Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 22 de abril de 2013

“Ellos (los chavistas) manejan dos emociones y la principal de ellas es el miedo”, explicó el analista Antonio De La Cruz, quien ha estado investigando el ejercicio electoral en Venezuela.


El miedo, gran motor del voto chavista

 


El chavismo empujó a cientos de miles de venezolanos a votar a favor de su candidato presidencial Nicolás Maduro en las elecciones del 14 de abril, amenazándoles con quitarles sus empleos y beneficios sociales si se pronunciaban a favor de la oposición, revelan documentos obtenidos por El Nuevo Herald.
Los informes muestran las tácticas de intimidación empleadas por el gobierno bolivariano para presionar a las personas que dependen económicamente del Estado, táctica que acentúa las ya extensas dudas sobre si los comicios son realmente libres en el país petrolero.
Los documentos también ilustran cómo el gobierno bolivariano hace un uso ilegítimo de los recursos públicos y el enorme aparato estatal para ganar los comicios, construyendo un muy desigual campo de juego sobre el cual es extremadamente difícil competir.
Las técnica de presión fueron utilizadas para obtener entre dos y tres millones de votos, tras determinar que el verdadero respaldo a favor del chavismo estaría en el orden de los 5.5 millones.
“Ellos manejan dos emociones y la principal de ellas es el miedo”, explicó el analista Antonio De La Cruz, quien ha estado investigando el ejercicio electoral en Venezuela.
“El miedo a perder los beneficios, ya sea una misión, ya sea el trabajo. Ellos han construido un perverso sistema para explotar al máximo los temores del elector, quien tienen la experiencia de la Lista Tascón fresca en la memoria, y hacen uso de ese miedo para volcar a su favor los resultados electorales”, agregó.
Esa Lista Tascón, cuya existencia siempre fue negada por el chavismo, fue utilizada para castigar a quienes firmaron en el 2004 a favor de un referendo revocatorio del mandato del presidente Hugo Chávez. Con ella, millones fueron sometidos a una especie de apartheid económico que les cerraba las puertas a los beneficios que les correspondía como venezolanos.
El chavismo esperaba conseguir para Maduro diez millones de los 15 millones de votos que preveían que serían emitidos en los comicios y para ello centró sus esfuerzos en lo que denominó “Cinco anillos de Búsqueda”, según explicó un documento fechado a inicios de abril con la firma de María Isabella Godoy, Directora Nacional Ejecutiva del Frente Francisco de Miranda (FFM).
El frente, conformado por miles de idealistas revolucionarios, muchos de ellos entrenados en Cuba, jugó un papel estelar en ese esfuerzo. La organización, fundada en La Habana en el 2003 luego que Fidel Castro convenciera a Chávez de que debía crear en Venezuela algo parecido a los Comités de Defensa de la Revolución (CDR) que tiene Cuba, desarrollan una buena porción de los trabajos de calle de la Revolución.
Estos anillos consistían de un estimado de 1.2 millones de nuevos electores (Anillo Uno), unos 691,585 electores que en el 2006 habían votado por Chávez pero que no lo habían vuelto a hacer en el 2012 (Anillo Dos), los centros donde el chavismo obtiene más del 60 por ciento de los votos pero con altos niveles de abstención (Anillo Tres), las personas beneficiadas por las misiones de la revolución (Anillo Cuatro) y los militantes del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (Anillo Cinco).
Siga a Antonio María Delgado en Twitter: @DelgadoAntonioM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada