Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 13 de noviembre de 2014

"Como en los rumbos del llano/ se perdieron las dos cajas, /la valenciana al Callao, / la limeña a Borburata. /Del Perú pidieron cambio, /pero Virgen no se cambia". Andrés Eloy Blanco

El Carabobeño 12 noviembre 2014

La ciudad está de fiesta para rendir honores a su patrona

Hoy es el día de la Virgen del Socorro. (Foto Archivo El Carabobeño)
Alfredo Fermín || afermin@el-carabobeno.com
Valencia está de fiesta por la celebración de la festividad de la patrona, Nuestra Señora del Socorro, considerada la imagen colonial de advocación a la virgen María más bella que existe en el país.
El primer arzobispo de Valencia, Luis Eduardo Henríquez, afirmaba que la virgen del Socorro siempre ha sido el sostén de la fe de los valencianos, el aliento de su esperanza y el calor de su amor a Dios y al prójimo. “Tenemos la esperanza de que su maternal protección, sostendrá nuestros esfuerzos y nos concederá una verdadera renovación espiritual para nuestra ciudad y nuestra arquidiócesis”.
La devoción por la virgen del Socorro de Valencia está cercana a los 400 años. Su culto se extendió con tanta popularidad, que fue la primera imagen coronada canónicamente en Venezuela. Cien años después, en 2010, el papa Benedicto XVI le otorgó la Rosa de Oro, la más alta distinción que concede la Santa Sede a una advocación mariana.
Siempre se ha discutido la razón por la cual a la patrona de Valencia, siendo una Dolorosa, se le llama Virgen del Socorro. El asunto ha sido motivo de discusiones e investigaciones en archivos eclesiásticos. Y aunque no está confirmada, la versión aceptada es la de que, habiendo encargado, la cofradía del Espíritu Santo y Nuestra Señora del Socorro, una imagen de esta virgen, cuando la desembarcaron, en el puerto de Borburata, dejaron una Dolorosa y la virgen del Socorro se la llevaron a Perú.
Cuando de allá vino el reclamo, la respuesta fue que aquí estaban muy contentos con la imagen “por su belleza, gracia del rostro, la compasión y devotos sentimientos que inspiran su vista”, escribió el hermano Nectario María.
La versión fue resumida por Andrés Eloy Blanco con los versos: Como en los rumbos del llano/ se perdieron las dos cajas, /la valenciana al Callao, / la limeña a Borburata. /Del Perú pidieron cambio, /pero Virgen no se cambia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada