Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 29 de noviembre de 2014

Con el perdón de tanto ignorante que mete en un mismo saco a charlatanes y profesionales de la astrología y otras ciencias alternativas que son milenarias. Una respuesta al Arq. valenciano Peter Albers, con quien coincido en la baja energía que se ha manejado en Venezuela desde que Hugo Chávez cayó en la palería de Fidel Castro y dividió al país energéticamente. Pero eso es producto de la inmadurez espiritual del pueblo venezolano, no de quienes seriamente practican herramientas como la astrología, pues igualmente se puede descalificar a los arquitectos que construyen vainas según sus sueños creativos que son imposibles de llevar a la realidad por los ingenieros civiles encargados de concretar esos "sueños creativos". Además es proverbial lo que se dice de la imposibilidad de mantener limpia una casa hecha por un arquitecto, pues sus ideas se alejan muchísimo del mundo de lo práctico cotidiano...Si va a criticar averigüe primero, respetado Arq. Albers y deje la soberbia del juicio a priori sin conocer a fondo de lo que habla(I)

Albersidades

La oración del tabaco


Peter Albers (Notitarde/)
La oración del tabaco

Peter Albers
NOTITARDE 28 de Noviembre 2014 pág. 6/Opinión
Los charlatanes suelen ser inofensivos cuando se limitan a predecir vaguedades como que “en 2015 fallecerá un político de avanzada edad” como si éstos fueran escasos y los sistemas de salud en todo el mundo como los de los países nórdicos.
Hay quien paga para que le pergeñen un horóscopo según el cual a todos los que nacieron en octubre los despaturrará una aplanadora mañana; y si ese aplanamiento masivo no ocurre, será porque, a diferencia de los políticos de avanzada edad, las aplanadoras no abundan circulando por ahí, y mucho menos en este país donde no se construyen carreteras ni se mantienen las existentes. Y hay quien cree ciegamente en lo que estos señores escriben y dicen. Ingenuamente dejan de iniciar alguna actividad si el horóscopo no les es propicio, y lo primero que le preguntan a uno cuando lo conocen, es de qué signo es; una vez me preguntó alguien de qué signo era. De signo positivo, le respondí. Y no entendió nada.
A veces no son tan inofensivos. Pueden causar mucho daño, como sucedió con uno de esos timadores, quien afirmó que un vuelo de TAM, que despegaría del aeropuerto de Sao Paulo con destino a Brasilia, se estrellaría contra un edificio apenas iniciada la ruta. La consecuencia fue que el aparato despegó casi vacío, aunque la línea, en un intento de contrarrestar la superstición, cambió el número del vuelo. El avión llegó a destino sin contratiempo, pero la superchería causó pérdidas a la aerolínea, y motivó a muchos pasajeros supersticiosos a no abordar, trastornando sus planes. Todo debido al irresponsable charlatán.
Muchos políticos, supuestamente serios, creen fervientemente en las tales profecías. Se habla de alguno, ya fallecido, que creía ciegamente en tales supercherías, y hasta se dijo que una vez, en la intimidad de palacio, se bañó con sangre de un animal para aumentar sus poderes sobre los venezolanos. Mala cosa es cuando el destino de un país depende de un chorro de sangre de tigre bañando la espalda de un supersticioso presidente.
No seríamos capaces de calcular cuánto, de lo mucho que hemos perdido en nuestro país, se ha debido a la creencia de nuestros dirigentes de mentalidad primitiva en supercherías de brujos, gurús, “babalawos” y “paleros”.
Jamás sabremos qué hubiera sido de nosotros de no haber caído bajo el dominio de un hombre que profanó los restos de El Libertador, pensando tal vez que tocar sus huesos le podría transmitir algo de su genio.
El país no puede seguir en manos de gente que cree en tales supercherías, y que toma decisiones, importantes para la nación, consultando pitonisas, brujos y chamanes. El país no puede seguir a la deriva, pendiendo su destino del capricho de un charlatán que aconseja a un dirigente supersticioso y crédulo en pajaritos preñados. Quien, a su vez, convierte nuestro máximo instituto científico en un infame laboratorio de lavado cerebral.
Pero saldremos de tales gobernantes cuando en masa votemos, todos unidos, por diputados democráticos que no crean en supercherías ni en pajaritos que hablan. Será el comienzo de un viaje hacia la libertad y la sensatez, con políticas basadas en razones técnicas y no en oraciones del tabaco.
Pero para ello, debemos antes rechazar la permanencia de rectores del organismo electoral, claramente parcializados, que anuncian tramposos resultados “irreversibles”.
peterkalbers@yahoo.com
Twitter: @peterkalbers

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada