Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

martes, 22 de septiembre de 2015

AMIGOS NO FUE SÓLO JOSÉ ANTONIO PÁEZ EL SUPUESTO "TRAIDOR A SIMÓN BOLÍVAR Y LA HOY MENTADA "PATIA GRANDE"...El General Santiago Mariño fue uno de los jefes republicanos más destacados en la guerra de independencia de Venezuela, y fue considerado el Libertador de Oriente; no obstante siempre sobresalió por sus ardides y posiciones encontradas con el Libertador Simón Bolívar Palacios. Conjuntamente con el canónigo José Cortés Madariaga, formaron el "Congresillo" de Cariaco, donde se desconoció la autoridad máxima de Bolívar y se pretendió conformar un gobierno federal; en una asamblea espuria, celebrada en el pueblo de Cariaco, entre el 8 y 9 de mayo de 1817, la cual "se disolvió por sí misma, como casabe en caldo caliente", a decir del propio Libertador. Mariño con sus intrigas, fue el causante directo de la disidencia del general Manuel Piar, que le costó la vida a éste, siendo fusilado el 16 de octubre de 1817 en Angostura, hoy Ciudad Bolívar.

Santiago Mariño Carige (El Valle del Espíritu Santo, actual Nueva Esparta25 de julio de 1788 - La VictoriaAragua4 de septiembre de1854). General en Jefe del Ejército de Venezuela es uno de los próceres de la Independencia de Hispanoamérica.

El golpe de Estado de Mariño

MIGUEL AZPÚRUA |  EL UNIVERSAL
martes 22 de septiembre de 2015  12:00 AM
El General Santiago Mariño fue uno de los jefes republicanos más destacados en la guerra de independencia de Venezuela, y fue considerado el Libertador de Oriente; no obstante siempre sobresalió por sus ardides y posiciones encontradas con el Libertador Simón Bolívar Palacios. Conjuntamente  con el canónigo José Cortés Madariaga, formaron el "Congresillo" de Cariaco, donde se desconoció la autoridad máxima de Bolívar y se pretendió conformar un gobierno federal; en una asamblea espuria, celebrada en el pueblo de Cariaco, entre el 8 y 9 de mayo de 1817, la cual "se disolvió por sí misma, como casabe en caldo caliente", a decir del propio Libertador.  Mariño con sus intrigas,  fue el causante directo de la disidencia del general Manuel Piar, que le costó la vida a éste, siendo fusilado el 16 de octubre de 1817 en Angostura, hoy Ciudad Bolívar. Durante la formación y duración del Congreso de Angostura, inaugurado formalmente el 15 de febrero de 1819, Mariño asistió al evento en calidad de diputado por la provincia de Cumaná; el jefe militar oriental se consideraba como líder "natural" de la República, y no cesaba en sus argucias y maniobras para asumir el poder total. Una vez escuchado el "Discurso de Angostura", en voz de Bolívar; el  Congreso designó al general en Jefe Simón Bolívar Presidente de Venezuela y al doctor Francisco Antonio Zea, como vicepresidente; con facultades ejecutivas mientras el Presidente se encontrara ausente en sus continuas campañas militares por el liberación y consolidación de Nueva Granada y Venezuela, los cuales se unirían en una sola entidad política: Colombia.

Bolívar emprendió la campaña por la liberación de Nueva Granada, partiendo con sus tropas desde Angostura los primeros días  de marzo de 1819,   que comenzó por Apure, pasando los Andes, y cayendo sobre los realistas por el páramo de Pisba, derrotando a las tropas del general español Pablo Morillo, comandadas por el brigadier José Barreiro y Manjón -fusilado, con 38 oficiales españoles más, por decisión del general Francisco de Paula Santander, el 11 de octubre siguiente, contraviniendo las órdenes expresas de Bolívar quien tenía previsto canjearlos por prisioneros patriotas-, en las acciones de Gámeza (11 de julio),  Pantano de Vargas (25 de julio), y la decisiva batalla de Boyacá, el 7 de agosto de 1819. El virrey Juan  Sámano (1753-1821) huyó de Bogotá apresuradamente, despavorido por la inminente llegada de las tropas libertadoras a esa capital; Sámano se embarcó en un champán, en Honda, arribando a Cartagena el 18 de agosto. En el palacio de la calle de la Rosa, a un costado de la Plaza Mayor, dejó Sámano oro, joyas, y medio millón de pesos en efectivo.

Aprovechando la ausencia del Libertador, Mariño actúa en conveniencia con varios diputados del Congreso, organizando una acción tumultuaria en las calles de Angostura, el 14 de septiembre de 1819 -sin saber  el triunfo de Bolívar en Boyacá-, una multitud se hace presente en el salón del Congreso, exigiendo la destitución  del vicepresidente Zea, quien no resiste la presión popular renunciando al cargo; Mariño se erige como "hombre fuerte" del momento y designa al general Juan Bautista Arismendi -quien estaba arrestado por desacato-, como Presidente de Venezuela, y el propio Mariño emerge como  jefe del ejército, destituyendo al titular general Rafael Urdaneta. Bolívar organiza un gobierno provisional en Bogotá, nombra como vicepresidente al general Francisco de Paula Santander, y como Secretarios a los doctores, Alejandro Osorio en Guerra y Hacienda, Estanislao Vergara en la del Interior y Vicente Azuero en Justicia; una vez tomadas todas las previsiones administrativas, políticas y militares, se dispone a regresar.  Y a toda prisa -"volando" según sus propias palabras- retorna a Angostura, llegando a esa capital, el 11 de diciembre de 1819, "El Correo del Orinoco" de esa fecha registra el hecho anunciando que El Libertador se haría presente en la sede del Congreso, a las 10 de esa mañana. Ante la evidente presencia del Presidente, Arismendi y Mariño -los golpistas eventuales-, "toman las de Villladiego", partiendo precipitadamente hacia Maturín y Cumaná -días después Arismendi presentó su renuncia formal (14 de diciembre) ante el mismo Congreso-; Bolívar no tomó represalias contra ellos, obviando el caso para tratar de controlar la situación política del momento.

En la memorable sesión del Parlamento, el 17 de diciembre de 1819, por decisión unánime de todos los diputados, el Congreso sancionó el decreto que unía Nueva Granada con Venezuela, había nacido la República de Colombia; que posteriormente comprendería a Ecuador y eventualmente al gobierno de Santo Domingo (1821), por voluntad propia. La sapiencia, desprendimiento, calidad de estadista, militar y patriota, del Presidente  Simón Bolívar  había triunfado sobre bastardos intereses, intrigas, bajas pasiones humanas, por ello la historia patria, está plagada de envidiosos, aventureros y mezquinos, incapaces de corresponder a los necesarios esfuerzos por consolidarla.   

miguelazpurua@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada