Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 22 de marzo de 2012

Sigan votando por Chávez y haciendo caso omiso a las leyes de la más elemental higiene mental y sanitaria, y tendremos una Valencia maravillosa

Valencia 457:“La Zona Industrial está en uno de sus peores momentos”

ALFREDO FERMIN

afermin@el-carabobeno.com

Tenemos una ciudad sitiada por la delincuencia, por la ineficiencia y por la negligencia. La Zona Industrial está en uno de sus peores momentos, hemos perdido la jerarquía que teníamos y los industriales que quedamos, prácticamente somos unos héroes. La afirmación es de Gerardo Barreto, presidente de la Cámara de Industriales, comentando la situación de Valencia a propósito de celebrarse el día de esta ciudad el próximo domingo.

“En Valencia el deterioro de la infraestructura y la falta de interés por ampliarla nos tiene la moral muy baja. Las carreteras están en completo abandono a lo que se agrega la inseguridad creciente. No hay interés por enfrentar este problema, por lo cual hemos llegado a la situación del sálvese quien pueda. Ningún sector está seguro”.

Barreto califica de terrible la calidad de vida. Pone como ejemplo los servicios de salud que están colapsados, sin medicamentos, equipos, personal ni asepsia. “Las clínicas privadas, que hacen esfuerzos por llenar el vacío que han dejado los hospitales, son azotadas por los controles del Ejecutivo”.

La confiscación del Ateneo de Valencia es para Barreto, ejemplo del poco respeto que tiene el Gobierno por el arte y por la cultura, “porque no les interesan para sus objetivos”.

¿Cuándo comenzó todo esto?

- Este deterioro inició cuando el petróleo aumentó de precio. Parece mentira, mientras más caro está el petróleo más sufrimos los ciudadanos, porque incrementa la corrupción.

Antes los ministros reconocían que era inevitable que el 30 por ciento se perdiera en la corrupción. Ahora, si queda 30 por ciento para la inversión es mucho. Es una consecuencia de la pérdida de los valores y por la impunidad.

El aeropuerto que tenemos siempre está congestionado por la insuficiencia de sus espacios, pocas comodidades y falta de seguridad. Es una verdadera vergüenza para una ciudad industrial, como Valencia, la tercera en importancia del país, tener esos locales como aeropuerto.

Barreto considera que el transporte es el mismo que teníamos hace 30 años, con autobuses y camionetas destartaladas que contaminan el ambiente. “Tenemos que estar indignados porque habiéndose construido la primera parte del Metro, se haya paralizado su continuidad hacia el norte de Valencia. Regresamos a épocas muy lejanas”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada