Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 7 de abril de 2013

La cultura reclama a Henrique Capriles


"Gledys, habrá pantalla pa' que vuelvas"

imageRotate
| 1 | 2 | 3 |
Contenido relacionado
ELVIA GÓMEZ |  EL UNIVERSAL
EL UNIVERSAL
sábado 6 de abril de 2013  12:00 AM
Fue estremecedor. Que no por nada la televisión venezolana adquirió renombre internacional con sus telenovelas. Fue un encuentro donde los sectores político y el cultural -en su más amplios espectros- se demostraron respeto, admiración y compromiso mutuos.

"La indolencia, señores, ha llegado a su fecha de vencimiento", dijo a modo de sacudida al intelecto y al espíritu de los venezolanos, el escritor Leonardo Padrón, el último de los portavoces en el acto donde los trabajadores del arte, la cultura, los medios de comunicación y del espectáculo, expresaron su respaldo público al candidato presidencial de la Unidad, Henrique Capriles Radonski, en el único sitio donde fue posible: el teatro Chacao.

César Miguel Rondón, Gle-dys Ibarra, Elías Pino Iturrieta, Laureano Márquez y Emilio Lovera -interpretando un sainete político-, Rummy Olivo y Teo Galindez -al son del llano- fueron los portavoces de un mensaje que apuntó a la lucha por la construcción de democracia, dando el primer paso el 14-A.

Al cabo de dos horas, tuvieron del candidato las palabras que esperaban: "Ustedes son ídolos para muchas personas, no defraudemos a Venezuela. Yo haré que ustedes se sientan orgullosos de este gesto que hoy han tenido conmigo".

#Yosoyvenezolano 

Unas 150 personas en tarima. Actores y actrices, artistas plásticos, cineastas, músicos y cantantes, periodistas y humoristas. Otras tantas rebasaron el aforo de 530 butacas y coparon escaleras y pasillos. El evento tuvo, además, una coordinación para multiplicar su efecto en Twitter, y así #Yosoyvenezolano llegó a ser trending topic mundial, luego de que una veintena de participantes se sucedieran en el micrófono y, en plena transmisión, mandaron sus mensajes exhortando a imitarlos en la red.

Yordano Di Marzo, antes de cantar Por estas calles, expresó su deseo de que la canción que lo catapultó a la fama como tema de la telenovela homónima, no siguiera teniendo vigencia. César Miguel Rondón destacó que todos los asistentes estaban allí "por libre voluntad" antes de presentar a una que "se gastó sus churupitos" para venir: Gledys Ibarra.

"Aquí hay talento, trayectoria, respeto pa' tirar pa'l techo" (...) Yo no estoy aquí (en Venezuela) porque no tengo trabajo", se justificó Ibarra. Insistió en invitar a usar "el arma" que todos tenemos al alcance, que no es otra que nuestra venezolanidad. En oposición a los artistas de los que se ha dicho que vendieron su conciencia al Gobierno, ella añadió: "Yo sí vine a cambio de algo. Vine a buscar una Venezuela diferente, decente, abastecida, segura. La quiero brillante, hermosa, con todos unidos (...). Así como Nicolás no es Chávez, Capriles no es CAP ni Caldera", dijo sobre el candidato quien, al subir a la tarima, a las 2 pm, fue recibido con un abrazo por la hija del primer presidente que tuvo la democracia venezolana, Virginia Betancourt, quien fue presidenta de la Biblioteca Nacional por 25 años.

 

Laureano y Emilio, critíquenme

Henrique Capriles habló por media hora. Fue un discurso distendido en el que explicitó su admiración, como cualquier fan. "Al terminar me van a firmar un autógrafo", dijo y se rió.

Casi se excusó por haber usado el teatro Chacao. "No tenemos espacio, casi todos están bajo el control del Gobierno" y se comprometió a que "en la Venezuela que viene podrán expresarse donde quieran".

Capriles comentó la intervención previa de Norkys Batista, censurada por el Gobierno en su monólogo. Ella había ironizado: "En todos los hoteles del mundo se tienen orgasmos, menos en Venetur". "Hay gente que tiene frustraciones, ¿saben lo que es impedir una obra de orgasmos en un hotel? ¡Por favor!", bromeó el candidato.

Rememoró los antecedentes de su familia materna, los Radonski, vinculados con el cine.

"Yo puedo hablar del talento venezolano, crecí con ustedes", dijo mientras miraba alternativamente al grupo a sus espaldas y al público. Pidió al gremio del espectáculo que ayer le respaldó, ayudarle "a que este tiempo del miedo, de la maldad, de la confrontación, quede atrás para siempre (...). Tenemos una oportunidad histórica, única, que esto no se quede aquí, no lo dejemos en el encuentro y las fotos".

Relató nuevamente el episodio de cuando pasó varios meses preso y añadió: "No se imaginan lo importante que son ustedes para mí". Confesó que la telenovela Cosita rica era su momento para la evasión. "Yo al salir lo que quería hacer era ver a Fabiola Colmenares".

Se comprometió a que, de llegar al poder, será amplio con sus críticos y abrirá espacios para la creación. "Cuando se cierra a un medio se deja al talento sin una ventana. Gledys, aquí va a haber pantalla pa' que tú vuelvas", ofreció en respuesta al mensaje de Ibarra.

"Laureano, Emilio, yo quiero verlos que hagan humor conmigo. Los invito a que me critiquen desde el primer día. Que salga una novela como Por estas calles(...) En el próximo acto para criticar al Gobierno yo les doy el Teresa Carreño".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada