Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

miércoles, 7 de octubre de 2015

A lo largo del siglo XX casi todas las fuerzas políticas tuvieron su oportunidad en Venezuela. Aunque agazapada en el pensamiento de nuestros dirigentes, a una tendencia ideológica se le había negado el acceso franco al poder: al marxismo.

El proceso tuvo su oportunidad

Desde una perspectiva histórica, ya nada de lo anterior resulta sustantivo

imageRotate
JOSÉ TORO HARDY |  EL UNIVERSAL
martes 6 de octubre de 2015  12:00 AM
A lo largo del siglo XX casi todas las fuerzas políticas tuvieron su oportunidad en Venezuela. Aunque agazapada en el pensamiento de nuestros dirigentes, a una tendencia ideológica se le había negado el acceso franco al poder: al marxismo. 

Estalla en 1997 una crisis en Tailandia que como efecto dominó arrastró consigo a todo el Sudeste Asiático, dando al traste con el espectacular crecimiento económico de los llamados tigres de papel. El resultado fue una caída en la demanda petrolera mundial del orden de 2 millones de barriles diarios, derrumbando los precios y provocando la caída de la cesta venezolana a 7 dólares el barril.

El impacto en nuestra política fue formidable. Partidos tradicionales como Acción Democrática y Copei fueron barridos del espectro político. En medio de aquel terremoto, la historia optó por brindarle una oportunidad al marxismo.

Justicia social

Llega al poder a finales de 1998 disfrazado de tercera vía, tocado con gorra militar y altamente populista. Surfea sobre una larga ola de bonanza petrolera sin precedentes. Aquel inesperado maná petrolero hace creer a los más ingenuos que por fin se estaba logrando una etapa de justicia social. Pero el gobernante no quiso aprovechar aquella situación histórica para establecer las condiciones de un desarrollo socioeconómico sustentable. Prefirió destruir todo para construir encima una nueva sociedad. Su interés se centraba en crear una organización política que le garantizase para siempre el control de esa sociedad. El dogmatismo de quienes habían accedido al poder armados con lo que creían un infalible evangelio marxista, les hizo imaginar que a través del verbo hipnótico e irreverente de su líder, podrían instaurar una revolución que duraría para siempre.

Pero no, la revolución se transformó en uno de los experimentos políticos más fallidos que conoce la historia. Todo basaba en dádivas y en una etapa de ingresos petroleros extraordinarios, sin entender que estos son volátiles por definición. Ahora, el petróleo se desploma otra vez, porcentualmente aún más que en 1998. Su caída marca el ocaso de la revolución. Sin aquellos precios ni aquel líder mesiánico, ese fenómeno político ya no tiene bases de sustentación.

Esa revolución fue la última esperanza de quienes desde la desintegración de la URSS aguardaban la resurrección de su credo. Las ideas del socialismo del siglo XXI ya han sido descartadas por incompetentes. Tal como ocurre con la Teoría de la evolución de las especies de Darwin, la historia es implacable con las especies políticas que fracasan. El fantasma del comunismo al cual se refería Marx en su famoso Manifiesto ha venido a naufragar en las costas venezolanas. El ansiado hombre nuevo del marxismo terminó transformado en bachaquero.

Faltan apenas unos 60 días para las elecciones del 6D. La incertidumbre se apodera de ambos bandos. Unos se aferran a la ilusión de conservar el poder no importa como: "Dios proveerá" o quizá "un milagro". Pero en el otro bando saben que las encuestas los favorecen. Más de 30 puntos de margen lucen definitivos. El ventajismo oficialista o cualquier fraude que pueda superar ese cifra tendría que ser demasiado obvio y podría desatar otras fuerzas impensables. 

Una forma de pensar

Desde una perspectiva histórica, ya nada de lo anterior resulta sustantivo. Salga sapo o salga rana es el fin de un ensayo. Una forma de pensar está siendo triturada por la historia y entre sus seguidores no encuentran más explicación que las culpas que se achacan entre ellos mismos. Incapaces de asumir su fracaso ven o inventan espectros en todas partes: guerras económicas, conspiraciones, confabulaciones internacionales, imperios enemigos, conflictos fronterizos, etc. 

Como bien le dijo Santos a Maduro, la crisis venezolana es hechura de Venezuela, no de Colombia. Parafraseando esas palabras, la crisis económica, política y social del país es hechura de la revolución, de nadie más.

Ni siquiera creo que el chavismo pueda seguir gravitando en nuestra historia. En Argentina ocurrió con Perón porque su poder se afincaba en inmensos sindicatos que le sobrevivieron y cultivaron su imagen. Aquí hasta los sindicatos han sido arrasados.

Habrá que reconstruir a Venezuela. Severamente dañada Pdvsa y habiéndose producido profundos cambios estructurales en los mercados petroleros, los venezolanos tendremos que crear una nueva economía menos dependiente del petróleo, más productiva, respeto a la propiedad privada, menos controles, subsidios a los más pobres, privatizaciones, seguridad jurídica, flexibilidad laboral, equilibrio de los poderes, menos estatismo, más abierta a las inversiones, justicia social, prioridad a los valores y énfasis en la educación. 

La revolución tuvo su oportunidad.

petoha@gmail.com

@josetorohardy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada