Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 9 de noviembre de 2014

¡Qué distinta sería la energía si la Junta Directiva fuera presidida por una mujer...como debe ser...Esta es la prolongación de un largo karma colectivo...

Desayuno en la Redacción
Notitarde 9 de noviembre 2014. Laura Padrón
La junta directiva, presidida por Elis Mercado, acompañada del artista J. J. Moros, manifestó satisfacción por la realización de la Bienal 67ª y la premiación por parte del jurado calificador

Salón Michelena está más allá del edificio sede del Ateneo de Valencia


La obra Emek 3 , de la artista Lihie Talmor , ganadora del Premio Arturo Michelena de la Bienal 67ª, según veredicto del jurado calificador. (NOTITARDE /Jacinto Oliveros)
Salón Michelena está más allá del edificio sede del Ateneo de ValenciaNotitarde  8 de noviembre 2014. Laura Padrón
La junta directiva del Ateneo de Valencia, presidida por Elis Mercado, se siente orgullosa y satisfecha de la Bienal 67ª del Salón Arturo Michelena, y de todos los sectores que colaboraron para que fuera posible su realización, cuya inauguración se produjo el pasado 2 de noviembre, en tres espacios de la ciudad.
“El Salón Michelena está más allá del edificio sede. Valencia toda es nuestra casa”, coinciden Elis Mercado y el escultor J.J. Moros, ganador del Premio Arturo Michelena de la Bienal pasada y miembro del Jurado Único de Admisión y Calificación de esta nueva edición, en alusión a que la confrontación artística nacional se materializa, a pesar de no contar con su ámbito natural, como es la sede del Ateneo de Valencia, luego de la toma en el año 2007.
Además de la evolución del Salón Michelena, la junta directiva  tiene entre sus propósitos retomar el programa de las bienales latinoamericanas de literatura, y realizar por los menos dos de ellas en el año 2015, para lo cual esperan contar con la solidaridad de las instituciones públicas y privadas, a objeto de llevarlas a cabo.
Con rostros de satisfacción, los directivos dieron a conocer el desarrollo de esta edición, que es la cuarta Bienal que logran presentar, organizada en honor al maestro Oswaldo Vigas y en homenaje al periodista Alfredo Fermín, quien  ha  fomentado y defendido la cultura del estado Carabobo.
La Bienal que se expone en la Galería Universitaria “Braulio Salazar”, en el Centro Cultural “Eladio Alemán Sucre” y en el Gabinete del Dibujo y de la Estampa de Valencia,  tuvo a principios de semana el veredicto en relación a los artistas premiados, por parte del Jurado Único de Admisión y Calificación, que anunció el principal Premio “Arturo Michelena” a la artista Lihie Talmor, por su obra Emek 3.
Todos estos temas fueron tratados en el siguiente Desayuno en la Redacción, donde estuvieron presentes Laurentzi Odriozola Echegaray, director de Notitarde; Humberto Torres, editor-jefe, Francisco Briceño, editor  de las páginas de Ciudad; María Laura Padrón, Jacinto Oliveros y Marlene Piña.
 Elis Mercado vino acompañado para el foro por Fabián de Jesús Díaz, vicepresidente del Ateneo de Valencia; y de los miembros directivos Lunes Rodríguez y Luis Villafañe,  además del escultor José Jesús Moros Manzo, conocido en el medio artístico como J.J. Moros.
Antes del inicio de la conversación, Elis Mercado, ex rector de la Universidad de Carabobo, quiso dar las gracias por la invitación al Desayuno en la Redacción. “Notitarde ha sido bastante generoso con el Ateneo de Valencia, cada vez que tenemos un evento, nos invitan a esta tribuna, porque la gente está pendiente, más de lo que ustedes creen de esta sección”.
- ¿Cuál es la evaluación de la Bienal 67ª del Salón Arturo Michelena? 
- Estamos muy satisfechos, tanto de la realización como también de la premiación que ha tenido la Bienal 67ª del Salón Arturo Michelena. Nosotros no nos cansamos de decir que ésta es la confrontación artística de mayor proyección y calidad en el mundo de las artes y en el mundo cultural venezolano. Creo que es necesario  dar algunas explicaciones de carácter técnico, por lo cual contamos con la presencia de tres miembros de la junta directiva y un ganador de la Bienal anterior como es J.J. Moros, quien es miembro del Jurado Único de Admisión y Calificación de la actual edición, integrado además por Elizabeth Marín y Gabino Matos. Nosotros estamos obligados a repetir algunas cosas: en primer lugar, que estamos desarrollando la Bienal 67ª en tres espacios diferentes como ya lo hemos hecho en ocasiones anteriores. Y lo estamos haciendo porque fuimos desalojados por el oficialismo de nuestra sede o ámbito natural, que eran las instalaciones del Ateneo de Valencia, lo cual obligó a disparar la creatividad e imaginación. En primer lugar, la decisión de pasar la confrontación de carácter anual a bienal, y en segundo lugar a materializar algo que asumimos como una imagen metafórica de la errancia cultural y artística de caminar toda la ciudad, porque hemos hecho de cada rincón de la ciudad una sede. Valencia toda es nuestra casa.
“La Bienal se realiza en tres sedes diferentes, hemos tenido un jurado extraordinario en la selección y premiación de las obras. Tenemos un equipo de primera calidad. Un equipo que, modestia aparte, ha sido objeto de reconocimientos a nivel nacional por el trabajo que han venido realizando en pro de la celebración de la Bienal Arturo Michelena. Es una Bienal consagratoria, y queremos repetirlo, porque quien gana el Michelena inmediatamente se consagra como maestro en las artes venezolanas. Hay algunos elementos que yo quisiera que expusieran los demás miembros de la junta directiva y J.J. Moros, quien ganó la Bienal anterior.
J.J. Moros adicionó que atendiendo a la experiencia que planteó el presidente de la junta directiva, Elis Mercado, él recuerda cómo fue la batalla y la evolución del Salón Michelena hasta llegar al edificio sede.
“Aquellos Michelenas atiborrados en la casa del Ateneo,  hizo que se ampliara. Luego la lucha por la conquista del edificio, pero menos mal que el Salón Michelena está más allá del edificio sede, porque sigue en otros espacios. Son cosas que fueron creciendo conjuntamente, tanto el Salón como también las exigencias del espacio acorde para su presentación.
- ¿Cómo fue la selección de las obras que participan en la Bienal 67ª?
- En esta oportunidad sería interesante destacar que, por primera vez, se reciben las obras vía Internet, que es una modalidad que se hace en eventos internacionales, pero aquí estamos empezando, y es la experiencia a perfeccionar. Indudablemente tiene enormes ventajas para los artistas, para la propia tarea administrativa del Ateneo y en la movilización de una cantidad de obras de las cuales una parte participa en el Salón, explicó J.J. Moros. 
El artista citó que una de las tareas en las que el jurado quiso hacer énfasis fue evaluar si lo seleccionado correspondía con lo que llegó en realidad.
- ¿Es decir, que después de la selección se podía rechazar una obra?
- En esta oportunidad no -respondió J.J. Moros-. Si no llenaba los requisitos de las bases no entraba al Salón. Pero entre las recomendaciones para la próxima Bienal, está que haya un ajuste en las bases administrativas, porque el jurado haciendo una revisión, consideró que, quizás, se hubiese hecho con algunas obras. En esta oportunidad se enviaron vía Internet más de 500 obras y se seleccionaron 103. Sin embargo, cuando la presentación era en físico también había alta participación, el gran problema era almacenar esa cantidad de obras. Para esta edición, el jurado quedó bastante satisfecho, aun cuando hizo unas observaciones a la junta directiva al respecto, recalcó Moros.
- ¿Cuál fue el criterio que prevaleció en la obra que ganó el Premio Arturo Michelena?
- La obra ganadora es extraordinaria. Es como una pieza de coronación en toda esa línea de evolucionar dentro del grabado. Incluso, se corresponde dentro de ese formato relativamente pequeño y lo íntimo. Porque es una obra de la soledad y de la distancia. Es una silla frente a un paisaje árido. A mí me resultó absolutamente conmovedora, recalcó J.J. Moros al dar su apreciación.
“Lihie Talmor pintaba y realizaba esculturas que incorporaban obras gráficas. Ahora se concentra en lo gráfico, pero es incluso, como la capitana de un grupo que está haciendo gráficas y divulgan. Cuando habló conmigo me dijo: “Gracias en nombre de las artes gráficas de este país”, porque hay un gentío dedicado a esa técnica. Nunca en el Michelena la habían premiado, porque era como arte menor o para reproducir, pero resulta que tiene tanto valor como cualquiera de las otras obras”.
En relación a este tema, Moros anunció que propuso a la directiva del Ateneo de Valencia trabajar para el año que viene en un proyecto relacionado a la elaboración de una carpeta de obras gráficas en Venezuela.
Lunes Rodríguez adicionó que en las obras ganadoras está presente el tema de la protesta. Citó por ejemplo la pieza ganadora, al igual que la del artista Pedro Domínguez, quien presentó la obra: “El Abasto de Don Pedro, aquí sí hay”, que obtuvo el Premio “Antonio Edmundo Monsanto”. A su juicio, tiene que ver con la escasez y el reciclaje, además de la obra “Caída Libre” de Isabel Cisneros, que ganó el Premio “Braulio Salazar”, que refleja el problema de inflación.
“Son temas de crítica social que tienen hoy los artistas”, destacó Lunes Rodríguez.
Sobre la parte financiera para la realización de la Bienal, Lunes Rodríguez precisó que su presentación se da a costa de muchos sacrificios personales, grupales e institucionales, pero que es fundamental el apoyo de Luis Villafañe.
“El Salón se hizo gracias a los vínculos de Luis Villafañe en la ciudad, a través de sus amigos, entre ellos, empresarios, quienes hicieron aportes monetarios y materiales, lo cual es algo que tiene un valor único, para que la ciudad no se quedara sin la Bienal”, recalcó Rodríguez, quien es uno de los encargados de las visitas guiadas en los espacios donde se expone la Bienal.
Solidaridad de las instituciones 
Luis Villafañe quiso en primer lugar dar las gracias a las empresas y amigos que colaboraron. “Estoy seguro que seguirán colaborando”, citó para comentar que la empresa Rodelca financió el catálogo de la Bienal, y ya se ofreció voluntariamente para el próximo trabajo editorial. “Hay  que seguir trabajando. Esto es una muestra de que el equipo funcionó, gracias a todos”, dijo con gesto de satisfacción Villafañe. 
Fabián de Jesús Díaz afirmó que  en esta oportunidad lo que privó fue la solidaridad de instituciones bancarias y empresas, como por  ejemplo,  Venoco y Rodelca que sienten lo que es el arte, al igual que las alcaldías de Valencia y Naguanagua.
“Es bueno aclarar que el Premio Arturo Michelena debería ser por la Gobernación del estado Carabobo. En la Bienal pasada lo dio, y en esta oportunidad tiramos algunos puentes, pero no se llegó a concretar absolutamente nada. Jugamos un ajedrez político y hablamos con los alcaldes de Valencia y Naguanagua, a quienes propusimos que el primer premio lo diera la Alcaldía de Valencia, y el alcalde Miguel Cocchiola aceptó, mientras que el segundo premio lo dio la Alcaldía de Naguanagua, y los otros premios la Universidad de Carabobo, Cámara de Comercio, y las otras instituciones que tradicionalmente lo han aportado. Realmente hubo solidaridad y buena respuesta”, recalcó Fabián de Jesús Díaz.
Asimismo, mencionó que en ediciones anteriores realizaban algunos eventos profondos, como por ejemplo, la vinada y la subasta, pero en esta ocasión por la carestía de los insumos, no se pudieron llevar a cabo.
Además recordó las palabras de la rectora de la Universidad de Carabobo, Jessy Divo de Romero, en el acto de inauguración, cuando instó al Gobernador a revisar la devolución de la sede del Ateneo. 
- ¿Cuál es la programación que se tiene preparada para los días en que estará abierta al público la Bienal 67ª?
- En el marco de la exposición vamos a tener una serie de talleres y de conferencias. Vamos a traer a tres especialistas de las artes gráficas para talleres  demostrativos. Se tiene previsto visitas guiadas en las tres sedes, hay muchas personas que han pedido realizar esta actividad en los tres espacios, básicamente por el trabajo de interpretación y de difusión. De todas maneras en cada sede hay personas encargadas de este trabajo. Queremos que la gente entienda que el Michelena y el hecho expositivo no se acaban cuando se está mostrando una cantidad de obras, sino que hay serie de reflexiones que se hacen no solo en torno a las obras ganadoras, sino en el Salón en general, precisó Rodríguez.
Elis Mercado destacó la participación del museógrafo Alberto Asprino y del equipo que lo acompañó, que fue extraordinariamente bueno. “El jurado fue de una idoneidad profesional extraordinaria y Alberto Asprino, quien es un hombre, como lo dije en el discurso, con una lealtad casi mística con el Ateneo”.
Lunes Rodríguez aclaró que la Bienal Latinoamericana de Literatura “José Rafael Pocaterra”, la Bienal Latinoamericana de Ensayo “Enrique Bernardo Núñez” y la Bienal Latinoamericana para Niños “Canta Pirulero”, no se han podido realizar desde que la directiva del Ateneo salió de su sede, porque se requiere de toda una logística, que además incluye la parte económica.
Sin embargo, adelantó que está previsto retomar este importante programa, por lo que está planteado que a través de los vínculos de Luis Villafañe, las empresas colaboradoras se comprometan a hacer un aporte anual para su presentación, con la finalidad de llevarlo a cabo en los años intermedios de la Bienal del Salón Arturo Michelena, es decir, en el año en que no se tenga la confrontación artística  ir con las bienales de literatura.
- ¿Ustedes tienen esperanza de que la sede del Ateneo de Valencia sea devuelta?
- Hay esperanza- destacó Fabián de Jesús Díaz. ¡Claro! tampoco podemos recibir un Ateneo como ellos quieran entregarlo. Allí hay obras de arte de muchísimo valor. Previamente hay que hacer un levantamiento con el acta respectiva de lo que se está recibiendo, precisó Díaz.
Elis Mercado adicionó que en concreto no hay nada para la devolución de la sede.
Lunes Rodríguez recordó que cuando el caso dependía del Gobierno de Carabobo se produjeron muchas conversaciones, pero hoy en día depende del Ministerio de la Cultura. “Todos los puentes fueron tendidos, incluso en el gobierno de Henrique Fernando Salas se tenían los recursos para el pago de las prestaciones sociales a todos los trabajadores, pero no aceptaron”.
Díaz recordó que en varias ocasiones, incluso en el tribunal, se hicieron planteamientos de cómo se podía pagar la deuda.
“A los 35 empleados del Ateneo  los absorbió el Ministerio de la Cultura, que les canceló todas las deudas, por lo que el Ateneo como institución ya no tiene deudas. Ellos presentaron la renuncia ante la directiva del Ateneo para que el Ministerio de la Cultura pudiera reconocerlos”, precisó Fabián de Jesús Díaz.
Elis Mercado consideró que el conflicto pudo resolverse desde hace tiempo, porque incluso el ex gobernador Henrique Salas Römer les había planteado que conseguía el dinero para cancelar la deuda. Nos dijo: “Negocien que yo consigo el dinero”. Nosotros íbamos a los tribunales acompañados de Édgar Sánchez, uno de nuestros abogados, pero nunca pudo llegarse a un acuerdo.
- ¿Han intentando entrar al edificio sede del Ateneo de Valencia?
- Instituciones como la Cámara de Comercio y la Asociación de Escritores establecieron puentes para que intentáramos entrar al edificio y ver en qué condiciones estaban las obras de arte, pero no  fue  posible, recalcó Lunes Rodríguez. 
Ventana
El “arte menor” de Lihie Talmor
Un terreno árido, en medio de un paisaje devastado. Una silla vacía, espectadora silente en la oscuridad. En 2013, después de una gran tormenta de nieve, la vegetación del Parque Nacional Adamit, en Israel, quedó destrozada. La artista Lihie Talmor permanece absorta ante esta imagen y asombrada por los estragos de la naturaleza se dispone a fotografiar ese momento, intentando descubrir qué se esconde detrás de las montañas. Es la frontera entre Israel y el Líbano, una línea que lamenta no poder cruzar debido a los conflictos políticos de ambas tierras.
Esa fotografía es el punto de partida para la creación de EMEK_3, pieza íntima y melancólica, que forma parte de una serie de grabados y que resultó ganadora de la Bienal 67ª Salón Arturo Michelena. Emek significa valle en hebreo; y Lihie Talmor lo define, a modo de metáfora, como el abismo que separa una nación de otra.
Durante el Desayuno en la Redacción, su nombre es referido constantemente. Para el escultor y muralista J.J. Moros, uno de los jurados de esta Bienal, EMEK_3 es sencillamente “cautivadora”. Talmor es la primera grabadora y la tercera mujer en obtener este premio que consagra a quien lo recibe como un “maestro del arte”.
Más tarde, ella misma comparte la emoción que experimenta como venezolana, mujer y grabadora. Su voz enérgica la delata entusiasmada. Tras atender la llamada telefónica, advierte que solo tiene unos minutos porque está a punto de entrar a clases con la poeta María Fernanda Palacios. A sus 70 años de edad, es una mujer a la que le interesa seguir formándose.
Nació en Tel Aviv, Israel. Y cuando hace memoria, no entiende qué sucedió la tarde en la que resolvió vivir en Venezuela, cuando en lugar de mudarse a Costa de Marfil, aceptó una oferta en Caracas para desarrollarse como arquitecto, en compañía de su esposo Mishael, en 1980. Desde entonces quedó enamorada de esta tierra, en donde comenzó su formación como artista y estableció una familia.
La poesía, la escultura, la fotografía y la literatura le apasionan; pero ha dedicado 32 años de su vida a la técnica del grabado, aunque sea considerado como un “arte menor”. Hoy la confianza en su trabajo se reivindica. Explica que es un proceso lento, en el que no se admite dar saltos. Así nacen sobre la marcha connotaciones, imágenes y recuerdos, que enriquecen la obra en su realización. Cuando la fotografía original es copiada a la transparencia y proyectada sobre una plancha de metal, nacen nuevos colores, texturas, atmósferas.
Las fronteras son una analogía de las distancias y las separaciones. Lihie Talmor no teme admitir que está obsesionada con ellas. Es un tema que le inquieta desde hace doce años. Su obra está orientada hacia las zonas de partición, marcadas por las diferencias. Su mirada está en regiones como Pakistán, India e incluso Venezuela, donde -afirma convencida- “las fronteras cada vez son más visibles”.
Directiva del Ateneo de Valencia invitó a la inauguración el domingo 2 de noviembre

Bienal 67ª Salón Michelena esfuerzo de un equipo amante de la cultura 


El presidente del Ateneo de Valencia, Elis Mercado, acompañado de los directivos Fabián de Jesús Díaz, Rafael Torres, Lunes Rodríguez y Luis Villafañe, en la Galería Braulio Salazar , uno de los salones de la Bienal. (Notitarde/Lisandro Barazarte)
Bienal 67ª Salón Michelena esfuerzo de un equipo amante de la cultura   (2272966)
Valencia, octubre 31.- El esfuerzo titánico de un equipo amante del arte y de la cultura, liderado por la Junta Directiva del Ateneo de Valencia, presidida por Elis Mercado, logra cristalizar la Bienal 67ª del Salón Arturo Michelena , considerada la principal confrontación artística nacional con proyección internacional y la más emblemática de la ciudad.

El público podrá disfrutar de las 103 obras que participan en la Bienal, a partir de este domingo 2 de noviembre, cuando se realizará la apertura en las tres salas alternas, en memoria al maestro valenciano Oswaldo Vigas, y en homenaje al reconocido periodista Alfredo Fermín, Doctor Honoris Causa de la Universidad de Carabobo, y gran defensor del Ateneo de Valencia y de la cultura carabobeña.

La inauguración se realizará de manera simultánea, a las 11 de la mañana, en las tres salas, como lo son: la Galería Universitaria Braulio Salazar , donde se tendrá el acto protocolar; el Centro Cultural Eladio Alemán Sucre y el Gabinete del Dibujo y la Estampa de Valencia, aunque la exposición estará abierta al público hasta el próximo 15 de diciembre.

En esta oportunidad, el veredicto se estima que sea anunciado a principios de la próxima semana, una vez que el Jurado Único de Admisión y Calificación realice los recorridos por las tres salas que le permita elaborar el acta de premiación.

Elis Mercado, presidente del Ateneo de Valencia, recordó que de las 67 confrontaciones, cuatro de ellas han sido de carácter bienal, y ésta es la tercera que logra cristalizar la actual directiva, luego de que la institución fue despojada de su sede natural en el año 2007.

La Bienal 67ª del Salón Arturo Michelena es un llamado al universo artístico venezolano que se ha hecho presente. Esta vez respondieron a nuestra convocatoria, que se hizo vía Internet, más de 500 artistas, ya que es la confrontación a la que responde más gente, aparte de que es el principal salón artístico nacional e internacional, porque es una de las exposiciones con más proyección , destacó en la Galería Universitaria Braulio Salazar , donde se afinaban los últimos detalles para la inauguración, acompañado de los directivos Fabián de Jesús Díaz, Rafael Torres, Lunes Rodríguez, Luis Villafañe e Ilich Rodríguez Coronel.

Se seleccionaron 103 obras por parte de un Jurado Único de Admisión y Calificación extraordinariamente bueno y muy idóneo, integrado por J.J. Moros, quien fue el ganador de la anterior bienal; Gabino Matos y Elizabeth Marín, además de contar con el extraordinario aporte de uno de los mejores críticos y curadores de arte nacional e internacional, como lo es Alberto Asprino .

Es el producto de un trabajo técnico, buena selección, buenos criterios y muy idóneos desde el punto de vista profesional, porque es gente que sabe de arte, y es de una idoneidad profesional que permite decir que éste es un salón amplio y plural desde el punto de vista ideológico y de tendencias artísticas, lo cual es un elemento enriquecedor del Ateneo de Valencia .

Además recordó que los ganadores del Salón siempre se consagran como maestros de la pintura venezolana.



Sentimiento por mantener tradición del Ateneo

Elis Mercado sostuvo que le dan una significación al hecho de que fueron despojados del hábitat artístico natural, como lo es su edificación, donde funcionaba su sede.

Aunque no es solamente la edificación, sino una idea, un espíritu y un sentimiento que anida en el corazón de los valencianos, al igual que un trabajo por amor al arte, el cual nos lleva a mantener la tradición del Ateneo con todos los sacrificios que hemos tenido que hacer. Se trata de sacrificios de todo tipo para mantener la imagen del Salón Michelena, que es lo más emblemático que tiene la ciudad desde el punto de vista cultural. Hay un equipo de trabajo extraordinario y la gente se sorprende cuando decimos que es ad honórem, porque es la contribución de las alcaldías de Valencia y Naguanagua y de las universidades de Carabobo, José Antonio Páez, Arturo Michelena y Unitec, y sobre todo un trabajo de captación de recursos por parte de Luis Villafañe para la entrega de los premios .

Ojalá pudiéramos entregar más, pero no queremos que se diluya en una serie de premios. En cuanto a los reconocimientos tenemos gente de la cultura valenciana que se debe resaltar, como las universidades, el Instituto de Previsión Social de la UC, muchas empresas que son amigas del arte, algunas de ellas que se han acercado, incluso empresarios que no son de Carabobo, pero que han llamado por el interés de colaborar , precisó con satisfacción.



Solidaridad y respuesta

Fabián de Jesús Díaz recordó que en esta Bienal aparecen nuevas tendencias que abren nuevos caminos, porque el arte va evolucionando. Hay una mezcla interesante que el público podrá apreciar en los recorridos por los salones .

La solidaridad y la respuesta del sector privado ha sido fundamental, es lo que ha hecho posible que se haga la Bienal, además del apoyo de las alcaldías de Valencia y Naguanagua, aunque no sucedió lo mismo con la Gobernación del estado Carabobo, a la que correspondía dar el primer premio. Nosotros intentamos hacer causa común con ellos, pero no obtuvimos respuesta, lo que nos llevó a mover el ajedrez y para esta oportunidad el primer premio, que lo otorgaba la Gobernación, lo entregará la Alcaldía de Valencia y el segundo premio la Alcaldía de Naguanagua, además están los premios que otorgan la Universidad de Carabobo y la Cámara de Comercio de Valencia junto a otras filiales y los reconocimientos de varias instituciones, tales como: Universidad de Carabobo, que lleva el nombre del Dr. Pepe López, el Reconocimiento Dr. Luis Torres Agudo y la Medalla de Honor del Ateneo de Valencia .

Díaz extendió invitación al público en general, sobre todo a los alumnos de la carrera de Arte en la UC y en la Universidad Arturo Michelena , que podrán recorrer cada uno de los espacios. Citó que en la Galería Universitaria Braulio Salazar estarán Lunes Rodríguez e Ilich Rodríguez, quienes darán recorridos explicativos en cada una de las obras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada