Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

domingo, 11 de octubre de 2015

Una encuesta liderada por Gallup sobre "Estructura Social" revela que el ascenso social, para el 24% de los argentinos, se logra por fraude o corrupción, para el 21% por herencia familiar, a través de la educación según el 16% y del esfuerzo personal para el 13%. Tienen razón, describen la realidad. Es que cuanto más "poder" tiene el Estado para "servir a la sociedad", más discrecionalidad asumen los burócratas que así resultan más susceptibles de ser corrompidos.

Cuando "gobierna" la incoherencia

ALEJANDRO A. TAGLIAVINI |  EL UNIVERSAL
domingo 11 de octubre de 2015  12:00 AM
Una encuesta liderada por Gallup sobre "Estructura Social" revela que el ascenso social, para el 24% de los argentinos, se logra por fraude o corrupción, para el 21% por herencia familiar, a través de la educación según el 16% y del esfuerzo personal para el 13%. Tienen razón, describen la realidad. Es que cuanto más "poder" tiene el Estado para "servir a la sociedad", más discrecionalidad asumen los burócratas que así resultan más susceptibles de ser corrompidos.

Y, en Argentina, el "poder" estatal es tan grande que el "amiguismo" con los funcionarios es el mejor método de ascensión, como muestra la vida fastuosa de los políticos. La opinión pública da lugar a estas incoherencias. Por caso, cinco de cada diez personas cree que el Estado debe cobrar impuestos "a los de mayores ingresos" para derivarlo a los pobres. El problema es que no existen los impuestos "que pagan los de mayores ingresos" porque necesariamente se derivan hacia abajo aumentando precios, bajando salarios, etc.
                  
Pero, hablando de incoherencias... Lo ocurrido en Roseburg (Oregón), donde murieron diez personas en el último tiroteo masivo en EEUU, ha vuelto a calentar la discusión sobre el control estatal de armas. A ver. Los portadores y hasta los fabricantes de armas merecen una condena moral, porque solo sirven para destruir. Pero que el gobierno las "controle" implica más poder discrecional a los burócratas que usarán a la policía, o sea, ¡más armas para controlar armas!
                  
Desde el 2000 en EEUU ocurrieron 15 sucesos violentos en centros educativos. Un promedio de uno por año con unas 14 lamentables muertes. Pero 385 personas murieron este 2015 en manos de la policía, según The Washington Postcon datos conservadores del FBI ya que muchos tiroteos no se informan. Con esta tendencia, unas 1.000 personas habrán muerto por las balas policiales en todo el año, ¡no 14 sino 1.000! Y hay que sumar los que murieron durante las torturas o golpizas. Entre otros motivos porque "el gobierno otorga a la policía armas muy avanzadas".
                   
No sé cuál es la solución para las matanzas, pero la prohibición de armas utilizando más armas es incoherente. Deberíamos empezar por cambiar lo que se enseña en la escuela: que existe la violencia justa y sus héroes. No existen los "padres de la patria", cuando países como Canadá consiguieron la independencia sin matanzas. Ni existió guerra que –coherentemente como es la realidad– no haya empeorado las cosas: la Segunda Guerra Mundial, por caso, mató a 60 millones, destruyó muchísimo, aumentó impuestos, cercenó libertades personales y fortaleció una tiranía peor, la estalinista.
                  
Ni qué hablar de las guerras recientes como la invasión a Irak que hoy se paga con la existencia del ISIS. No existe la "violencia justa" y "errores" como el bombardeo a un hospital de Médicos sin Fronteras, en Kunduz, Afganistán, en el que murieron 22 inocentes, responde solo a una moral maquiavélica, porque la muerte de un solo inocente es moralmente inadmisible, es homicidio simple.
                   
Los asesinos estudiantiles se suicidaron, evidenciando que tenían problemas psiquiátricos y de adaptación en una sociedad cuyo desarrollo natural y armónico está demasiado interferido por leyes coactivas estatales, como el salario mínimo que impide que se ocupen los que ganarían menos y, en el ámbito de la salud, que complican el acceso natural y rápido de los enfermos.

Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

https://twitter.com/alextagliavini (@alextagliavini)

alextagliavini@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada