Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 13 de septiembre de 2015

La Iglesia admite su preocupación por la criminalización de la disidencia política que significó la condena contra Leopoldo López y por la posibilidad de que esa decisión conlleve a un clima de violencia en el país. Para evitarlo, y apostando a que las elecciones parlamentarias sean la vía para superar la crisis, la institución se pone al servicio del país y propone, como tantas veces, el diálogo

Iglesia rechaza los ataques a la disidencia y pide calma

Monseñor Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana | Foto Archivo (Antonio Rodríguez)
Monseñor Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana | Foto Archivo (Antonio Rodríguez)
Monseñor Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, considera que el diálogo será cada vez más necesario pues se acerca un proceso electoral

La Iglesia admite su preocupación por la criminalización de la disidencia política que significó la condena contra Leopoldo López y por la posibilidad de que esa decisión conlleve a un clima de violencia en el país. Para evitarlo, y apostando a que las elecciones parlamentarias sean la vía para superar la crisis, la institución se pone al servicio del país y propone, como tantas veces, el diálogo.
El cardenal Jorge Urosa Savino dijo que será fundamental que quienes tienen las riendas del país propicien un clima sereno con ocasión de la celebración de los comicios parlamentarios.
“Todo lo que tenga que ver con agresiones políticas, como el ataque de unos grupos violentos a quienes estaban fuera del Palacio de Justicia el jueves esperando la sentencia en el juicio de López, no se debe volver a repetir. Una persona murió y eso debe ser investigado”, señaló.
Pero también considera necesario que se levante el estado de excepción en la frontera con Colombia, que tampoco contribuye a un clima de paz. “Con los recursos legales se puede controlar el problema. La suspensión de garantías es algo muy grave que solo debería ocurrir en casos extremos. Debe haber una actitud de respeto a los ciudadanos: nosotros estamos dispuestos a mediar para que eso se logre, a propiciar el diálogo”, agregó.
Monseñor Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, considera que el diálogo será cada vez más necesario pues se acerca un proceso electoral. “Lo que ha sucedido en este momento con Leopoldo López pone de relieve una línea que tiene el gobierno que es acallar con la cárcel cualquier disidencia y causar malestar en la población. Los presos políticos deben ser liberados”, señaló.
Advirtió que impulsar la polarización podría acarrear violencia: “La crisis económica podría profundizarse; el estado de excepción no ha producido el efecto que quería el gobierno, pues se mantiene el desabastecimiento y la angustia. Pedimos a la sociedad mantener la calma. No caer en provocaciones”, puntualizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada