Pedro De Freitas, quien junto a sus colegas Oscar Monzón y Arturo Uzcátegui fueron los últimos ordenados por el primer arzobispo de Valencia, Luis Eduardo Henríquez Jiménez, durante su magistral episcopado.

El carabobeño 17 agosto 2014

Alfredo Fermín || Hoy y Después en Valencia

Alfredo Fermín || afermin@el-carabobeno.com
Este domingo tendremos la celebración de los 25 años de la ordenación sacerdotal del presbítero Pedro De Freitas, quien junto a sus colegas Oscar Monzón y Arturo Uzcátegui fueron los últimos ordenados por el primer arzobispo de Valencia, Luis Eduardo Henríquez Jiménez, durante su magistral episcopado.
Después de foguearse en el ejercicio sacerdotal, el arzobispo Jorge Urosa Savino lo designó, en 1995, párroco de la Catedral, donde ha desarrollado un ministerio que ha de pasar a la historia del templo por los acontecimientos que ha organizado con éxito extraordinario. Uno de ellos fue la celebración del centenario de la coronación canónica de Nuestra Señora del Socorro, en 2010, cuando el papa Benedicto XVI concedió a la patrona la Rosa de Oro, la distinción de mayor jerarquía que concede la Santa Sede a las advocaciones de la Virgen María cuyo culto tenga carácter histórico.
Le ha correspondido al padre Pedro impulsar el milagro de que en tiempos en los que las necesidades eclesiásticas no tienen prioridad para el Gobierno nacional, el presidente de la República, Hugo Chávez, dejó instrucciones muy precisas para la completa restauración de la Catedral. Aparte de estos detalles, que ponen en evidencia su capacidad gerencial, hay que destacar la lealtad del padre Pedro a su vocación sacerdotal y su esmero por la liturgia para mantener a la Catedral como un centro de culto en el que se celebran con fervor solemnidades y fiestas durante el año litúrgico desde el tiempo de Adviento, las celebraciones navideñas, las 40 horas de veneración al Santísimo Sacramento y el esmero con el cual son conmemorados los santos misterios de la Semana Santa que culmina con la espléndida vigilia de la Resurrección. En la Catedral se mantiene la tradición de celebrar las fiestas de San José, la Medalla Milagrosa, San Pedro y San Pablo, Nuestra Señora del Carmen, San Miguel Arcángel, San Rafael, el Señor de los Milagros, la Inmaculada Concepción, San Tarcisio, patrono de los monaguillos y el Día de los Santos Inocentes, una de las fiestas más hermosas del templo, en la que los niños, después de recibir la bendición en una misa vespertina, sacan en jubilosa procesión al Niño Jesús.

Conservador Patrimonial

Siendo un templo situado en una zona donde la feligresía es escasa, por la baja densidad poblacional que tiene el centro de la ciudad, en la Catedral las cofradías y movimientos apostólicos siempre tienen actividades para el mejor funcionamiento del culto y de asistencia espiritual. Siempre hay disposición para el sacramento de la confesión y para atender a los enfermos en momentos difíciles, bautizos, confirmaciones y matrimonios.
Conocemos muy de cerca estas actividades, por nuestra cercanía con el clero. Tuvimos diferencias con el bueno del párroco Agustín Pérez porque no aceptaba observaciones para el tratamiento de algunas obras de arte, que puso en manos de un amigo suyo que se hacía pasar por restaurador. Por esta razón el Jesús en el huerto, cuadro de Antonio Herrera Toro de grandes proporciones, y otro pequeño, un Cristo colonial, fueron repintados de manera grotesca y declarados irrecuperables por la Galería de Arte Nacional.
Por su formación académica, el padre Pedro se ha esmerado para que el patrimonio de la Catedral recupere su valor artístico y espiritual por lo cual la restauración en ejecución se ha aprovechado para que a cuadros, vitrales, mobiliario y objetos sagrados se les devuelva su carácter original como, en efecto, están haciendo los especialistas Sara Atienzar, Fernando De Tovar y una empresa privada que ha sorprendido por su eficiencia.
En una ciudad en la que es costumbre no prestarle atención a las preocupaciones por el deterioro del patrimonio artístico y cultural, esta columna Hoy y Después en Valencia, siempre encontró el respaldo de nuestro querido padre Pedro quien, consciente de que si no se actuaba la Catedral se iba a derrumbar, se entregó, con el apoyo del señor arzobispo Reinaldo Del Prette, a solicitar el apoyo de las más altas autoridades para su rescate. La feligresía que asista hoy a la misa de las 10 de la mañana quedará sorprendida con el esplendor que está adquiriendo el templo.
Una buena oportunidad para darle gracias a Dios y congratular al padre Pedro De Freitas por sus Bodas de Oro Sacerdotales, por su misión pastoral y gerencial a favor de Valencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada