Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 11 de abril de 2013

El hombre que ostenta el poder y se eterniza en él es un azote y si carece de espiritualidad un tirano sin alma



La rica colonia electrónica0

MAR6
La rica colonia electrónica
General Carlos Julio Peñaloza
*** En una tercera entrega, el autor describe cómo Fidel renuncia a la guerrilla como instrumento para apoderarse del petróleo venezolano y la substituye por una estructura electrónica que maneja la vida de los ciudadanos y garantiza al régimen ganar cualquier elección.
Cuando los soviéticos cortaron su apoyo a la guerrilla en América Latina para concentrarse en África, Castro se tuvo que retirar de Venezuela, pero éste siguió siendo el país de sus sueños, porque el imperio de Fidel solo podía construirse con petróleo venezolano.
Sus planes se reactivaron cuando, durante su visita a la coronación de CAP en 1989, Fidel recibió al mayor Chávez en el Hotel Eurobuilding. Para entonces Chávez conspiraba con Douglas Bravo y Alí Rodríguez Araque. Ellos esperaban una explosión social en Venezuela. El estallido del 27F indicó que las “condiciones objetivas” estaban dadas. El alzamiento se aceleró y se programó para diciembre de ese año 1989, cuando el presidente Pérez regresara de Davos. Este golpe fue debelado y abortado. El autor de estas líneas, Comandante del Ejército, detuvo a Chávez y a otros miembros de la logia golpista. Al regresar, Pérez ordenó dejarlos en libertad. Luego de mi retiro en 1991, la asonada del 4F demostró que no estuve equivocado al ordenar esas detenciones.
Al salir indultado tras el alzamiento del 4F, Chávez se convirtió en una estrella política llamando a la abstención. Pero Fidel tenía otra idea. Habia aprendido que no podía oponerse a las elecciones en Venezuela, sino controlarlas. La popularidad de Chávez era similar a la de Boves en 1814 y debía ser aprovechada. Para ello contaba con el “Plan Futuro”, basado en las ideas de Marcus Wolf, jefe de Inteligencia de la STASI en Alemania Oriental. Pero para aplicarlo había que tomar antes el poder en Venezuela.
Fidel invitó a Chávez a La Habana en 1994 y allí le explicó su idea, prometiendo hacerlo su heredero. El joven golpista quedó hechizado y a su regreso abandonó su estrategia anti-electoral, convirtiéndose en candidato, con el aparato propagandistico cubano a su disposición.
El 6 de diciembre de 1998 Chávez obtuvo la victoria en las urnas. Su triunfo fue recibido por gran regocijo en Punto Cero. El Boves del siglo XXI había sido electo. Ese dia la residencia fortificada de Fidel Castro en el enclave privado Siboney de La Habana estaba de plácemes. La hora de activar el “Plan Futuro” había llegado. El objetivo era capturar a Venezuela para financiar la construcción del imperio de Fidel en Hispanoamérica. Su alianza con China le daría acceso a la tecnología para poner en práctica este designio. Las nuevas armas serían cibernéticas.
.
La maniobra electrónica era más sutil e inteligente que la estrategia guerrillera. No incluía invasiones militares, sino el acceso al poder por medios electorales seguido por la modificación de la Constitución y el establecimiento paulatino de un sistema telemático controlado desde Cuba. El objetivo es controlar a Venezuela hasta que se den las condiciones objetivas para establecer un gobierno similar al cubano que reúna las dos naciones en una sola. Luego se haría lo mismo con el resto de la ALBA y ese imperio abarcaría toda Hispanoamérica.
Dictadura tecnológica
El sistema de control aprobado por Fidel se integra a través de una red de computadoras controlada desde la Habana. La conexión en Venezuela se hace utilizando el sistema de comunicación digital de la CANTV conectado a la red de satélites chinos. Estas redes digitales tienen una configuración “master-slave”, donde los computadores periféricas o “esclavas” están controlados por una o varias estaciones maestras o “master” operadas por cubanos. El software necesario para la operación del sistema fue desarrollado conjuntamente por expertos de informática del G2 cubano, antiguos agentes de la STASI y programadores chinos. Los códigos fuentes utilizados no son de carácter abierto, sino privado. Parte de estos códigos son secretos con acceso autorizado solo a técnicos castristas con clasificación de alta seguridad. Los usuarios del CNE y auditores externos no pueden detectar las instrucciones ocultas, porque no tienen acceso a la totalidad de los códigos fuentes. Estas subrutinas se esconden tras un sistema de cifrado y ocultamiento que las hacen invisible a los usuarios. El sistema está diseñado para que ni los rectores del CNE ni los jefes de inteligencia y seguridad del Estado en Venezuela tengan acceso. Este sistema hace las auditorias ineficaces.
El corazón del sistema es la cedulación de los ciudadanos utilizando chips de última generación. Esta información, que incluye huellas digitales, alimenta bases de datos procesados por supercomputadores de última generación instalados en la UCI en Cuba. Mediante técnicas de minería de datos el sistema es un instrumento de inteligencia para vigilar las actividades de la población. Como bono adicional, el chip colocado en la cédula permite conocer la ubicación física de cualquier ciudadano registrado en la base de datos. La tecnología de punta actual permite establecer el más eficaz y diabólico estado policial.
La base de datos de identificación es el corazón del sistema. Está conectada a dos sub sistemas: uno de vigilancia e inteligencia y otro electoral. Estos sistemas entroncarán con el sistema de comando, control y comunicaciones de las Fuerzas Armadas y los organismos de seguridad del Estado. Al integrarse esta compleja estructura telemática se estará en capacidad de realizar funciones múltiples incluyendo el control de la población, la dirección de operaciones de represión y ganar elecciones.
El establecimiento del sistema telemático se hizo simultáneamente con la infiltración masiva de cubanos en Venezuela y el entrenamiento de jóvenes venezolanos. Militares castristas se encargaron de infiltrar las FAN para ideologizarlas y convertirlas en brazo armado de la revolución. Al mismo tiempo los organismos de seguridad y las misiones de carácter social harían colapsar al viejo sistema de gobierno al punto que sería posible tomar el control absoluto de la economía y la eliminación de las FAN tal como las conocemos.
Mediante esta acción se impide que la oposición sea una alternativa de poder y Venezuela se convierte en una colonia electrónica. La ejecucion de esa estrategia ha tomado años. Para lograrlo fue necesario controlar las redes de comunicaciones de Venezuela, la base de datos de cedulación y el sistema de elecciones utilizado por el CNE. Esto fue posible al llegar Chávez al poder lo cual permitio ademas tomar el control del CNE e infiltrar técnicos electorales dentro de la oposición para apoyar sus acciones. Me ha tomado tres artículos describir la base teórica y la superestructura del Plan Futuro. Ha llegado la hora de entrar en detalles de uno de sus sub planes, el de control electoral, conocido como Plan Prócer. Para eso se creó Smartmatic, con ingenieros jóvenes de la Universidad Simón Bolívar. Los fundadores de Smarmatic se hicieron millonarios en dólares y Chávez se hizo millonario en votos ganando las elecciones que ha querido. Esta historia y los nombres de quienes han actuado como agentes vendrá en la próxima entrega. La muerte de Chavez pone esta estrategia en peligro, pero ellos cuentan con Maduro. Gracias por su paciencia.

El imperio electrónico de Fidel0

FEB23
Gen Carlos Peñaloza
*** El control electrónico de la cedulación, las comunicaciones y el sistema electoral en países como Venezuela es parte del plan de dominación regional de Fidel Castro, el cual ha tenido pleno éxito en Venezuela, sostiene el autor, quien además de ex Director de la Academia Militar y ex Comandante General del Ejército, es ingeniero en comunicaciones.
En previos artículos expliqué cómo el control de elecciones en países de la región es parte del plan continental desarrollado por Fidel Castro. Este proyecto es dirigido por Ramiro Valdés utilizando técnicas de la STASI, policía secreta de la desaparecida Alemania comunista. El plan incluye vigilancia y atemorización masiva de la población mediante sistemas telemáticos que controlan electrónicamente identidad, comunicaciones, ubicación de personas y elecciones. Este plan trae a la vida real un personaje ficticio, el “Hermano mayor” (“Big Brother”) creado por George Orwell en su famosa novela “1984″. En ese libro el pueblo es aterrorizado con la frase “El hermano mayor lo está vigilando”. Fidel y Ramiro implantaron ese modelo en Cuba y ahora tratan de instalarlo en Venezuela con ayuda de los chinos. Al efecto, un grupo de ingenieros de sistemas venezolanos han sido entrenados en la UCI. Entre estos técnicos está el general Ornella Ferreira, quien fue jefe de la Sala Situacional de Miraflores y ahora es el Jefe de la Casa Militar de Chávez. Su especialización en Cuba fue camuflada como un curso de Estado Mayor.
En 1996, luego de la partida de los rusos de Cuba, su base de espionaje en Lourdes fue cerrada. A continuación Fidel negoció con China la construcción de una nueva base que le diera capacidad para espiar telecomunicaciones, hacer exploración radioeléctrica y lanzar ataques cibernéticos. A cambio de darle a los chinos esas facilidades, Fidel pidió asesoramiento y ayuda técnica para establecer una base propia de escucha y descifrado electrónico en el Caribe y Suramérica. Adicionalmente pidió asesoría y apoyo para desarrollar los programas informáticos necesarios para el “Plan Futuro”, destinado al control masivo de la población de la isla.
Luego del colapso sovietico Fidel se lanzo en brazos de China. Mientras negociaba con ellos, Fidel tenía su atención centrada de nuevo en Venezuela, donde Hugo Chávez se estaba convirtiendo en un atractivo candidato. Si Chávez ganaba la presidencia, volvería a la vida el gran designio imperial de Fidel en los años sesenta. Este plan imperial es descrito en detalle en mi libro “El Imperio de Fidel”. Para Fidel era claro que en Venezuela la victoria por el voto era indispensable y por ello cambió su estrategia. A partir de ese momento Fidel se convenció que en nuestro país tenía que ganar elecciones de cualquier manera para se aceptado.
En 1998, la base china en Cuba (Bejucal), empezó a operar con 10 antenas satelitales, conectadas en las bandas de 4 y 14 Mhz mediante trasponders de 36, 54 y 72 mHZ a varios satélites geoestacionarios chinos en órbita sobre la isla. El primer satélite chino para este proyecto fue el Shenzou-2, puesto en órbita en el 2001. Desde entonces China ha lanzado 20 vehículos espaciales integrando una gigantesca red mundial de satélites. Los satélites comprados por Chávez a los chinos forman parte de este sistema. Los satélites venezolanos están conectados a la sala situacional operada por Valdés en la UCI y a varias salas situacionales secretas en Venezuela.
Cuando las instalaciones rusas en Lourdes quedaron abandonadas, Valdés las utilizó para crear allí la Universidad de Ciencias Informáticas de Cuba (UCI). En ese instituto instaló como jefe de proyecto secreto al Dr. José Lavandero García, a quien designó vicepresidente con muy baja silueta. El UCI cumple una labor dual. Además de preparar a los nuevos ingenieros de sistemas y comunicaciones cubanos, sirve de cobertura al grupo de expertos en telemática dirigidos por Lavandero encargados de desarrollar, mantener y operar el “Plan Futuro”. Su misión es realizar investigación y desarrollo para crear los programas informáticos necesarios para controlar a la población de Cuba y otros países del área. Estos proyectos incluyen el control de la cedulación y ubicación de los ciudadanos y la manipulación de elecciones. Este esfuerzo no requiere un gasto demasiado grande. Solo es necesario un grupo pequeño de expertos armados de computadores para desarrollar programas maliciosos ocultos dentro del código fuente, los cuales son muy difíciles de detectar por auditores externos.
Este equipo cubano esta formado por la crema y nata de los graduados del UCI. Sus jefes fueron formados por expertos de la STASI (Alemania del Este). A la sala situacional secreta instalada en la UCI llega la punta cubana del cable submarino instalado recientemente entre Venezuela y Cuba. Este cable constituye un sistema alterno en caso que el sistema satelital falle o sea destruido en una guerra. El proyecto está bajo la dirección general de Valdés y lo controla el Dirección de Inteligencia Militar desde el Ministerio de las Fuerzas Armadas. El control técnico del proyecto está a cargo de Guillermo Bello y su esposa la coronel Sara Jordán, ambos del Ministerio del Interior. La programación y control secreto está a cargo de los brillantes ingenieros Sergio Suárez, Amado García y José Luis Presmanes.
Fidel y Valdés desarrollaron separadamente la genial idea de crear a SMARMATIC para controlar las elecciones en Venezuela luego de la elección de Chavez en 1998. El futuro Imperio de Fidel no se conquistaría por las armas sino a través de la electrónica. Como paso inicial dieron cabida a Smarmatic sacando del CNE a INDRA e infiltraron la Coordinadora Democrática y luego la MUD con sus agentes para cabildear las bondades y la pureza del CNE. La historia de los orígenes de esta misteriosa empresa destinada a consolidar el imperio electrónico de Fidel será el tema de mi próximo artículo.

El Plan Maestro de Fidel0

FEB1
General Carlos Julio Peñaloza
*** El Proyecto de Control Electoral Revolucionario es una pieza dentro del vasto plan de los Castro para, comenzando por Venezuela, dominar América Latina aplicando los métodos con los cuales Rusia subyugó a los pueblos de Europa Oriental.
El Proyecto de Control Electoral Revolucionario (PROCER) es la punta del iceberg de un designio mayor denominado “Plan Futuro”, formulado por Fidel para apoderarse de Venezuela paulatinamente. La experiencia en la fracasada guerra de guerrillas de los años 60 le indicó que debía cambiar de método. Ramiro Valdez, uno de sus expertos del área de inteligencia, formado por la STASI (Policía de Seguridad del Estado de Alemania Oriental) le habló sobre los modernos métodos de control de población utilizando computadoras y sistemas de comunicaciones. Fidel le ordenó que siguiera estudiando el tema.
Valdéz formó un equipo de especialistas en telemática que habían adquirido experiencia con los soviéticos en la base cubana de Lourdes. Dentro de ese exclusivo grupo sembró la idea que le habían inculcado en la Stasi de usar la telemática como arma de dominación política, no solo internamente en Cuba sino hacia el exterior. La exótica idea atrajo a Fidel y fue el origen del “Plan Futuro”. El proyecto “PROCER” fue uno de las primeras ideas producidas debtri de este plan maestro. La llegada al poder de Chávez facilitó su puesta en práctica en Venezuela. Los resultados están a la vista.
El objetivo final del Plan Futuro no es Venezuela, sino el control de la América Hispana y del Caribe dentro del contexto de la “Batalla de las Ideas”. En ese enfrentamiento se utilizan tres armas ideológicas poderosas: el nacionalismo, el antiamericanismo y el bolivarianismo. Estos instrumentos son empleados en conjunción con el comunismo para crear “La Patria Grande hispanoamericana”, donde los Castro y sus sucesores gobernarán a perpetuidad como dictadores. Este empeño ha ido avanzando gracias al carisma, magnetismo y sentido social de Fidel. El y Chávez se convirtieron en paladines de la mayoría empobrecida de estas tierras. Esta política de Estado se usa en conjunto con una aceitada maquinaria propagandística y una insidiosa guerra sicológica y desinformación para instalar una dictadura, disfrazada como democracia para ajustarse a la moda política. Dentro de este contexto ellos son los nuevos redentores.
Desde los tiempos de Lenin los comunistas han sido expertos en infiltrar a sus enemigos. El “Plan Futuro”, basado en técnicas de la STASI, utiliza computadoras y complejas redes de comunicaciones y sistemas de control para penetrar al gobierno venezolano y controlar al país. Los blancos son los poderes públicos, las Fuerzas Armadas, los partidos, los estudiantes, los sindicatos, etc. Cuando se denuncia este entramado claramente visible, saltan a la arena furibundos grupos de lobby bien financiados clamando “¡Muestren las pruebas!”. Lo mismo dijeron los defensores de Chavez cuando lo detuve en 1989 y gafamente CAP lo dejo en libertad.
La “carga de la prueba” es un aforismo jurídico que se aplica a quienes acusan ante un tribunal. Incluso en esos casos esta carga no es predeterminada. En Derecho, el principio ontológico establece que la carga de la prueba no corresponde a quien afirma un hecho sino a quien está en capacidad de probar lo contrario. Contra mis afirmaciones le corresponde al gobierno cubano y a sus colaboradores en Venezuela demostrar que estoy equivocado. Aunque en este caso no esta planteado un juicio formal sino una confrontación pública de ideas para tratar de dilucidar la verdad.
Mis investigaciones me permiten afirmar con firmeza que Fidel Castro y sus sucesores, mediante el control de actividades vitales del gobierno de Venezuela, como la penetración de los poderes públicos, las Fuerzas Armadas, PDVSA, seguridad, cedulación, registros, elecciones, etc., están instalando legalmente una dictadura comunista para controlar el país. Este hecho es sorprendente porque los términos comunismo, socialismo y dictadura no forman parte de nuestra Constitución. Por supuesto, para Castro esto no es problema, porque la Carta Magna venezolana es lo que él diga.
El cese de la ayuda soviética a Cuba obligó a Fidel a aplicar la idea de Valdéz para apoderarse del petróleo venezolano. El colapso soviético coincidió con la caída de los precios petroleros que tenían a Venezuela contra la pared. Las protestas contra la democracia iban en aumento y Fidel estaba sintonizado con la logia golpista. Para entonces Valdés ya tenia un plan telemático elaborado pero Cuba no tenía el know how ni el dinero para desarrollarlo en Venezuela.
En 1989 Fidel fue invitado a Caracas a la coronación de CAP. Fidel llegó en tres aviones rusos con una comitiva de más de 300 personas de aspecto militar que entraron sin identificarse por la rampa 4 de Maiquetía. Para alojar este grupo contrató para su uso exclusivo el hotel Eurobuilding, que estaba a a punto de ser estrenado. Los gastos fueron cubiertos por el gobierno de Venezuela. Allí Fidel se reunió clandestinamente con varias personalidades locales incluyendo algunos militares. Uno de ellos fue un mayor que trabajaba en el Palacio de Miraflores muy cerca de la oficina del Presidente Pérez. La reunión fue amor a primera vista. La empatía fue total y la química perfecta. En diciembre del 89 detuve a Chavez y 18 miembros de la logia. De inmediato una nube de infiltrados salto a decirle a CAP que no habia suficientes pruebas. CAP ordeno dejarlos en libertad. En 1991 pase al retiro. Lo demás es historia.
El golpe del 4F no sorprendió a Fidel, pero al ver la derrota de la intentona se puso en contacto con CAP para rechazar el asalto. Cuba necesitaba el petróleo venezolano y no podía correr riesgos. Chávez fue a prisión y en 1993 Chávez pidió el indulto a Caldera, siendo amnistiado en marzo del 94. Una vez libre Chávez se declaró partidario del abstencionismo. En diciembre de ese año Fidel lo invitó a La Habana simulando no conocerlo. Al bajar del avión se abrazaron como viejos amigos. El lenguaje corporal indicó que se conocían bien. Posteriormente, en la Universidad de La Habana en 1994 el golpista se dirigió a la audiencia llamándolos “queridos compatriotas”. Era evidente que el plan de dominio de Hispanoamérica ya estaba en marcha.
En esa visita Fidel convenció a Chavez que debía lanzarse como candidato a la presidencial y le explicó en detalle el “Plan Futuro” para apoderarse no solo de Venezuela sino de toda Hispanoamérica. Los Castro serían los líderes de ese nuevo imperio comunista y al morir ellos Chávez sería su delfín. Al regreso a Caracas ya era un zombi de Fidel.
En 1996 los soviéticos decidieron retirarse de Cuba. A la partida de los rusos Fidel negoció con China para permitir la construcción en Bejucal de una nueva base militar con capacidad para espiar telecomunicaciones, hacer exploración radioeléctrica y lanzar ataques cibernéticos. A cambio Fidel pidió a los chinos asesoramiento y ayuda técnica para desarrollar el Plan Futuro. Los chinos habian ya elaborado para reemplazar a los rusos y convertirse en los rivales de los americanos por el dominio del mundo.
La llegada al poder de Chávez en 1998 le abrió a Fidel las puertas de Venezuela. La decadencia de la 4a República facilitó el triunfo. Pero esa victoria era solo el primer paso. El objetivo era perpetuarse en el poder. Para ello necesitaban a SMARMATIC.

El Plan “PROCER”0

ENE23
General Carlos Julio Peñaloza (23/01/2013)
*** En Venezuela, Cuba ha desarrollado un Plan de Control Electoral Revolucionario (PROCER) que incluye la manipulación de las máquinas de votar y cuyo objetivo es establecer en este país un régimen comunista bajo fachada electoral democrática.
En anterior artículo sobre SMARMATIC afirmé que esa empresa, fundada por cuatro inteligentes ingenieros venezolanos recién graduados, fue el caballo de Troya diseñado por el G2 cubano para controlar las elecciones venezolanas. En el presente escrito describiré la forma como se formuló y desarrolla ese plan cuyo objetivo es perpetuar en Venezuela un gobierno comunista tras una carátula democrática.
Lo que leerán a continuación no es ciencia ficción ni especulaciones, sino el producto de una detallada investigación sobre tan delicado tema. Es parte de una secuencia de artículos escritos en la convicción de que mientras más conozcamos el fraude electrónico que se nos aplica mejor podemos combatirlo. Lo que no debemos hacer es ignorarlo o, peor, negarlo.
El “Plan de Control Electoral Revolucionario” (PROCER) es la primera aplicación cibernética del “Proyecto Futuro” de Fidel Castro. Este mega plan fue formulado como parte de la estrategia a utilizar en el escenario internacional que Castro llamó “La batalla de las ideas”. El objetivo es construir lo que ellos llaman la “Patria Grande Socialista”, dirigida vitaliciamente por Fidel y sus sucesores mediante el control de las mentes en los países dominados. Esto aparece descrito en detalle en mi libro “El imperio de Fidel”, que circulará en los próximos días. El plan PROCER es solo una faceta de un plan maestro que va mas allá de lo meramente electoral.
El “Plan PROCER” fue desarrollado en el máximo secreto por un selecto grupo de los más brillantes profesores y alumnos de la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) de Cuba, en conjunción con el G2. Su objetivo fue controlar el sistema electoral venezolano desde La Habana para potenciar el carisma y popularidad de Chavez. En Venezuela sería fácil desarrollar el plan, dada su arraigada cultura del voto. Este país cuenta además con recursos financieros para costear la inversión y tiene predisposición al uso de tecnologías avanzadas.
La “Universidad de Ciencias Informáticas” (UCI) de Cuba fundada en el 2002 como un proyecto favorito de Fidel desde que el jefe del G2, Ramiro Valdés, le vendió la idea. Este centro de estudios tiene su pedigrí en la inteligencia militar cubana porque fue creado en las antiguas instalaciones de la “Base Lourdes”. Esta instalación secreta era una sofisticada estación de radio escucha y guerra electrónica soviética creada para espiar y atacar cibernéticamente a los EEUU durante la guerra fría. La instalación fue inicialmente operada exclusivamente por brillantes técnicos en comunicaciones y computación de la URSS, pero luego del colapso soviético paso a manos cubanas. Antes de retirarse, los soviéticos dieron entrenamiento técnico a los nuevos operadores del G2 cubano. En la UCI se forma la crema y nata de los expertos en telemática y espías electrónicos cubanos. La telemática es la disciplina que se ocupa de la integración de los sistemas informáticos de control y comunicaciones en proyectos cibernéticos aplicados a sistemas socio políticos como el “PROCER”.
La UCI sirve de fuente de personal técnico y cobertura para la “Operación Futuro”, la más preciada joya de la corona cubana. “Futuro” es el nombre clave del designio hegemónico de Fidel en Hispanoamérica. Para lograr ese objetivo la UCI dirigida por el G2 diseña y ejecuta una serie de proyectos telemáticos supersecretos que van desde el control de identidad hasta aplicaciones electorales y control cibernético del gobierno y el Estado. Estos proyectos están encuadrados en un escenario estratégico que Fidel llama “La batalla de las ideas”.
El plan “PROCER” para Venezuela complementa la política de infiltración de agentes y guerrilleros que Fidel ha mantenido desde que llego al poder en 1959. Constituye el paso decisivo que le permitirá a los hermanos Castro a dominar a Venezuela.
El arma cibernética tiene como objetivo la penetración de los sistemas informáticos de algunos países vecinos a través de sus sistemas de comunicaciones. Esta estrategia permitiría obtener información clasificada y eventualmente controlar a los países escogidos, en conjunción con los agentes cubanos infiltrados en su seno y sus colaboradores. Luego del colapso soviético esta idea permaneció congelada por largo tiempo por falta de recursos. La llegada al poder de Chávez en 1999 le permitió a Fidel contar con financiamiento adecuado para desarrollarla. Para entonces “PROCER” estaba listo para ser utilizado.
En 1999, un pequeño grupo de chavistas coordinados por asesores cubanos iniciaron la puesta en práctica del “Plan Prócer”. Los iniciadores integraron un equipo coordinado por Jorge Rodríguez, un médico siquiatra miembro de la Dirección de Estrategia Nacional del MBR. Jessy Chacón, un teniente retirado, ingeniero de sistemas y experto en telemática, y Socorro Fernández, ingeniero de sistemas especialista en sistemas operativos de PDVSA. Para entonces Rodríguez era un alto funcionario del CNE, Chacón era el presidente de CONATEL y Fernández trabajaba en PDVSA como gerente de medios informáticos.
La primera tarea de este equipo fue echar a INDRA del CNE. Esta misión fue cumplida en el año 2000. Estas incidencias fueron cubiertas en el primero de estos artículos. La segunda tarea fue crear una compañía a la medida para ejecutar el “Plan Prócer”. Allí entra en escena SMARMATIC. Los detalles los revelaré en mi próxintrega.ma e

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada