Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 22 de abril de 2013

“Sigo con atención los acontecimientos en Venezuela. Los sigo con mucha preocupación e intensas oraciones y la esperanza de que se encuentren vías justas y pacíficas para superar el momento de gran dificultad que atraviesa el país”, dijo el Papa ante una audiencia que lo escuchaba en silencio.



El papa Francisco, muy preocupado por situación en Venezuela, llama a la paz

  
 

AFP

El papa Francisco hizo este domingo en la Plaza de San Pedro del Vaticano un encendido llamado a la paz en Venezuela tras la elección como presidente del delfín de Hugo Chávez, Nicolás Maduro, que llevó a la oposición a pedir un recuento total de los votos.
El papa argentino llamó a que se rechace “toda violencia” en el país y se establezca un “diálogo basado en la verdad, el reconocimiento mutuo y la búsqueda del bien común”.
Poco después de mediodía y al concluir la oración del Regina Coeli, ante una plaza ocupada desde muy temprano por miles de fieles, cientos de niños y de bebés, el Papa se refirió a la crítica situación venezolana generada por el estrecho margen con que fue elegido presidente Nicolás Maduro, que ha motivado que la oposición pidiera un recuento total de los votos.
Vencedor por sólo un 1.8% de diferencia frente al candidato opositor, Henrique Capriles, Maduro ha instado a la oposición al diálogo, tras las manifestaciones que han dejado ocho muertos y unos 60 heridos en una semana de crispación política creciente, según las autoridades.
“Sigo con atención los acontecimientos en Venezuela. Los sigo con mucha preocupación e intensas oraciones y la esperanza de que se encuentren vías justas y pacíficas para superar el momento de gran dificultad que atraviesa el país”, dijo el Papa ante una audiencia que lo escuchaba en silencio.
“Invito al querido pueblo venezolano, y en particular a sus responsables institucionales y políticos, a que rechacen firmemente toda violencia y establezcan un diálogo basado en la verdad, el reconocimiento mutuo, en la búsqueda del bien común y en el amor por la nación”, agregó el primer papa latinoamericano y jesuita de la historia.
La gente que se había reunido en la plaza para escuchar el Regina Coeli recibió con entusiasmo las palabras del pontífice.
“Realmente es un buen mensaje, para que los irigentes de Venezuela y el mundo entiendan que la forma de llegar a las soluciones es dialogando entre las partes”, comentó a AFP el colombiano Heriberto Suárez.
Para Sergio Lavalle, de México, lo que dijo el papa “fue muy emotivo”. “Está tocando tópicos que nos conciernen a todos los latinoamericanos. Pienso que sus palabras pueden influir en la situación, porque es un papa que tiene mucho carisma; la gente lo escucha y lo quiere. Y eso que tiene apenas algunos días de pontificado…”, señaló.
Según el uruguayo Milton Camarero, las palabras del pontífice “intentan ser una reflexión para que la sociedad venezolana trate de superar este momento civilizadamente. Ya venían los ánimos crispados. Es un país complicado, difícil de gobernar. Si lo dijo el Papa, debe ser porque tal vez están pasando otras cosas que nosotros desconocemos”.
Antes del Regina Coeli, el papa Francisco había celebrado en la Basílica de San Pedro la primera misa de ordenación como pontífice con motivo del domingo del Buen Pastor, que tradicionalmente se dedica a las ordenaciones sacerdotales.
El Papa ordenó a un grupo de 10 seminaristas de distintos países, la mayoría italianos, un croata y un argentino, el padre Alberto Daniel López Pantano.
La particularidad de este grupo es que se trató de adultos, que entraron al seminario a los 30 años y tienen ahora entre 37 y 44 y casi todos una carrera universitaria y experiencia laboral precedente.
A ellos, y de alguna manera a todos los sacerdotes del mundo, el Papa rogó: “Por favor, no os canséis de ser misericordiosos”, “no tengáis vergüenza de demostrar ternura a los ancianos” y “caridad sincera, no para gustarse a así mismos sino para gustar a Dios”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada