Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 29 de octubre de 2015

Eran las dos de la mañana. El estruendo retumbó en dos viviendas de la avenida 5 de Julio, entre Colombia y Páez, en el centro de la ciudad.El casco histórico tiene espacios totalmente deteriorados, como este caso.

El Carabobeño 28 de Octubre de 2015 - 4:15 PM
Casas del casco histórico en constante deterioro
La falla en la estructura representa una amenaza para los residentes. (Foto Saúl Zerpa)

Sara Pacheco
Eran las dos de la mañana. El estruendo retumbó en dos viviendas de la avenida 5 de Julio, entre Colombia y Páez, en el centro de la ciudad. El miedo paralizó por unos instantes a los inquilinos. Narraron que sonó como una bomba. Notaron luego de varios minutos que la pared que une ambas casas había cedido por fuera dejando entrever, como una herida abierta, los ladrillos de su original construcción.
El casco histórico tiene espacios totalmente deteriorados, como este caso. La humedad producida por botes de aguas blancas cercanos ha empezado a influir en el estado de las edificaciones, las tuberías de estas casas tan antiguas, yacen debajo. “En medio de nuestra sala sale el agua. Colocamos tuberías nuevas pero no mejoró nada”, mencionó Gabriela Villa.
A solo unos metros de distancia pasa lo mismo. El agua brota del asfalto, las casas más cercanas se despedazan como galletas. Cuando llueve la situación empeora.
José Lara contó que Hidrocentro realizó trabajos en la zona que evitarían el desperdicio de cientos de litros del líquido, sin embargo, no lograron  repararlo. De acuerdo a Lara, se les informó que una piedra obstruía el flujo, por ello el desbordamiento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada