Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 31 de marzo de 2012

El Aisami y el potentado Cabello deben recordar que por el mundo de las cárceles puede estallar una bomba social y no en Irán o Mali sino en Venezuela

Columnistas del Día

Notitarde 29-03-12 |
Albersidades

Universitas securitatis

/

El pasado miércoles, recorriendo los canales en vana búsqueda de algo

interesante, me topé con la señora Vanessa Davies entrevistando al señor

sirio Tarek El Aissami, ministro del Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia.

Al fondo, la estructura metálica de un edificio en construcción: la sede de una

cosa llamada "Universidad Experimental de la Seguridad" o algo así. Según el

señor ministro, "única en América Latina".

¡Gran cosota! Entre los muchos "únicos en América Latina" que tenemos en

Venezuela, está el más alto índice de inseguridad, de manera que uno no sabe

que lecciones de seguridad podemos dar en esa universidad: de eso parece que

tenemos poco que enseñar.

Uno va poco a poco entendiendo que es eso de "Ministerio del poder popular

para las Relaciones Interiores y Justicia". Se refiere al poder absoluto que pretende

ejercer el presidente Chávez sobre el pueblo, que somos nosotros; lo de "relaciones

interiores" versa sobre los estados donde gobierna un chavista, pues solamente a

ellos van los inmensos recursos de que dispone el Gobierno; y lo de "justicia"

parece que tiene algo que ver con aplicar las medidas represivas que el

presidente Chávez ordene contra cualquier ciudadano que contraríe sus antojos.

Pero vayamos a la entrevista. Durante el breve tiempo que permanecí escuchando

los torpes balbuceos de El Aissami, ya característicos en él, pude captar,

además de lo dicho sobre la universidad "única en América Latina", que el

edificio se erigía sobre el mismo terreno donde estuvo el tristemente

célebre "Retén La Planta". No desaprovechó el momento el Ministro para recalcar

que ese fue un sitio de reclusión de la "cuarta república" y de sus gobernantes adecos y

copeyanos, lacayos del imperio; sitio donde ciudadanos venezolanos llevaban

su vida privados de la libertad, en condiciones infrahumanas, injustamente tratados

como bestias. Cualquiera que lo escuche y no conozca el estado de nuestras cárceles

después de trece años de "quinta república", creerá que nombres como "El Rodeo I", y la tragedia

vivida alli peor que la del retén de Catia, es más, pasó a la historia como hecho capital en

nuestro historial penitenciario,"Tocuyito", "Tocorón" o "Uribana" se refieren a hoteles

cinco estrellas, donde ingratos huéspedes se la pasan quejándose de los malos tratos

y los abusos que contra ellos cometen los encargados de velar por su bienestar y confort.

Como todas las obras que inicia (y nunca acaba) este Gobierno, seguramente el

proyecto de la universidad "única en América Latina" ha sido contratado a dedo a

algún arquitecto "revolucionario" y la construcción ha sido adjudicada, también a dedo y

sin la correspondiente licitación, a alguna empresa perteneciente a un seguidor

de "el proceso" dispuesto a pagar la comisión de costumbre.

El día que se concluya la obra, cosa poco probable, vista la total ineficacia de

este Gobierno para tales logros, tal vez tengamos la satisfacción de tener policías

que, título en mano, se dedicarán a prevenir el delito y a castigar a los delincuentes

que mantienen en constante zozobra a los venezolanos.

Tal vez ese día podamos pasarlo sin tener que contar el número de asesinatos,

y de los cuales, desgraciadamente con mucha frecuencia, los autores son

precisamente los responsables de evitarlos.

Tal vez también sería buena una universidad de jueces honestos y valientes.

Podría llamarse Universidad María Lourdes Afiuni, por ejemplo.

Pero será cuando Capriles sea Presidente.

peterkalbers@yahoo.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada