Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 14 de septiembre de 2015

Lorenzo Vigas: "Las obsesiones lo escogen a uno" "Trabajé muy duro en este proyecto. Lo que uno se imagine, eso puede ser posible", señaló el cineasta venezolano, ganador del León de Oro en Venecia por "Desde allá".

Lorenzo Vigas: "Las obsesiones lo escogen a uno"

"Trabajé muy duro en este proyecto. Lo que uno se imagine, eso puede ser posible", señaló el cineasta venezolano, ganador del León de Oro en Venecia por "Desde allá".

imageRotate
Vigas presenta su cinta hoy en el Festival de Toronto: "Tengo ganas de filmar rápidamente" (AP)
JUAN ANTONIO GONZÁLEZ |  EL UNIVERSAL
lunes 14 de septiembre de 2015  12:47 PM
Faltaban apenas 15 minutos para que Lorenzo Vigas, cuya ópera prima Desde allá recibió el pasado sábado el León de Oro a la Mejor Película de la edición número 72 del Festival Internacional de Cine de Venecia, partiera rumbo a Toronto, donde hoy se proyectará el filme que lo ha hecho entrar en la historia de la cinematografía venezolana y latinoamericana al ser el primero de esta parte del mundo en obtener el máximo trofeo de la Mostra.

Aunque admite que el galardón lo sorprendió, el cineasta, nacido en Mérida en 1967, dice que días antes del acto de premiación, él y sus compañeros de equipo pensaban que algo (bueno) podía ocurrir. "Desde que la película se presentó, se comenzó a hablar mucho de ella. Las críticas de Variety y The Hollywood Reporter, que son publicaciones muy importantes, no pudieron ser mejores. Empezamos a sospechar que algo podía pasar, pero fuimos a la ceremonia de clausura pensando que, ojalá, nos ganáramos algo, un premio. Cuando anunciaron el León de Oro fue realmente una sorpresa maravillosa".

-En la sección competitiva figuraban películas de muy buenos directores: Sokurov, Skolimowski, Egoyan, Gitai, Kaufman, Trapero... ¿Qué obra sintió que era la más fuerte rival de Desde allá?

-Se hablaba muy bien de Anomalisa (la de Kaufman y Duke Johnson), se oían excelentes comentarios de la película de Ralph Fiennes y Tilda Swinton (A bigger splash, de Luca Guadagnino)... Había dos o tres que sonaban muy fuerte. De El clan también había buenos comentarios. Lo que escuchamos tras bambalinas es que hasta el día de la presentación de Desde allá, el jurado ya se había planteado un posible palmarés, pero nuestra película tumbó todo y tuvo que replantearse lo que había adelantado.

-Usted pudo conversar luego con los miembros del jurado. ¿Qué fue lo que más valoraron de su película?

-Ayer (el sábado) estuve hablando con Nuri Bilge Ceylan (realizador turco, autor de Érase una vez en Anatolia), que es mi maestro, es el director que yo más he seguido en los últimos años. Me emocionó que estuviera en el jurado y que haya sido uno de los que más defendió la película. En términos generales, me dijeron cosas muy bellas sobre Desde allá, les gustó mucho la contundencia, la fuerza, la síntesis de la historia... Les llamó mucho la atención la puesta en escena. Pienso que tuve suerte porque fue un jurado con muchos directores, Cuarón, Hou Hsiao-hsien, Lynne Ramsay.

-Más allá de los festivales que siguen (Toronto, San Sebastián), ¿qué pasa ahora con su obra luego del premio en Venecia?

-Mañana (hoy) tengo una proyección en Toronto y sé que allá ya están agotadas las funciones, que son los días 14, 16 y 17. En cuanto a Venecia, el León de Oro le da un impulso gigantesco a la película; a nivel mundial, muchísima gente ya se está acercando a Celluloid Dreams (encargada de las ventas internacionales del filme) para distribuirla, pues Desde allá es también la primera película en la historia del cine latinoamericanao que gana el máximo premio de la Mostra.

-¿Qué le plantea a futuro el éxito que ha tenido su ópera prima?

-Seguir trabajando. Yo le digo a la gente que está empezando que todo es posible. Trabajé muy duro en este proyecto. Lo que uno se imagine, eso puede ser posible. Esto me da ganas de filmar rápidamente. Tengo un guion (el de la película La caja, coescrito con Paula Markovitch, autora y directora argentina residenciada en México) que está casi terminado y que espero poder rodar pronto. Será la tercera parte de la trilogía que tiene que ver con el tema de la paternidad.

-¿Por qué esa obsesión por la paternidad?

-No tengo idea del por qué. El tema me persigue desde que comencé. Uno no escoge sus obsesiones; las obsesiones lo escogen a uno. Las historias de mis películas tienen que ver con padres ausentes, que en mi caso fue todo lo contrario, porque mi padre (el pintor Oswaldo Vigas) siempre estuvo presente afectivamente conmigo. Yo creo que tiene que ver más con una revisión del arquetipo del padre en América Latina.

-Quienes la han visto dicen que buena parte del éxito de Desde alláproviene de los actores Alfredo Castro y Luis Silva. ¿Qué piensa usted?

-Ellos son increíbles. La noche de la ceremonia supimos que cuando te dan el León de Oro ya no te puede dar otro premio. Si no me hubiesen dado el León de Oro, o el de Plata, lo más seguro es que los actores hubieran recibido la Copa Volpi. Todos en Venecia coincidieron en que las de Alfredo (Castro) y Luis (Silva) fueron las mejores interpretaciones del festival.

-¿Es cierto que con Luis Silva trabajó sin guión, que más bien lo fue orientando hacia las emociones por las que transita su personaje?

-A ningún actor le doy a leer el guion sino 15 minutos antes de filmar. Claro que trabajamos con guión, pero yo se los daba un poco antes de comenzar a rodar, porque lo que busco es que los actores sean menos conscientes de sus personajes, no les doy tiempo de pensar mucho en ellos para que no terminen racionalizándolos. Con ello, consigo reacciones más espontáneas.

jgonzalez@eluniversal.com

2 comentarios: