Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 18 de octubre de 2015

Cuando se eliminan los incentivos a la investigación, se obliga a incrementar el número de estudiantes, se minimizan las asignaciones presupuestarias y se coartan los beneficios laborales a todos los miembros de las instituciones de educación superior del país, hay la intención de cambiar a las universidades venezolanas, reduciendo su importancia para la sociedad y transformándolas en instituciones de educación donde la docencia toma el rol preponderante, sin importar que ésta sea ejercida con presupuestos insuficientes, que se usan hasta donde alcanzan y obligan a toda la comunidad universitaria a convivir con los inconvenientes del cómo y cuándo llegan los fondos restantes.

Conflicto Universitario en Venezuela

ALBERTO JOSÉ HURTADO B. |  EL UNIVERSAL
domingo 18 de octubre de 2015  12:00 AM
Cuando se eliminan los incentivos a la investigación, se obliga a incrementar el número de estudiantes, se minimizan las asignaciones presupuestarias y se coartan los beneficios laborales a todos los miembros de las instituciones de educación superior del país, hay la intención de cambiar a las universidades venezolanas, reduciendo su importancia para la sociedad y transformándolas en instituciones de educación donde la docencia toma el rol preponderante, sin importar que ésta sea ejercida con presupuestos insuficientes, que se usan hasta donde alcanzan y obligan a toda la comunidad universitaria a convivir con los inconvenientes del cómo y cuándo llegan los fondos restantes.

De esta manera, pretender que la docencia universitaria sea el único rol de nuestras instituciones de educación superior las confina a centros de enseñanza donde un mismo conocimiento se transmite de generación en generación, hasta el momento en que la transformación técnica facilite su divulgación y convierta a las universidades en estructuras obsoletas, referencia de la organización burocrática del sector público venezolano. La verdadera contribución de las universidades a la solución de los grandes problemas del país se logra a partir del desarrollo pleno de sus funciones: docencia, investigación y extensión, y para ello se requiere de un clima sano donde sea posible la creación de conocimientos científicos, técnicos y literarios, relevantes y pertinentes para la sociedad; y no espacios llenos de incertidumbre donde la sobrevivencia se convierte en el reto principal de todos los integrantes de la comunidad universitaria.

El conflicto universitario que hoy mantienen profesores, empleados, obreros y estudiantes es el resultado de una inadecuada estrategia de transformación universitaria que pretende hacer de las universidades centros donde sólo se dicta clases, eliminando el papel relevante de la investigación y la extensión como actividades primordiales de las instituciones de educación superior del país; aunado a una lucha por salario digno y presupuesto justo que ha incluido promesas incumplidas (por ejemplo I Contratación Colectiva Universitaria), y una realidad que se desborda con: a) aulas, laboratorios y centros de investigación diezmados, b) deterioro de las condiciones de estudio (comedores, mantenimiento de instalaciones, providencias estudiantiles, transporte y seguridad), c) detrimento de las condiciones de trabajo (ausencia servicio médico de calidad y escasez de materiales esenciales de oficina), y d) desfavorables condiciones salariales, por la demora en el ajuste de los salarios y el profundo impacto de la inflación en las remuneraciones de los trabajadores universitarios.

@ajhurtadob

Tomás Carrillo Batalla deja un gran legado al país

Su desempeño intelectual fue reconocido dentro y fuera del país

EL UNIVERSAL
viernes 16 de octubre de 2015  12:00 AM
El pasado 13 de octubre falleció en Caracas el Dr. Tomás Enrique Carrillo Batalla a la edad de 94 años. Distinguido hombre público, nacido en el estado Trujillo en 1921, quien dedicó toda su vida a servirle a nuestro país desde el mundo de las Ciencias Económicas y Sociales. El destacado profesor universitario, investigador, historiador, miembro de la Academia de Ciencias Políticas y Sociales, de la Academia de la Historia y de la Academia de Ciencias Económicas, nos deja un gran legado. 

Carrillo Batalla fue Ministro de Hacienda en el gobierno de Betancourt, Diputado miembro de las Comisiones de Finanzas y de Contraloría, presidente de la Fundación Alberto Adriani, miembro del Instituto de Investigaciones de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la UCV, presidente de la Comisión de Reforma Agraria y de la Comisión para la Reforma del Estado. Su desempeño intelectual fue reconocido con distinciones otorgadas por diversas instituciones nacionales e internacionales.

El Dr. Carrillo Batalla, el hombre de su inseparable corbata de lacito, no solo contribuyó a formar a miles de alumnos en su cátedra universitaria, sino que también dejó una amplia obra editorial, sobre el sistema económico constitucional y la historia de las finanzas públicas venezolanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada