Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 16 de marzo de 2012

El "Mocho" Hernández

El Carabobeño 14 marzo 2012

Eumenes Fuguet Borregales

(*) || Historia y Tradición

José Manuel Hernández, “el Mocho Hernández”

Caudillo a tiempo completo nacido en Caracas en 1853, sus padres de origen canario, residían en el sector de San Juan; a los diecisiete años ya estaba involucrado en sus afanes de lucha contra el gobierno de Antonio Guzmán Blanco. Combatiendo a las órdenes del general Esteban Quintana el 11 de agosto de 1870 en “Los Lirios”, cerca de Paracotos, recibe su primera herida de bala y estando en el suelo le asestan un machetazo, lesión donde pierde dos dedos de la mano derecha, por eso su apodo de “El Mocho”. Mientras se recuperaba de las heridas en su casa, tuvo que encargarse por un tiempo de la carpintería de su padre por la muerte de éste. Sus continuas actividades contra Guzmán Blanco lo llevan a prisiones y exilio en países del caribe, teniendo que trabajar en la carpintería. Regresa a Venezuela en 1888, dirigiéndose hacia las minas de oro de El Callao. En la región del Yuruari, despliega importante labor en beneficio de los obreros y de la gente de escasos recursos, que lo convierten en el principal caudillo opositor contra el Gobernador Pedro Vicente Mijares, gracias al empeño del “Mocho” Hernández, fue anexada al estado Bolívar en 1889 por disposición del Presidente Juan Pablo Rojas Paúl. Hernández ocupó algunos cargos públicos por poco tiempo. Es candidato por la región de Yuruari como Diputado al Congreso Nacional a finales de 1890, sus aspiraciones son truncadas por un fraude a favor de Francisco Martínez, candidato del gobierno presidido por Raimundo Andueza Palacio. De nada sirvieron los alegatos del “Mocho”; de nuevo ingresa a prisión en Ciudad Bolívar, con permanencia de cinco meses desde septiembre de 1891 hasta febrero de 1892. Ya liberado se incorpora al movimiento dirigido por Joaquín Crespo conocido como la Revolución Legalista. Luego de combatir en: Pica de Arasiana, San Antonio, y Buena Vista de Orocopiche, Hernández ocupó militarmente Ciudad Bolívar el 19 de agosto de 1892; acción que le facilita el nombramiento de Jefe Militar y Civil de Guayana. Hernández es elegido Diputado por el estado Bermúdez en octubre de ese año. Desde el Congreso se opuso a los planes de promover la nueva Constitución propuesta por Crespo, lo que, unido a su creciente popularidad, le hizo distanciarse del gobierno. Se ve obligado a marcharse a Nueva York hasta 1896; ayudado económicamente por el comerciante venezolano Manuel Cadenas Delgado. Hernández tuvo que enfrentar ante los tribunales de ese país un reclamo de George Underhill, a quien había anulado legalmente el contrato del acueducto de Ciudad Bolívar; De acuerdo con los testimonios de la época, este hecho aumentó su prestigio de hombre honrado. Durante su estada en la capital estadounidense, observó las técnicas electorales desarrolladas en las elecciones de 1896; técnicas que posteriormente implementará en Venezuela. Regresa a mediados de 1896 para involucrarse en el ambiente preelectoral que reinaba en el país. Con miras a las elecciones presidenciales a realizarse el 1ro de septiembre de 1897, el Partido Liberal Nacionalista, presidido por Alejandro Urbaneja lanza la candidatura del “Mocho” contra el candidato de Joaquín Crespo, en plena campaña recorre casi todo el país, pronunciando discursos como los que había observado en Norteamérica. La intensa campaña desarrollada por Hernández y su creciente popularidad, lo perfilaba como ganador. De acuerdo con la Constitución de 1893 la votación fue realizada en forma directa y secreta. Andrade obtuvo 406.610 votos contra el Mocho, quien obtuvo 2.203 en unos comicios fraudulentos, donde el presidente Crespo ocupó las mesas de votación. “El Mocho” se alza en Queipa, montaña del Socorro nombre de una hacienda ubicada cerca de Valencia el 2 de marzo de 1898. Crespo salió a combatirlo resultando muerto en Mata Carmelera- municipio Anzoátegui del estado Cojedes el 16 de abril de 1898. Hernández es apresado el 12 de junio, encarcelado en Caracas hasta octubre de 1889. Es liberado tras el triunfo de Cipriano Castro en octubre de 1899, quien lo nombró ministro de Fomento. A los cuatro días se alzó nuevamente y de nuevo a la cárcel y al exilio entre 1900 y 1902. Miembro del Consejo de Gobierno 1909-1911, se alzó también contra Juan Vicente Gómez. Falleció en Nueva York el 25 de agosto de 1921.

eumenes7@gmail.com | (*)Gral. de Bgda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada