Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 15 de octubre de 2015

A un mes de celebrarse las fiestas en honor a la Patrona de Valencia, la ciudad no conoce la programación ni siquiera religiosa de su tradicional fiesta.El poeta Burgos, a lo mejor tendrá que reseñar probablemente sobre la desolación y tristeza que acompañó al Coso del Palotal y a su Parque Ferial, en el marco de la celebración de las fiestas patronales de Valencia en el año de su iniciación como Cronista de la ciudad. Cero corridas, cero espectáculos musicales, cero exposición industrial, cero esparcimiento social. Nada de nada porque no hay voluntad.

El país que queremos

Noviembre, sin ferias ni toros


Noviembre, sin ferias ni toros



Miguel Antonio Parra Giménez
Notitarde 14 de Octubre 2015 pág. 6/OPINIÖN
A un mes de celebrarse las fiestas en honor a la Patrona de Valencia, la ciudad no conoce la programación ni siquiera religiosa de su tradicional fiesta. Ninguna autoridad civil, ni el ciudadano Alcalde ni el Gobernador en su condición de guardián y responsable del Parque Recreacional Sur, sede natural y por tradición de la Feria Internacional de Valencia a celebrase en el mes de noviembre y en ocasión al onomástico de la coronación de Nuestra Señora del Socorro de Valencia, han dicho esta boca es mía
El poeta Burgos, a lo mejor tendrá que reseñar probablemente sobre la desolación y tristeza que acompañó al Coso del Palotal y a su Parque Ferial, en el marco de la celebración de las fiestas patronales de Valencia en el año de su iniciación como Cronista de la  ciudad. Cero corridas, cero espectáculos musicales, cero exposición industrial, cero esparcimiento social. Nada de nada porque no hay voluntad.
El desapego de los gobernantes por nuestra ciudad en los últimos tiempos, ha permitido que la tengamos en tal grado de deterioro que lo que da es pena ajena cuando pretendemos enseñársela a un visitante que viene a la ciudad. Aquella ciudad colorida, pujante, de amplias avenidas y alumbrado destellante ha dejado de existir. Entrada la noche, la oscuridad nos embarga a tal grado, que ni un faro alumbra las calles y avenidas más transitadas de la ciudad. A las ocho de la noche ya nadie deambula por las avenidas y el transporte público escasamente circula, una soledad tenebrosa que opaca la escasa vida nocturna de la ciudad. Ésta es nuestra cruda realidad, a pocos días de lo que debería ser el engalanamiento mayor, que como en otros tiempos tuvo la ciudad.
Las Corridas de Toros, tradicional festejo que acompaña la celebración en honor a la Virgen en su advocación de Nuestra Señora del Socorro de Valencia, tampoco irán este año. En meses pasados tuve la oportunidad de encontrarme con el Presidente de la Comisión Taurina y el Matador de Toros Erick Cortez, quien al parecer tenía el deseo de hacerse de la Plaza Monumental como empresario y presentar los carteles para la feria. Se les notaba gran entusiasmo, pero al final como que no se logró. 
Una diatriba entre que si los toreros venezolanos no están cuajaos para enfrentar los astados disponibles en las ganaderías venezolanas o que el cierre de la frontera no permite traer toros de ganadería colombiana. Lo cierto es que el trapío presentado por los toros de Tarapio en la última corrida celebrada en la Monumental, dejaron no buena opinión sobre las espadas convocadas. Allí al parecer nace el rumor de que los toreros nacionales no tienen el coraje de enfrentar a los toros de “Tierras Blancas”. Algunos toreros afirman que el problema no son los toros sino los emolumentos profesionales por tal evento, que al parecer pretende  imponer la empresa sin respetar su condición bien ganada de matadores de toros. Total, con este tire y encoje vaya usted a saber dónde se encuentra la real verdad. Solo queda una pregunta, como hay dólares para Ponce, Castella, Manzanares entre otras espadas extranjeras ya anunciadas para La Chinita, San Cristóbal, Mérida y para Valencia NO. 
Bueno, al menos nos quedamos con la Virgen aunque no haya toros, ella al menos ni nos desampara ni nos abandonara.
miguelparra@miguelparra.com
@miguelparragMiguel Antonio Parra Giménez







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada