Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

sábado, 20 de junio de 2015

“Valencia colapsada de basura y huecos…PCV” El graffiti llamó nuestra atención porque teníamos años sin ver una pinta de los camaradas. Visitamos el centro luego de una ausencia de meses y el impacto fue fuerte: La crisis ha pegado en el comercio con muchos negocios cerrados y poca gente caminando. Escasos vehículos, tanto que a las 8 y 45 de la mañana llegamos sin colas a los alrededores del Teatro Municipal y estacionamos de inmediato. Y ahí estaban, el “Principal”, que ya no es el bar que fue; más abajo, la calle Colombia, solitaria; la Plaza Bolívar con dos oradores sin audiencia, gritando a todo gañote; la Catedral en reparación y la Farmacia La Torre, con gran escasez de medicamentos.

El Carabobeño 19 junio 2015

Fabio Solano || Mirador Valenciano

La decadencia del centro
“Valencia colapsada de basura y huecos…PCV” El graffiti llamó nuestra atención porque teníamos años sin ver una pinta de los camaradas. Visitamos el centro luego de una ausencia de meses y el impacto fue fuerte: La crisis ha pegado en el comercio con muchos negocios cerrados y poca gente caminando. Escasos vehículos, tanto que a las 8 y 45 de la mañana llegamos sin colas a los alrededores del Teatro Municipal y estacionamos de inmediato. Y ahí estaban, el “Principal”, que ya no es el bar que fue; más abajo, la calle Colombia, solitaria; la Plaza Bolívar con dos oradores sin audiencia, gritando a todo gañote; la Catedral en reparación y la Farmacia La Torre, con gran escasez de medicamentos.
Entramos a una fuente de soda establecida en el centro por más de 30 años. La conocimos cuando era apenas una barra con una decena de taburetes giratorios. Luego el progreso la llevó a convertirse en restaurante, favorito de abogados y periodistas. Saludamos al dueño: “¿Que hubo, como anda la vida?”. “Epa. Pues ahí vamos, pero esto está feo, compadre. Ya estoy cerrando sábado, domingo y lunes, porque no hay clientes. Además el último atraco nos obliga ahora a abrir tarde en la mañana”.
Y ante la mirada interrogante, Rafa siguió: “Nos han atracado dos veces. Una fue como a las 4. Llegó un muchacho y por ahí, por esa ranura en el vidrio, metió un cañón de un 38. Le recogí toda la plata en una bolsa y nadie se dio cuenta. La otra fue peor. Eran las 7 de la mañana, tres tipos con pistolas. Nos metieron en la cocina, cerraron el restaurante y luego se llevaron todo: Los billetes, la rebanadora de jamón, licuadora, tostadora y hasta los potes de helados. Ahora abrimos después de las 8. De todas formas para qué abrir tan temprano si no hay gente. Ah, y estamos cerrando a las 5, porque después esto es como un pueblo muerto”.
Ya de retorno encontramos una placa que tiene 78 años colocada en la calle Bolívar: “En esta casa murió el día 7 de mayo de 1837 el ilustre prócer de la Independencia Dr. Fernando Peñalver”. Está incrustada en una pared, en cuya parte superior destaca el aviso de un almacén llamado “estreno”, y al lado un ventanal exhibiendo dos maniquís con ropa de mujer. Entre la pinta del PCV, la placa histórica abrumada por la venta de ropa, la inseguridad, y el comercio venido a menos, no queda más que pensar que el centro de Valencia está en plena decadencia.

El Carabobeño 17 abril 2015

Peaje de Guacara en evidente y progresivo deterioro

Puntos de taquillas usados para ventas de productos. (Foto Arturo Rodríguez)
Darío Sánchez García || dsanchez@el-carabobeno.com
A menos de dos años de una rehabilitación integral promovida por Funtur, en la que se construyeron nuevas cabinas, se pintó la fachada, hubo mejoras en las condiciones de trabajo y hasta se colgaron nuevos avisos para los canales, la infraestructura del Peaje Guacara evidencia un progresivo deterioro.
Muy poco de lo que quedó de ese acondicionamiento y embellecimiento es una realidad en el inicio del segundo trimestre de 2015.
La mayoría de las cabinas de cobro, por ahora muchas de ellas sin uso, no tienen sus ventanas ni puertas y perdieron sus aires acondicionados. Algunos cristales estaban rotos y en condiciones peligrosas antes de ser retirados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada