Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

viernes, 18 de septiembre de 2015

El secretario de Estado de la Santa Sede explica en una entrevista los motivos que llevaron siempre al Vaticano a pronunciarse contra el bloqueo

Parolín: el fin del embargo a Cuba traiga más libertad y derechos humanos

El secretario de Estado de la Santa Sede explica en una entrevista los motivos que llevaron siempre al Vaticano a pronunciarse contra el bloqueo
Por Redacción
Ciudad del Vaticano, 18 de septiembre de 2015 (ZENIT.org)
El embargo, este tipo de sanciones, provoca malestar y sufrimientos en la población que lo padece. Lo recuerda el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolín, en una entrevista realizada por el Centro Televisivo Vaticano, en la víspera del viaje apostólico del Santo Padre a Cuba y Estados Unidos.
Desde este punto la Santa Sede afronta la cuestión, y por ello “a nivel de las Naciones Unidas, en las asambleas generales, ha apoyado siempre las mociones que piden un levantamiento del embargo a Cuba”.  
Así, el cardenal señala que es de esperar, como dicen los obispos, que una medida de este tipo, es decir una liberación a nivel de vínculos y lazos, sobre todo a nivel económico, “pueda llevar también a una mayor apertura desde el punto de vista de la libertad y de los derechos humanos, un florecer de estos aspectos fundamentales para la vida de las personas y de los pueblos”.
Uno de los temas principales del viaje, asegura el secretario de Estado, será la inmigración. Esta situación es “una preocupación constante del Papa, frente a la emergencia que estamos viviendo estos días”, observa.
Y añade: “espero realmente que este encuentro, entre el Papa que lleva este problema en su corazón y un país que ha conocido este fenómeno en su historia, pueda ofrecer también indicaciones para la solución de los problemas que actualmente se presentan desde este punto de vista”.
A propósito de la canonización de fray Junípero Serra, que tendrá lugar en Washington, el cardenal recuerda que la enseñanza que ofrece el futuro santo es “el entusiasmo, la valentía, el impulso para llevar el Evangelio a esas tierras y que se convierte también hoy en una invitación para saber integrar dentro de la Iglesia de Estados Unidos también a esta componente hispana que se hace cada vez más importante, cada vez más relevante y que tiene una contribución notable para ofrecer a la Iglesia de Estados Unidos”.
Por otro lado, hablando de la visita del Pontífice al Congreso de los Estados Unidos y a la sede de las Naciones Unidas, el cardenal Parolín indica que será una nueva ocasión para subrayar cuál es la naturaleza trascendental de la persona de la cual nacen sus derechos fundamentales, “sobre todo el derecho a la vida y a libertad religiosa, e invitará a cambiar nuestros estilos de vida para poder ser custodios de la creación, como él dice, y no sus dominadores y agresores”.
Finalmente, concluye su entrevista analizando la etapa en Filadelfia, para elEncuentro Mundial de las Familias. “El Papa ha visto, ve y vive este momento precisamente como un último momento de preparación también para el Sínodo que tendrá lugar en octubre”, explica el cardenal.
Será realmente --observa Parolín-- una preparación inmediata a la asamblea del Sínodo de los obispos, pero creo que nos dará, dará a todos los participantes, dará a toda la Iglesia, este nuevo entusiasmo y estas ganas de proclamar el Evangelio de la familia y al mismo tiempo ayudar a las familias que se encuentran en cualquier tipo de dificultad a vivir este Evangelio en su plenitud que es fuente de alegría, de paz y de felicidad para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada