Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 29 de abril de 2013

Cnel. Fernando Figueredo, valeroso paladín emancipador... A mis amigas Cristina Araujo Figueredo y Luisa Figueredo

El Carabobeño 24 abril 2013

Eumenes Fuguet Borregales (*) || Historia y Tradición

Cnel. Fernando Figueredo, valeroso paladín emancipador
Durante el proceso emancipador, destacaron valerosos oficiales y soldados integrantes de una sola familia, verbigracia los Ribas, los Ayala, los Salias, los Bermúdez, los Monagas, los Buroz, los Rodríguez Picón, los Palacios, entre tantos que ofrendaron su sangre no perdida en aras de los grandes ideales. En esta oportunidad nos referiremos a Fernando Figueredo, nacido el 29 de abril de 1788 en la prócera ciudad de San Carlos, hijo de don José Ignacio Figueredo Gagundes y doña Ana Josefa Mena. Al llegar a San Carlos el eco del movimiento del 19 de abril de 1810, este joven con varios familiares y vecinos se incorpora ese año en el ejército que se moviliza hacia Coro al mando de Francisco Rodríguez del Toro, el marqués del Toro, por cierto primer general del ejército de Venezuela.
Estará combatiendo a las órdenes de los jefes republicanos José María Rodríguez y Florencio Palacios, con éste último sale derrotado en Araure el 18 de abril de 1812; nuestro biografiado es enviado a prisión en Coro y luego por siete meses en los calabozos del fuerte San Felipe de Puerto Cabello. Al ser liberado junto a otros coterráneos se incorpora al ejército del Libertador triunfante en la magistral Campaña Admirable, salida de Cúcuta el 14 de mayo de 1813. Figueredo con Bolívar, Urdaneta y Girardot triunfa en Los Pegones el 30 de julio y luego de la persecución, vencen en Taguanes, cerca de Tinaquillo el 31 de julio al coronel Julián Izquierdo, quien resultó gravemente herido. Con el “siempre leal” Urdaneta realiza operaciones militares en Carora, Baragua y San Carlos. Una de las páginas más gloriosa de nuestra emancipación la constituye la defensa de Valencia, desde finales de marzo hasta comienzos de abril de 1814, Urdaneta y varios oficiales entre los que se encontraba Fernando Figueredo, cumplieron a cabalidad con estoicismo y sacrificio con apenas doscientos ochenta soldados, la orden de Bolívar de: “Defender a Valencia hasta morir”. Soportaron las cargas de más de tres mil soldados al mando de los jefes realistas de José Ceballos y Francisco Tomás Morales. Cuando pedían la rendición, Urdaneta contestaba, “La boca de mis cañones llevarán la respuesta”. Figueredo estará presente en el primer triunfo en la inmortal sabana de Carabobo el 28 de mayo de 1814, con Urdaneta perseguirá a las fuerzas hasta San Carlos. Desde allí iniciarán la famosa retirada hasta Pamplona. En 1815, con el jefe marabino se dirige a los llanos de Casanare, donde realizarán combates y acciones de guerrilla como segundo de Francisco Olmedilla.
Por discrepancias con José Antonio Páez, Figueredo prefirió dirigirse a la región guayanesa al lado de los jefes Manuel Piar y Manuel Cedeño, combatiendo en Caicara del Orinoco el 19 de marzo de 1816, destacándose como oficial de caballería en la Batalla de San Félix el 11 de abril de 1817. Con Bolívar estará en las acciones de 1818 conocida como la Campaña del Centro, realizadas contra las fuerzas de Pablo Morillo. Combatirá en Calabozo y el 17 de marzo en el tercer combate con iguales reveses en La Puerta próximo a la quebrada de Semen, cerca de San Juan de los Morros; su hermano el capitán Faustino Figueredo fallece en el combate de Los Patos el 20 de mayo.
El 2 de abril de 1819, es uno de los ciento cincuenta héroes de las “Queseras del Medio” que al mando de Páez derrotaron a los mil doscientos soldados de Morillo; por tal hazaña, todos los valerosos combatientes recibieron la “Orden de los Libertadores”. Participa con Bolívar en la gloriosa Campaña de la Nueva Granada, coronada con el triunfo en Boyacá el 7 de julio de 1819; allá muere José María otro de sus hermanos. El valor y desprendimiento le hacen merecedor del grado de coronel por parte del Libertador.
No podía faltar el egregio paladín de San Carlos y muchos de sus coterráneos a la gran cita en Carabobo el 24 de junio. En San Carlos ocupará el cargo de comandante político militar hasta 1826 cuando renuncia a causa del movimiento separatista conocido como “La Cosiata”. En 1827 se le concede licencia temporal, dedicándose al comercio y la ganadería. En la ciudad natal contrajo nupcias con María Guardiana Herrera.
Figueredo fallece en Nutrias - Provincia de Barinas, víctima de disentería el 18 de mayo de 1840; sus restos reposan en el Panteón Nacional desde el 29 de junio de 1937. En San Carlos una plaza, en Valencia una avenida y algunas instituciones, eternizan la memoria de este digno paladín emancipador.
eumenes7@gmail.com | @eumenesfuguet
(*) Gral. de Brigada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada