Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 22 de junio de 2015

El Sol entra a Cáncer este domingo 21 de junio a las 12:09 del mediodía, hora de Venezuela (16:39 GMT), signo regido por el elemento agua, que prevalece en nuestra conducta durante este tiempo. El agua se asocia a caracteres emocionales, sensibles, sentimentales, susceptibles, psíquicos e intuitivos, y todas estas cualidades estarán activadas con mucha intensidad.

DOMINGO, 21 DE JUNIO DE 2015

Solsticio de Verano, purificación kármica

Tomado del blog "Termómetro Zodiacal" de Pedro González Silva
El Sol entra a Cáncer este domingo 21 de junio a las 12:09 del mediodía, hora de Venezuela (16:39 GMT), signo regido por el elemento agua, que prevalece en nuestra conducta durante este tiempo. El agua se asocia a caracteres emocionales, sensibles, sentimentales, susceptibles, psíquicos e intuitivos, y todas estas cualidades estarán activadas con mucha intensidad.

Será un tiempo de nostalgia, de introspección. La Luna, regente de Cáncer, marcará la pauta, y al igual que ella, este ciclo será cambiante, como las fases de nuestro satélite. Nos llevará a la nostalgia, removerá nuestros arraigos, los cuales deberemos concientizar para que no se conviertan en una traba para nuestra evolución personal.

La energía de Cáncer bien canalizada nos puede llevar a entregar a la humanidad las cualidades que desarrollemos como consejeros o protectores, sin embargo también puede dar tendencia a ocultarnos del mundo para protegernos de él.

La era de Cáncer, siglos atrás, nos puede remontar al tiempo en que nació la humanidad, pues su cualidad maternal nos lleva a la imagen del vientre cósmico, donde se engendra la vida.

Los signos de agua son los más “kármicos”, esto significa que son los más propensos a la búsqueda interna, al desarrollo de la intuición y de la magia, los que afrontan más crisis existenciales y también los que finalmente logran la transmutación, por eso, en la parte de nuestra carta astral donde tengamos los signos de agua, es el área donde más tendremos que trabajar nuestro mundo psíquico para despertar nuestros poderes transformadores.

El agua en el lenguaje esotérico representa el subconsciente, esa parte interna de nuestra consciencia responsable de hacer realidad todo aquello que pensamos, bueno o malo; lo que nuestra mente consciente envía al subconsciente, éste último lo materializa. Ese es  nuestro vientre cósmico.

La entrada del Sol a Cáncer se asocia al solsticio de verano, cuando los días son más largos que las noches y el ambiente se renueva al recibir con más intensidad la luz del astro rey. Esta etapa se relaciona con San Juan Bautista, y resulta interesante el simbolismo de este momento, pues el bautismo se realiza vertiendo agua sobre la cabeza de aquel que es bautizado.

El bautismo representa el perdón del pecado original. Veamos entonces la significación más profunda de este sacramento. Para los sabios de la antigüedad, el agua es el símbolo de la materia fundamental de la cual está hecho el universo, la sustancia primigenia de la que estamos hechos todos.

Esta sustancia universal se concentra en nuestro subconsciente (ámbito que gobierna la Luna, el astro que rige a Cáncer); allí reposa el origen de todo lo que va a ser creado. Cuando pensamos algo, esa energía va a ese mundo subterráneo. Entonces, a un nivel más elevado, el bautismo representa una limpieza que puede acabar con pensamientos erróneos que frenan nuestros deseos y nuestra evolución.

La Luna, regente de Cáncer, moviliza el agua, lo podemos ver en las mareas, como suben en Luna Llena y se retiran en Luna Nueva; de igual forma, la Luna mueve nuestra marea interna, pues estamos constituidos en un 75% de agua.

En Luna Llena tenemos nuestra marea interna al máximo, mal utilizada provoca agresividad, arrebatos emocionales y hasta actos de locura, pero cuando se sabe canalizar su energía a través del autocontrol y la meditación, podemos lograr actos de magia.

En nuestra carta astral, el astro asociado a nuestro mundo psíquico‑emocional es justamente la Luna, y ésta es fluctuante; ella afecta las mareas, que suben o bajan de acuerdo a las fases lunares. Por eso nosotros, que estamos constituidos en un 75% de agua, tenemos altas y bajas emocionales.

De esta forma, si nos quedamos a merced de nuestras fluctuaciones emocionales, muchas cosas que logramos cuando estamos alegres y tenemos por tanto pensamientos positivos, después las echamos a perder cuando nos viene un bajón emocional.

Así que debemos esmerarnos, muy especialmente en  el ciclo canceriano,  en que nuestros pensamientos se mantengan en un nivel constante, sin dejarse afectar por las fluctuaciones emotivas; así estemos exaltados o decaídos emocionalmente, debemos hacer un esfuerzo en mantener nuestra voluntad y nuestros objetivos.

Se los explico de una manera práctica: Podemos tener un bajón emocional, eso es inevitable; pero si nos dejamos arrastrar por ese bajón, y tenemos una meta importante que cumplir, un proyecto de vida, podríamos descuidarlo, dejarlo de lado. La idea es mantener el norte, independientemente de las fluctuaciones emocionales; es normal bajar un poco el ritmo de actividad cuando estamos decaídos, pero no debemos tirar la toalla y dejar de lado nuestras metas, debemos continuar, perseverar, hasta llegar.

Y no se trata de tener una meta por tenerla y llegar por llegar; se trata de identificar una meta, proyecto o actividad que signifique una realización en nuestras vidas, algo que amamos hacer, que nos llene; Cáncer y los signos de agua en general, nos enseñan que la conexión emocional es esencial para alcanzar grandes metas, porque no vamos tras ellas mecánicamente, o por simple conveniencia, o por llenar un espacio vacío, vamos con ellas por la fuerza de amor y de la pasión; esa es la clave.

Y siendo así, podemos vencer las fluctuaciones de nuestros estados de ánimo. Es igual que en el amor. Si amas a alguien, lo amas igual si estás triste o alegre.

Este ciclo de Cáncer se presenta intenso, pues este miércoles 24 de junio, a las 09:04 de la mañana, hora de Venezuela (13:34 GMT) entra Marte, el astro de la acción y la confrontación y pone a hervir el agua canceriana; además, Marte en Cáncer se desajusta, entra en “caída”, y la sensibilidad entra en un punto cercano al malhumor, al estrés.

Será importante no acumular molestias a fin de evitar estallidos de ira; vayamos drenando nuestras emociones en la medida en que se vayan produciendo. Sin embargo, si estamos en un contexto en el que podemos conectarnos con amor a una meta, a un proyecto, Marte nos traerá euforia, ánimo, entusiasmo, acción positiva, iniciativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada