Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 6 de junio de 2015

Pablo Montoya, escritor colombiano ganador de la XIX edición del Premio Rómulo Gallegos, afirmó que su novela Tríptico de la infamia es resultado de un arduo proceso creativo y una rigurosa investigación. "En esta novela trabajé fuertemente, no es que me la sacara del bolsillo", manifestó en una entrevista con AP."Son tres pintores relacionados muy directamente con la conquista de América y quise contar los avatares que ellos viven en medio de un contexto de fuerte convulsión social", detalló en la nota

Pablo Montoya: "Mi novela no la saqué del bolsillo"

"Jamás pasó por mi cabeza llegar a ganar un premio como este de tal envergadura", expresó Montoya | Foto: El Comercio
"Jamás pasó por mi cabeza llegar a ganar un premio como este de tal envergadura", expresó Montoya | Foto: El Comercio
El ganador del XIX Premio de Novela Rómulo Gallegos señaló que hasta el momento nadie había abordado la conquista de América a través de sus pintores
Pablo Montoya, escritor colombiano ganador de la XIX edición del Premio Rómulo Gallegos, afirmó que su novela Tríptico de la infamia es resultado de un arduo proceso creativo y una rigurosa investigación.
"En esta novela trabajé fuertemente, no es que me la sacara del bolsillo", manifestó en una entrevista con AP.
El también profesor de literatura en la Universidad de Antioquia dijo que hasta el momento nadie había abordado la conquista de América a través de sus pintores.
"Son tres pintores relacionados muy directamente con la conquista de América y quise contar los avatares que ellos viven en medio de un contexto de fuerte convulsión social", detalló en la nota.
Pablo Montoya se encuentra en Buenos Aires, Argentina, para participar en un evento literario. Desde allí, se mostró gratamente sorprendido y feliz por la distinción.
"Jamás pasó por mi cabeza llegar a ganar un premio como este de tal envergadura", añadió.
"Además de la investigación, en el libro hay una preocupación por el ensayo, pero siempre con un tono poético", continuó.
Pablo Montoya se hizo acreedor a un premio de US$100.000 y además verá publicada su obra en formato popular.

Itinerario de Hernán Cortés

MONS. BALTAZAR PORRAS |  EL UNIVERSAL
sábado 6 de junio de 2015  12:00 AM
Una de las figuras más controvertidas de la historia americana es Hernán Cortés, conquistador de México. Nativo de la villa extremeña de Medellín, perteneció a una familia con holgura económica lo que le permitió adquirir cultura y arte en diversas disciplinas, en la universitaria Salamanca y en la cortesana Valladolid. Se apuntó a la aventura de la colonización española en el nuevo mundo. Adquirió conocimientos jurídicos y administrativos que le serían de gran utilidad en sus andanzas posteriores; evidenció también su marcada afición al juego y a las mujeres. Lo que aprendió de música, latín y autores clásicos lo llevó a admirar las gestas de Alejandro Magno y Julio César, lo que le sirvió de inspiración para las guerras y la diplomacia que desplegó en la Nueva España.

El Centro de Exposiciones Arte Canal, en las inmediaciones de la madrileña Plaza de Castilla, nos regala "el itinerario" de este singular personaje. Se abre la muestra con dos salas de alto valor visual, artístico y pedagógico: "el hombre animal colonizador" nos pasea por las más significativas colonizaciones desde la antigüedad hasta el siglo XV, reafirmando que la colonización es una característica de la cultura humana.

Un segundo paso, "la forja del conquistador", explica de dónde surgen estas figuras complejas, contradictorias e interesantes como Hernán Cortés. La transición de la Edad Media a la modernidad estuvo caracterizada por los grandes descubrimientos, la creación de la carabela, el dominio del mar y los afanes de descubrir para colonizar. La conquista de México supuso el encuentro entre las dos culturas más florecientes del viejo y del nuevo mundo: el imperio de Carlos V y el imperio Azteca regido por Moctezuma. La interpretación de aquellos sucesos históricos es muy controvertida: ¿gesta heroica de conquista o genocidio? Una de las claves del éxito de Cortés fue el haber sabido negociar con las muchas tribus subyugadas, sometidas y explotadas por los aztecas.

Hay que hurgar en la historia real para no caer en leyendas doradas ni en los indigenismos ingenuos. Los trágicos sucesos de los inicios de la conquista no deben interpretarse de forma anacrónica como meras expresiones de la violencia de la guerra. Más documentan el duro conflicto cultural, religioso e ideológico que entrañó aquel primer encuentro entre dos mundos. El mundo globalizado de hoy es fruto de aquel mestizaje bañado de sangre y dolor de una parte, y de la acción pacificadora y cordial impulsada por los misioneros a la par de la aguda reflexión de los teólogos y juristas salmantinos.

La mezcla cultural que personifica la discutida figura de Hernán Cortés reclama y actualiza la queja de Octavio Paz: "debe ser restituido al sitio a que pertenece con toda su grandeza y todos sus defectos: a la historia".

bepocar@gmail.com 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada