Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

jueves, 8 de octubre de 2015

La Cruz de Caravaca que santa Teresa de Jesús portó durante su vida se podrá venerar hasta el próximo viernes en la localidad murciana de Caravaca, al sureste de España, antes de su regreso de nuevo a Bruselas.

La Cruz de Caravaca de santa Teresa de Jesús, de visita en España
Antes de regresar de nuevo a Bruselas, se podrá venerar hasta este viernes en la localidad murciana que lleva el nombre de la reliquia
Por Redacción
Madrid, 07 de octubre de 2015 (ZENIT.org)
La Cruz de Caravaca que santa Teresa de Jesús portó durante su vida se podrá venerar hasta el próximo viernes en la localidad murciana de Caravaca, al sureste de España, antes de su regreso  de nuevo a Bruselas.
La mística y doctora de la Iglesia española recibió este crucifijo en 1576 de Ana de San Alberto, su delegada en la fundación del convento de San José de Caravaca, un objeto religioso que le acompañó durante el resto de su vida y que a su muerte, su secretaria y enfermera, Ana de San Bartolomé guardó como reliquia.
En el siglo XVII, la Cruz de Caravaca estaría presente en las fundaciones en Francia y desde allí llegó a Bruselas, donde se conserva junto al sepulcro de Ana de Jesús. Santa Teresa hace mención a este crucifijo en sus cartas, informó la diócesis de Cartagena.
A petición de la Cofradía de la Vera Cruz, el prior de los Padres Carmelitas de Caravaca, el padre Pascual Gil, solicitó que la reliquia regresara temporalmente a la ciudad, de donde partió hace casi cinco siglos, durante la celebración del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa. El pasado mes de julio llegó a Caravaca acompañada en todo momento por el padre Joseph, como custodio de la misma.
El obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes, manifestó este lunes su emoción al poder besar y tener entre sus manos el crucifijo que acompañó a santa Teresa en sus fundaciones: “Tener esta cruz es un privilegio y un honor”, dijo emocionado el prelado, quien tras una oración, impartió a los presentes la bendición con la reliquia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada